Si vis pacem por José Crespo: ¡Más madera! Para los cabalgadores de contradicciones, amantes de los precipicios

jinete dibujo de caballo

 

cabalgar las contradicciones es una pirueta verbal para ocultar que en realidad lo que en un lado defienden en otro lado lo denigran con su silencio para complacer a la mano que les alimenta”

 

 

Empleo intencionadamente el término cabalgador, en vez de jinete, término este que me infunde un profundo respeto pues me lleva al de caballero, único título de nobleza que confiere un animal, el caballo, a quien tanto debe el avance humano en general y la cultura española en particular.

Dicho esto volvamos a esos que se arrogan por su ideario la afirmación de que hacer política es “cabalgar las contradicciones”, pirueta verbal para ocultar que en realidad lo que en un lado defienden en otro lado lo denigran con su silencio para complacer a la mano que le alimenta.

 

Iglesias el cabalgador de las contradiciones
Iglesias el cabalgador de las contradicciones

 

Yo siempre pensé en los políticos como adalides de la verdad y la rectitud… nada que ver en este caso, aunque guardo la esperanza de que en otros casos lo sea. Ahora volvamos al texto que algunos consideran un admirable monumento universal a la espiritualidad y doctrina que predica la paz y la concordia.

En la sura 4, de las mujeres, en su versículo 11 y respecto a la herencia de los hijos se afirma que al “varón le corresponde la misma parte que a dos hembras”, y en un juicio según un jadiz de Mahoma se explica que el testimonio de un varón vale como el de dos mujeres. En cuanto al matrimonio una musulmana no puede casarse con un hombre de otra fe, a menos que se convierta. En cambio el varón si puede hacerlo. Tras esta breve meditación sobre textos legales que se presentan como religiosos y que establecen como norma la discriminación de la mujer y la prevalencia masculina, cabe preguntarse…¿cómo puede ser que no se les caiga la cara de vergüenza a los “cabalgadores de contradiciones” al hablar de “hermanos musulmanes”?

¿Cómo es posible que gobiernos de cualquier color, apoyen la subvención en las escuelas españolas la enseñanza de esta ideología presentada como religión y que se da de bruces con la Constitución Española?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

0 comentarios sobre “Si vis pacem por José Crespo: ¡Más madera! Para los cabalgadores de contradicciones, amantes de los precipicios

Deja un comentario