Fuerza y Honor en el día de la Hispanidad

día de la Hispanidad
día de la Hispanidad

 

 

Hoy es un día importante para todos nosotros. Se celebra la Fiesta Nacional de España y también se conmemora el día de la Hispanidad con el aniversario del Descubrimiento de América, gloriosa gesta que algunos critican y la mayoría alaban pues gracias a ella más de trescientos millones de personas en el mundo hablan nuestra lengua y heredaron nuestra cultura.

 

 

 “Hoy es un gran día para recordar nuestra condición de españoles y nuestro orgullo de serlo”

 

 

Sobre este tema tuve la ocasión de hablar una vez con un profesor hondureño de Universidad un tanto progre y castrista que conocí accidentalmente. Si bien realizaba una pequeña crítica por el hecho de la conquista en sí, ello no empañaba el balance positivo del conjunto; es más, se deshacía en elogios hacia España y mostraba su agradecimiento por considerarse depositario de una herencia cultural inmensa y por tener la lengua española como materna.

 

 

 

Cierto es que se cometieron algunos excesos con la población indígena, pero ello no debe restar méritos a la tarea española en América. No debemos mostrarnos culpables porque no somos responsables de los posibles desmanes de nuestros antepasados (así se lo hice saber al profesor), que además nunca fueron tantos como hicieron creer los enemigos de España que forjaron la infame Leyenda Negra. Antes bien debemos recordar la labor global del conjunto que es netamente positiva.

 

 

 

Somos una gran Nación y hemos realizado grandes hazañas, desde el propio mérito de aquellos hombres que, al mando de Colón, se embarcaron en las carabelas (quien ha visto las que hay en Huelva y que son copia de las auténticas, puede darse cuenta del arrojo que hay que tener para meterse en un océano desconocido montado en aquellos pequeños navíos de madera) hasta las heroicas hazañas de los Tercios de Flandes, pasando por el coraje de un pueblo que se atrevió hace doscientos años a hacer frente al ejército más poderoso del mundo con un puñado de navajas y trabucos, o por el mérito de hombres solos como D. Santiago Ramón y Cajal que en un simple laboratorio casero revolucionó las ciencias médicas sentando las bases de la moderna Neurología.

 

 

 

Sin embargo, ahora algunos prefieren olvidar ese pasado pretendiendo hacernos ver que todo eso son recuerdos de carcas y que lo que realmente importa y se lleva es la pertenencia a un colectivo ideológico que sólo pretende hacer borrón y cuenta nueva de muchos aspectos gloriosos del pasado. Eso por no hablar de los que reniegan de la Nación y prefieren embarcarse en arriesgadas aventuras en solitario.

 

 

 

El tiempo y la Historia les pondrán en su sitio a ambos grupos. Y a algunos, si les ponen ya en la cárcel, mejor.

 

 

 

Para progresar hay que recordar el pasado con sus aciertos y sus errores. Pero estos días merecen centrarse en los primeros, que ya habrá tiempo después de meditar sobre los fallos para enmendarlos. Hoy es un gran día para recordar nuestra condición de españoles y nuestro orgullo de serlo.

 

 

 

Fuerza y Honor.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Guillermo Emperador

Guillermo Emperador

Español, bajito, republicano y alopécico. Profesor de la escuela del maestro Ciruela, boticario y bloguero en Libertad Digital con el espantoso nick de “chinito”. Ahora autoascendido a Emperador de la tierra de las Mil Naciones (España, obviamente). Tengo un blog, una coneja y muchos amigos en la Llanura de Palmaria. Nunca pensé en escribir pero la vida es un camino que lleva por derroteros extraños.

Deja un comentario