Análisis histórico-paleográfico sobre la Crónica de San Juan de la Peña

San Juan de la Peña
San Juan de la Peña

 

 

Si consultamos en internet sobre la Crónica de San Juan de la Peña, os saldrán muchas páginas que cuentan algunas cosas; a veces inexactas o a veces falsas.

Uno de los primeros enlaces que se obtiene como recurrencia a partir del buscador es, como siempre, el de Wikipedia, y en él se puede leer de entrada:

La Crónica de San Juan de la Peña o Crónica pinatense es una crónica historiográfica medieval escrita por iniciativa del rey Pedro IV de Aragón, que abarca la historia del reino de Aragón desde sus orígenes condales y de la posterior Corona hasta la muerte de Alfonso IV (1336). Fue escrita en su primera redacción en latín hacia 1342 por el secretario regio Tomás de Canellas, ampliando unos anteriores anales pinatenses de los reyes aragoneses y navarros”.

“Un estudio como éste no lo encontraréis en otro lugar de internet ni, probablemente, en ningún sitio”

Pese a que en Wikipedia se dice que la versión original es en latín, puedo asegurar que, al menos hace diez años, decía que la versión más antigua era la escrita en “aragonés” (sic). Y esto es precisamente lo que se afirma en la página “Biblioteca Cervantes Virtual” en la cual aparece el manuscrito.
En la Biblioteca Nacional se conserva esta versión escrita en latín; la cual es una copia bastante moderna en comparación:
Podemos ver una caligrafía muy actual, letra inclinada, sin manchas, tinta clara y poco espesa
Podemos ver una caligrafía muy actual, letra inclinada, sin manchas, tinta clara y poco espesa

 

 

Podemos ver una caligrafía muy actual, letra inclinada, sin manchas, tinta clara y poco espesa, acentuación moderna y reglada (cuando no se usaban acentos en latin).

“De partida, la versión aragonesa (escrita desde el principio en español antiguo) reza así: “Historia de la Corona de Aragón (la más antigua de que se tiene noticia) conocida generalmente con el nombre de Crónica de San Juan de la Peña, impresa ahora por primera vez y publicada por la Excelentísima Diputación Provincial de Zaragoza.”

 

Si buscáis en internet la escritura de los distintos siglos, esto no se corresponde con las cartas manuscritas anteriores al siglo XVIII; en ellas la tinta es más oscura y espesa, más irregular en los trazos, la acentuación más a voleo (faltando muchas veces acentos) aparecen las mismas palabras en un solo texto escritas de diferentes formas (con “b” o con “v”) dado que no había normas bien regladas; como podemos ver, en este documento no ya del siglo XVI, sino del XVII:

 

 

documento no ya del siglo XVI, sino del XVII
Documento del XVII

 

Si comparamos, la diferencia es muy clara.

Esa copia de la Crónica de San Juan de la Peña, como decía, se encuentra, con otras, en la biblioteca Nacional de España y se pueden consultar en su página web poniendo en su buscador “Crónica de San Juan de la Peña”.

En la página “Biblioteca Miguel de Cervantes, “cervantesvirutal” podemos encontrar en este enlace el texto que, claramente, es más antiguo y del que os hablaba: Enlace a B. Cervantes Virtual.

 

el papel amarillea mucho, hay manchas y su textura es mas basta, la caligrafía es casi medieval
el papel amarillea mucho, hay manchas y su textura es mas basta, la caligrafía es casi medieval

 

El documento es duro de leer, por la grafía, y difícil de encontrar las cosas porque, tal documento, no está subdividido en capítulos, está escrito todo seguido. Y aunque yo no he estudiado paleografía, y simplemente tenía meras noticias de esta disciplina a través de la música”

 

 

Como podréis ver, en este caso sí, el papel amarillea mucho, hay manchas y su textura es mas basta, la caligrafía es casi medieval, visiblemente escrita con cálamo y no plumín metálico, las líneas no son rectas del todo, hay rectificaciones, borrones…

Esta versión reza así: La más antigua de que se tiene noticia; y uno se pregunta  por qué se hace esta aclaración, por qué fue necesaria hacerla en su día. Indudablemente, surgieron copias manuscritas más modernas que pretendieron (y pretenden) ser más antiguas; y probablemente también pretenden contar la historia bajo otra perspectiva.

Acabo aquí esta primera entrega para no alargarme; pero aún hay mucho que contar.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Fernando De Carcer

Fernando De Carcer

Soy Fernando Iván de Cárcer (mis más allegados me llaman sólo Iván) Nací en 1958. Trabajé durante algo más de una década como pianista de piano-bar, aunque prefiero decir como “pianista callejero”. Intenté hacer la carrera de ciencias físicas en la UNED ya siendo bastante mayor, pero la dejé a los dos años. Bohemio, a decir de todos los que me conocen, soy aficionado (o he sido) a muchas cosas: a las matemáticas, a la cartomagia y a la prestidigitación en general, al dibujo y la pintura, a escribir... Soy la encarnación misma de esta popular fase: “aprendiz de todo y maestro de nada”.

Deja un comentario