Historia de una indemnización millonaria. Cosas y casos de la convivencia matrimonial

 El marido, un clásico, no usaba encendedor sino cerillas. Encendió su cigarrito, dio la reconfortante calada...y echó la cerilla sin apagar al interior de la taza. Y se desencadenó la tragedia
El marido, un clásico, no usaba encendedor sino cerillas. Encendió su cigarrito, dio la reconfortante calada…y echó la cerilla sin apagar al interior de la taza. Y se desencadenó la tragedia y la historia de una indemnización millonaria.

 

 

 “La convivencia matrimonial tiene sus pegas, vale, pero a veces tiene unas ventajas increíbles.., como el caso que os cuento, la historia de una tragedia y una indemnización millonaria”

 

 

Pues sí, nanos. La convivencia matrimonial tiene sus pegas, vale, pero a veces tiene unas ventajas increíbles..como el caso que os cuento, la historia de una tragedia y una indemnización millonaria. Es completamente verídico. Me lo contó el letrado jefe de la aseguradora CAP en Valencia, buen amigo mío, hace ya unos años y fue muy conocido y comentado el caso en Valencia. Está en los anales de los casos de seguros.

 

 

 

Sucedió que un buen día una mujer se hallaba limpiando su casa. Estaba ya ocupándose del cuarto de baño cuando de repente y con espanto, vio una enorme cucaracha que pretendía salir por la taza del inodoro (que fino estoy los domingos, joder). La mujer corrió a por el mata cucarachas y roció con el mismo al salvaje animal..quien la espichó a los pocos segundos ya que la señora le vació prácticamente todo el bote..

 

 

 

Ya tranquila se fue a proseguir esa labor en otras dependencias. En esas que llegó su marido y tras el beso de rigor…se fue el hombre a practicar su también “cagadita de rigor” con el periódico en mano. En la postura lógica de los pantalones y ropa interior por los tobillos..el hombre se aposentó en su trono, abrió el periódico y sacó un cigarrito para fumarlo. Rutina. Pura rutina. El marido, un clásico, no usaba encendedor sino cerillas. Encendió su cigarrito, dio la reconfortante calada…y echó la cerilla sin apagar al interior de la taza. Y se desencadenó la tragedia.

 

 

 

El fogonazo fue tremendo…pero más todavía lo fue el berrido que soltó..”AAAARRRRGGGGGGG..SOCORROOOOOOO!!”
La mujer, alarmada, abrió la puerta del baño. La escena era dantesca: su marido en cuclillas en el suelo con las manos agarrándose los huevos y el periódico hecho una mierda en su cabeza cual montera de tronío!!. Al ver a su mujer le gritó:

 

 

– “MARUJAAA…LLAMA A LOS BOMBEROS…EL WATER HA EXPLOTADO Y ME HA SOCARRADO LOS COJONES!!”
– “Ayyy..Paco..eso es que antes he echado insecticida por una cucaracha que..”
– “QUE QUEEEEEEEEEE!!?? TU ERES UNA ASESINA, MARUJAAAA!! LLAMA A LA AMBULANCIA, JODEEERRR!!MIS HUEVOOOOSSS!! ESTO NO SE HACE, ME CAGO EN LA PUTA…SI QUIERES EL DIVORCIO HABERLO DICHO, CABRONAAAA!!”.

 

 

Y llegó la ambulancia. Lo atendieron y se lo llevaron. Pero la camilla no cabía en el ascensor y tuvieron que bajarlo con cuidado por la escalera entre dos fornidos camilleros. A mitad de la misma uno de ellos le preguntó intentando que se calmara que es lo que había pasado. El pobre marido, tartamudeando del dolor y escozor, lo contó. El fornido camillero..primero se puso rojo colorado. Después empezó como con convulsiones.., y por último empezó a descojonarse..SOLTANDO LA CAMILLA!!! El pobre Paco se bajó no se cuantos escalones a leche limpia y rebotando. Como consecuencia en su parte médico..”Abrasamiento en sus genitales..y fractura tibia y rótula pierna derecha, cúbito y radio brazo izquierdo y hematomas generalizados por todo el cuerpo.

 

 

 

Gracias a la caída el seguro de la ambulancia tuvo que pagar un pastón. El juez y los abogados aun se están descojonando del caso. Pero Paco y Maruja cobraron un pastón…aunque ya no se si se divorciaron o qué. Cosas de la convivencia matrimonial…

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Javer Gotor Llovera

Javer Gotor Llovera

Licenciado en derecho y de forma milagrosa por la Universidad de Valencia. Doctor en derecho matrimonial canónico por la Universidad Pontificia Sto. Tommaso d´Aquino de Roma. Abogado experto en divorcios a cuyas clases y formas de hacerlo he dedicado toda mi vida profesional y personal. Apasionado del matrimonio entre hombre y mujer. Cofundador de la Palmaria Primigenia junto a Curro de Utrilla, Rey Viñas y UTECO en el 2.008. Fundador de la comunidad “Los bufones del Cachondo Creador.”

Deja un comentario