Las raíces del mal tienen mas de cien años. Se ruega encarecidamente la lectura del siguiente texto. Viva Castilla

Woodrow Wilson, vigésimo octavo presidente de los Estados Unidos
Woodrow Wilson, vigésimo octavo presidente de los Estados Unidos

 

 

“Si sus tierras son prósperas fue precisamente porque la odiosa Castilla decidió allí establecer la industria, favoreciéndolas en sobremanera con respecto al resto de territorios. Tal privilegio se mantuvo hasta con Franco, pero de eso tampoco se acuerdan”

 

 

Se ruega encarecidamente la lectura del siguiente texto que pertenece a un informe enviado en 1916 a la Conferencia de Nacionalidades por los ancestros de los separatistas actuales. El promotor de semejante contubernio fue el presidente yanqui Wilson que ya andaba pensando en arreglar y repartirse el mundo, y allí fueron nacionalistas vascos y catalanes a ver si sacaban tajada, cosa que, afortunadamente, no se produjo :

 

 

“España es un país en descomposición donde la vida no gravita en Madrid sino en las regiones más prósperas, Cataluña, País Vasco y Galicia. El centro de la Península lo constituye una llanura improductiva, Castilla. No tiene posibilidades de evolucionar y su gente se esfuerza en impedir, por todos los medios posibles, el desarrollo y la prosperidad de las regiones más avanzadas.

 

[…] Los impuestos pagados por estas regiones son la principal fuente de ingresos del Estado español. La lucha se acentúa en el terreno político, donde cualquier brote de autonomía es cercenado. A los habitantes de las regiones desarrolladas e industrializadas de Cataluña y País Vasco se nos obliga a pagar el dolce far niente de los habitantes de la Meseta, donde no hay espíritu comercial ni de empresa, donde se tiraniza y explota a las regiones del litoral español”.

 

[Porque] los castellanos se dedican a vivir de sus beneficios y de sus privilegios. Los hombres de clase superior entran en el Ejército o en la burocracia. La política es otra forma de vida a la que sólo se facilita el acceso a las poderosas fortunas.

 

Nosotros, vascos y catalanes, pretendemos un régimen más justo que nos libere de la hegemonía del pueblo castellano, donde la civilización está detenida. Porque los castellanos someten a los demás pueblos a sus leyes, ya que en sus manos está el Estado, un instrumento inútil, incapaz de vertebrar la vida nacional.

 

Castilla no es hoy más que una morgue altanera, orgullosa de su pasado histórico, que le permitió una hegemonía pasajera en Europa como consecuencia del pillaje de las vastas riquezas de las colonias de ultramar. La grandeur de España se imponía por el derecho del más fuerte, amparado en una casta militar rancia y caduca que sostenía el Gobierno e impulsaba su política de dominación. Tras la pérdida de sus colonias, España se esfuerza en evitar cualquier veleidad de secesión y niega el derecho a la autodeterminación.

 

Castilla tiraniza y explota a las regiones del litoral español porque la casta burocrática persiste y trata de considerar como simples colonias a las regiones no castellanas. El estado de vascos y catalanes se puede resumir en tres palabras: dominación, explotación y colonización. Por lo tanto, a vascos, gallegos y catalanes no les queda otra solución que romper las cadenas por ellos mismos.”

 

Barcelona 21 de mayo de 1916. Fiesta de la unidad catalana. Parque Güell
Barcelona 21 de mayo de 1916. Fiesta de la unidad catalana. Parque Güell.  Un banquete de cinco mil personas contra Castilla.

 

 

Esta sarta de falsedades y ofensas intolerables hacia Castilla (léase España) no la ha escrito ningún simpático Cocomocho de los que ahora padecemos.

 

 

Como puede comprobarse, no ha variado el repertorio de tópicos, sandeces y mentiras que los muy cansinos repiten continuamente desde entonces hasta nuestros días. El centro de España es improductivo, mientras que las regiones prósperas son las suyas y por ello son expoliadas por los malvados centralistas tal y como hicieron con las antiguas colonias (que tampoco eran colonias), no quedando otra solución que la autodeterminación.

 

 

Se les olvida añadir que si sus tierras son prósperas fue precisamente porque la odiosa “Castilla” decidió allí establecer la industria, favoreciéndolas en sobremanera con respecto al resto de territorios. Tal privilegio se mantuvo hasta con Franco, pero de eso tampoco se acuerdan.

 

 

Viva Castilla.

 

 

Sí, se podía ser aún más tonto
Sí, se podía ser aún más tonto
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Guillermo Emperador

Guillermo Emperador

Español, bajito, republicano y alopécico. Profesor de la escuela del maestro Ciruela, boticario y bloguero en Libertad Digital con el espantoso nick de “chinito”. Ahora autoascendido a Emperador de la tierra de las Mil Naciones (España, obviamente). Tengo un blog, una coneja y muchos amigos en la Llanura de Palmaria. Nunca pensé en escribir pero la vida es un camino que lleva por derroteros extraños.

Deja un comentario