¿Te acuerdas tú, Jordi Pujol, de los andaluces que vinieron a tu tierra para enseñaros a trabajar duro y bien?

Jordi Pujol. El gran problema. Ilustración de LInda Galmor
Jordi Pujol. El gran problema. Ilustración de LInda Galmor

 

“¿Te acuerdas tú, Jordi Pujol, de los andaluces que vinieron a tu tierra para enseñaros a trabajar duro y bien, a los que explotaste miserablemente al amparo de unos tiempos difíciles?”

 

 

6-10. Soy andaluz, mírame. No lo harás. No tendrás el valor de resistir mi mirada. ¿Te acuerdas tú, Jordi Pujol, de los andaluces que vinieron a tu tierra para enseñaros a trabajar duro y bien, a los que explotaste miserablemente al amparo de unos tiempos difíciles y luego despreciaste como a seres inferiores? Desagradecido canalla, has intentado matar la dignidad de todos los hombres de mi pueblo, de los mejores, de aquellos que emigraron a regiones mimadas por el régimen franquista. A aquellos que no habían realizado ningún mal contra ti, ni contra un palmo de tu Cataluña, antes, al contrario, y a los que, sin embargo, has querido hundir en un ataque paranoico de xenofobia. Ay, si Dios cediera al vigor de mis deseos al oír lo que has execrado contra mis gentes, estarías putrefacto, físicamente. De corazón ya llevas toda tu vida.

 

 

¡Toda tu vida!!, Que hasta entre los tuyos has demostrado tu condición de mal bicho. Tú, no eres más que un líder falsario, que engañas a Dios y a los hombres, avezado a la traición y el mal: zorro cuando temes, lobo cuando te crees seguro.

 

“Jordi Pujol todo se lo quitaste a los catalanes: la palabra y el verbo castellano, el honor de España, las riquezas que tú nunca supiste generar”

 

 

Todo se lo quitaste a los catalanes: la palabra y el verbo castellano, el honor de España, las riquezas que tú nunca supiste generar, la libertad y el sentimiento de ciudadano cosmopolita. Tu demagógica comedia de líder catalanista, no ha sido, más, que el expolio para tu desmedida y enferma ambición personal.

 

 

Un verdadero líder no exalta viejas y trasnochadas pasiones de odio para hacerse rico, como hiciste tú, con los catalanes. Un verdadero líder no levanta en armas a su pueblo contra su patria, solamente por no haber dado fe a tus presuntuosas alucinaciones. Tu no eres en verdad, más que un descerebrado lleno de orgullo y de rencor que por pura avaricia has agredido y expoliado a las caravanas de concesiones de la vieja España. Hasta que lograste, por vileza de los políticos, más que por tu saber, hacerte dueño y señor. Durante largos y largos años no fuiste más que un cabecilla de ególatras y narcisistas, que solo han creído en tus palabras porque has alimentado hasta el empacho su ego de estirpe superior. A esos que pululan pavoneándose de raza elegida. Fue fácil engañar a todos: pequeños, ignorantes, mezquinos. Tu egoísmo se sirvió de la avidez de ellos para vencer y robar a quienes valen mucho más que tú y que ellos.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

Deja un comentario