De patriotismo, Cataluña y cuando la Roja fue verde esperanza

 un España versus Cataluña, nos ha devuelto a la realidad
un España versus Cataluña, nos ha devuelto a la realidad

 

 

 

 

”El patriotismo no es un breve y frenético estallido de emoción, sino la imperturbable y constante dedicación de toda una vida” ADLAI STEVENSON”

 

Me gusta la proposición del americano. Y además viene que ni pintiparada para la eclosión de la fervorosa españolidad que estamos viviendo. Ganamos un campeonato mundial de fútbol y, ya ves, unos momentos vibrantes, bellos, espectaculares, emocionantes, unos lances de un deporte, han exaltado el carácter genuinamente español, latente, vivo aún, a pesar de tantos años soportando fechorías, sufriendo un vil coqueteo con terroristas, aguantando como se alienta y estimula todo lo que por patria hay discutible y por discutir, disimulando cómo se enfrenta a los españoles y cómo se les afrenta ante el mundo, resistiendo entre corrupciones y bandolerismo institucional.

 

 

 

Ya ves: trompetas y tambores, pueden más que mil sermones –diría el señor cura—Un juego, es un juego, es el fútbol y sobre él se pueden descargar demonios, rencores, complejos, odios y viejos traumas. Está permitido. ¡Cuanto más, cuanto más grande es el evento!. Cuanto más si se trata de España. Se pueden enarbolar banderas y defender colores. No compromete. Sin embargo, identifica de forma gratuita y se puede salir del armario sin mucho peligro (a priori). De ese armario que guarda entre bolitas de alcanfor el amor a la Patria, a la Libertad… a España.

 

 

Puede que su olor sea rancio, pero puede que las polillas que todo lo roen, que todo se lo comen, que todo lo destrozan, tengan que salir despavoridas. Puede que no se trate de unos fuegos de artificio, vibrantes, bellos, espectaculares, emocionantes, pero efímeros. Puede, que cuando los españoles digan: ¡¡ya!!, hasta aquí, puede que duren otros quinientos siglos.

 

 

“Un España versus Cataluña, nos ha devuelto a la realidad: a un verdadero y exuberante baño de patria, de amor a España, a su unidad, a su bandera, a nuestra auténtica identidad”

 

 

Hoy sostengo:

 

 

Han sido necesarios siete años: un España versus Cataluña, nos ha devuelto a la realidad: a un verdadero y exuberante baño de patria, de amor a España, a su unidad, a su bandera, a nuestra auténtica identidad. Se ha despertado de un soporífero sueño inducido durante cuarenta años por un potente somnífero político, de políticos apátridas y sin escrúpulos. Como siempre.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

Deja un comentario