Puigdemont el lacayo con su fórmula “Dentro y fuera”, a lo Epi y Blas, asume que lo honorable ha dejado de ser negocio

Epi y Blas. Dentro y fuera
Epi y Blas. Dentro y fuera

 

 

“Llegados a este momento histórico, y como presidente de la Generalitat, asumo, al presentarles los resultados del referéndum ante todos ustedes y ante nuestros conciudadanos, el mandato de que el pueblo de Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república… Esto es lo que hoy hacemos con toda solemnidad, por responsabilidad y por respeto. Y con la misma solemnidad, el Govern y yo mismo proponemos que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas emprendamos un diálogo sin el cual no es posible llegar a una solución acordada.”

 

“Puigdemont el lacayo, desde la última vez que se peló es consciente que lo de honorable ha dejado de ser negocio. Que no le merece la pena seguir adelante. Que está perdiendo todas las batallas”

 

 

No voy a entrar en construcciones gramaticales en este rocambolesco galimatías, pero el verbo asumir, es decir: hacerse cargo, responsabilizarse de algo, aceptarlo, puede ser implícito al pecado, la deuda, la culpa, los hechos… pero en ningún caso consecución directa entre la asunción y su obligado cumplimiento. …“asumo… el mandato” (bien se puede interpretar como orden imperativa, o como posibilidad de futuro). Porque claramente el verbo no es ASUMIR, sino CUMPLIR.

 

 

Sin embargo, la que le sigue: “el Govern y yo mismo proponemos que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia…” es imperiosa, resolutoria, autoritaria. Bien se puede entender que los “efectos” no son los consecuentes de dicha declaración al no haberse producido ésta. Sino al efecto que tiene un recurso cuando paraliza la ejecución de la resolución que con él se impugna.

 

 

Por lo tanto, concluimos: que este lacayo, desde la última vez que se peló es consciente que lo de honorable ha dejado de ser negocio. Que no le merece la pena seguir adelante. Que está perdiendo todas las batallas. Que la ignominia, la afrenta, la infamia, el ridículo ante Cataluña, ante España, ante Europa y el mundo es brutal. Y que es preferible enfrentarse a la violencia de la CUP, que a la justicia española.

 

 

Así, como buen “manso” se irá, CON TODA SOLEMNIDAD, para chiqueros entre los cabestros de una frase concluyente y clara: NI YO, NI MI GOBIERNO, NI EL PARLAMENTO DEL ESTADO CATALÁN HEMOS DECLARADO TAXATIVAMENTE LA INDEPENDENCIA EN FORMA DE REPÚBLICA PARA CATALUÑA. LO JURO.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

Deja un comentario