Lutero.., el protestón. Del Evangelio para bandarras de Javier Gotor

LUTERO
LUTERO

 

 

Pues sí, nanos, es necesario hablar de este menda. Todos sabéis que la que lió fue colosal. Un pollo de mil pares de huevos salvajes. Pero.., cómo llegó hasta ahí?, ¿Qué le motivó?y ¿Quién era él? ¿y en qué lugar se enamoro de ti?…perdón por la dispersión y volvamos al teutón.

 

“La figura de Lutero ha sido aprovechada por esa “superioridad intelectual” de los mamarrachos giliprogres capaces de encumbrar a las grandes alturas a todo aquel que se meta con la Iglesia Católica”

 

 

Hablando de santos, hechos bíblicos y en general de la Iglesia Católica..no podía faltar quien estuvo a punto, y casi lo consigue, de hacer saltar todo por los aires. Y no era mal chico, no. Lo que sucede, y esto es una verdad palmaria, es que su figura ha sido aprovechada por esa “superioridad intelectual” de los mamarrachos giliprogres capaces de encumbrar a las grandes alturas a todo aquel que se meta con la Iglesia Católica. Nuestros grandes intelectuales de izquierdas de hoy día, los mismos que reclaman tolerancia entrando en las iglesias con las tetas fuera, amenazando y meando en sus puertas…lo tienen en alta estima. Eso sí, por no saber ni saben en que fechas vivió y mas de un intelectual de estos (o intelectuala) lo confunde con M. Luther King. Es lo que tiene la feroz combinación de la logse, el perroflautismo y los piojos.

 

 

Lutero se llamaba en realidad MARTIN LUDER y nació en la ciudad alemana de Eisleben un 10 de noviembre de 1.483. Sus padres Hans y Margarita Luder se trasladaron a la localidad de Mansfeld donde Hans dirigía unas minas. Quería a toda costa que su hijo fuera funcionario civil para codearse con la “alta sociedad” alemanota (típico complejo del garrulín) y lo envió a diversos colegios para que hiciera el bachiller y las maestrías. En 1502 recibía el título de grado en bachiller (inmensamente superior al de hoy) y en 1505 el de la Maestría. Era gran estudioso y muy tenaz. Pero ese año de 1.505 iba a suceder un hecho que cambiaría la vida del joven Luder…y de paso la vida de la mismísima Iglesia Católica.

 

 

Volvía a su casa después de visitar a sus padres y se desató una fuerte tormenta. Al principio ni se inmutó…pero de repente cayó un rayo a pocos metros de él con el lógico estruendo causando el rebuzno sobrecogedor de una burra que tranquilamente se hallaba en un establo cercano haciendose unas pajas (de cenar, bandarras!!). El joven Martin temió por su vida y claro…se acordó de los cielos y gritó: “AYUDA SANTA ANA!! TE JURO QUE ME HARÉ MONJE!!”. y se ve que Santa Ana, madre de nuestra Virgen Maria, le escuchó ya que la tormenta cesó prácticamente de golpe. Martin Luder cumplió su palabra y con gran cabreo de su padre Hans, abandonó la carrera de derecho vendiendo todos sus libros y quedándose solamente las obras de Virgilio, e ingresó en el monasterio agustino de Erfurt. Se hizo monje agustino, nanos!! Todo ello sucedía un 17 de julio de 1.505. Y cambió la vida de Martin Luder, la de la Iglesia Católica…y la de toda la gente. La de todos nosotros. Para bien o para mal…pero la cambió. Lo anterior consta detallado en las fuentes (a excepción de lo de la burra y las pajas que me vino por transmisión oral).

 

 

Se dedicó por completo a la vida del monasterio. Y como era muy tenaz…lo hizo a lo bestia. Rezaba y rezaba por la salvación de las almas. Pero cada vez que rezaba, se encontraba más pecados. Se confesaba, volvía a rezar y se exigía cada vez más. Empezaron los ayunos y flagelaciones. Por ejemplo, cuando por las mañanas llegaba sor Esmeralda, agraciada monja que les hacía el desayuno…Luder le decía “Buenos días, bellezón!!”, la monja le sonreía y él se iba a la celda a arrearse de latigazos por sus pensamientos desatados.

 

 

Los monjes, preocupados por Luder, y hartos de verlo hecho una mierda por las flagelaciones y muerto de hambre por los ayunos se lo dijeron al padre prior. Un alemanote gordete y mofletudo que se apellidaba Von Stauplitz y que aparte de no tener nada de estúpido, por vía materna tenía sangre de Alboraya.

 

 

– “Padre Von, padre Von!…Luder “el protestón” nos llama pecadores y no hace más que darse latigazos en su celda!!”
– “Será posible!! pero si le dije que se calmara…y que no fuera tan fogoso..”
– “Pues esta mañana llevaba sangre hasta en las orejas, padre Von..”
– “Es que la verdad…ya no sé que hacer con este chiquet. Le digo de todo, le amonesto….y nada, él a lo suyo, coñen!! me mira como diciendo “Tirali Martí…que encara vola el pardalín”.

 

 

El padre Von Stauplitz, para apagar las fogosidades de Martín, le ordenó que empezara una carrera académica. Y así lo hizo. Vaya si lo hizo, nanos!! En 1.507 fue ordenado sacerdote y un año más tarde y en 1.508 empezó a enseñar teología en la universidad de Wittenberg obteniendo en marzo de ese año el título de bachiller en teología. Cuatro años más tarde, solo cuatro, el 21 de octubre de 1512 fue recibido con honores por el Senado de la Facultad de Teología y solemnemente se le dio el título de DOCTOR EN BIBLIA. Y solo tres años más tarde, en 1515, era nombrado Vicario general de su orden y a cargo de once monasterios!! Casi res porta el diari, Martorell!!

 

 

Su preparación era bestial. Estudió muy profundamente el griego y el hebreo y consecuencia de ello fueron sus famosas traducciones al alemán de la Biblia. Y se hizo uno de los más grandes estudiosos de la misma. Y lógicamente empezaron sus teorías. Al dominar completamente tal materia se hizo partidario de la visión humanista de las fuentes bíblicas. Elevó a la cumbre conceptos básicos para él como la penitencia y la probidad. Se convencía e intentaba convencer que el cristianismo había perdido esas virtudes que para él enseñaban las viejas Escrituras. Y sacó su teoría de la JUSTIFICACIÓN POR LA FE. Que la salvación era un regalo exclusivo de Dios al que se accedía por la FE. Y que nos era dado por Jesucristo a través de la GRACIA. Estaba acusando ya a la iglesia de apartarse de las enseñanzas de la Biblia, de las sagradas escrituras.

 

 

Y en esas llegó el potaje. Se lió parda. Era “moda eclesiástica” en aquel tiempo el de las INDULGENCIAS. Consistía en que el tío que tuviera dinero podía PAGAR y obtener el perdón de sus pecados totalmente o en parte. Según la pasta, vamos. Pero es que, nanos, tambien se podía comprar vía indulgencias, el perdón para las almas de algún familiar o amigo que estuviera..en el purgatorio!! Como lo oís, bandarras!! Para que lo entendáis.., el Purgatorio era un sitio grande, muy grande, lleno de almas de bandarras veniales…, o sea, no muy cabrones.., pero golfarrias, vamos. Si alguien pagaba por una de esas almas…se oía como por megafonía una voz que decía:

 

 

– “SEÑORITA PURI…SEÑORITAAA PURIIII… ACUDA A CAJA PURGANTE NUMERO TRES!!”

 

 

La pecadora Puri llegaba emocionada a la caja purgante numero tres:

 

 

– “HOLAAAA..SOY LA PURI, DE ALACUAS, LA PEQUEÑA DE LA PAQUI..ME HABÉIS LLAMADO??”
– “SÍ, PAQUI..QUE DON ROMUALDO, EL VIEJO VERDE RÁCANO QUE NO TE QUERÍA MONTAR EL PISITO ACABA DE PAGAR POR TU SALVACIÓN…DEBÍA LLEVAR UN PEDAL DEL QUINCE EL ABUELO!!
– “BIEEEEENNNNN…LIBREEE…SOY LIBRE….OEEE..OEEE”

 

 

Y en un ascensor OTIS supersónico subía la simpática y hacendosa Puri a los cielos.

 

 

Estas prácticas, para un defensor a ultranza de la confesión y duras penitencias como Luder…lo ponían de los nervios. Y más cuando se enteró que el dinero recaudado de Don Romualdo y muchos otros de iba a “reformas” para el Vaticano y sus palacios.

 

 

Se enfrascó en su despacho y con toda su inmensa preparación y sabiduría redactó sus famosas 95 TESIS. 95 enmiendas con una fundamentación bestial y completa. Entonces las cosas se hacían con base. Y las protestas mucho más. No se iba uno en pelotas a misa a protestar, no. Eso vino más tarde y lo trajo el PROGRESO de nuestra muy superior intelectual y moral izmierda giliprogre.

 

 

Luder, con dos cojones, fue un 31 de octubre de 1.517 al Palacio de Wittenberg y en la puerta de la iglesia las clavó. Clavó con furia y decisión sus famosas 95 tesis. Un viejo cura lo observó y le preguntó:

 

 

– “Estás poniendo los resultados de la quiniela, hijo mío??”
– “Sí padre.” (Luder no tenía ganas de discutir ni explicar)
– “Ah, hijo mío…oye, como quedó el Betis??”
– “Perdió 7-1 contra el Leganes, padre”
– “Ohhh..bueno, resignación cristiana hijo..VIVA ER BETI MANQUE PIERDA!! TIEMBLA SEVILLA!!”.

 

 

Ese día empezaban a temblar los cimientos de la Iglesia Católica. Como estoy temblando yo al oír los gritos de mi sensual ama de llaves Merceditas diciendo que ya está el gazpacho. Así que otro día, si no me excomulga mañana el pater Tomas, ya contaré el proceso del cisma.

 

 

Iba a dedicar esta chorradita a César Vidal…pero como me expulsaba de su legendario blog, donde fundamos Palmaria años ha, cada vez que decía “cojones”…paso de él. Así que como la decisión de Lutero de meterse cura fue por obra y milagro de santa Ana, madre de la Virgen Maria, se lo dedico a mi guapísima y rubia bellezon amiga, Ana Poza Redondo. Y también lógicamente a Ana Maria Figuereda Genis y otras Anas palmaris para cuando celebren su santo.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Javer Gotor Llovera

Javer Gotor Llovera

Licenciado en derecho y de forma milagrosa por la Universidad de Valencia. Doctor en derecho matrimonial canónico por la Universidad Pontificia Sto. Tommaso d´Aquino de Roma. Abogado experto en divorcios a cuyas clases y formas de hacerlo he dedicado toda mi vida profesional y personal. Apasionado del matrimonio entre hombre y mujer. Cofundador de la Palmaria Primigenia junto a Curro de Utrilla, Rey Viñas y UTECO en el 2.008. Fundador de la comunidad “Los bufones del Cachondo Creador.”

Deja un comentario