El tercer acto del drama catalán acaba de comenzar y nadie espera un final feliz: Qué cerdo tan hermoso y grande

Que cerdo tan hermoso y grande
El tercer acto del drama catalán acaba de comenzar: Qué cerdo tan hermoso y grande

 

“La ausencia  del golpista Puigdemont en su anunciada comparecencia de esta mañana y que ha hecho orgasmar en público, y en directo, a todos los publicistas del “Hablemos”, acaba de estrenar el tercer y definitivo acto de la ópera bufa basada en el drama catalán”

 

 

 

La ausencia  del golpista Puigdemont en su anunciada comparecencia de esta mañana y que ha hecho orgasmar en público, y en directo, a todos los publicistas del “Hablemos”, acaba de estrenar el tercer y definitivo acto de la ópera bufa basada en el drama catalán del del golpe de estado y  la corrupción política que arrasa en la taquilla de todas las conciencias y atrapa nuestro interés gracias a su final, de momento abierto, en el que muy pocos confían que sea feliz. Hay demasiados elementos atávicos en este país que inventó el concepto de picaresca que impiden el giro a la comedia en este embrollo de sobresueldos, mangancias, mamandurrias y fidelidades que nada tienen que ver con el amor, y sí con el interés y el drama.

 

 

A partir de aquí un sugerente abanico de tramas secundarias comienza a adueñarse de este guión trágico del secesionismo catalán. Personajes secundarios pero con “diálogo” introducen contínuamente la mentira. Y por ello, el guión apunta a la novela novela negra o de espías, a lo John Le Carré para intentar explicar lo inexplicable. Mientras, el PSOE carga con toda su artillería del engaño y la traición mediante  sus “geos especialistas” maniobrando en el Senado. Apela así Sánchez desde las sombras, sin ni tan siquiera hacer referencia al Faisán ni los millones robados en Andalucía, al Acorazado Potemkin y los inhumanos modos ideológicos del fascista Stalin.

 

 

Los conceptos “Derecha e “Izquierda” se amplifican hasta en lo pequeños y cotidianos diálogos a la hora de comprar el pan y la toma de partido se descara hasta en las relaciones de los viejos amigos. Mientras algunos gurús mediáticos sin decirlo explícitamente ,  asumen por el concepto de la libertad de expresión, la quema de iglesias figurada e histórica como explosión de la intolerancia de los pueblos hartos del sufrimiento.

 

 

Y los grandes conceptos, el honor, la Libertad, la Honra, la Ley, comienzan a abrirse paso en una sociedad cansada, ahíta y preocupada. El tercer acto no tiene desperdicio. Todos nos comemos, hasta los andares de este cerdo que devoró en su crecimiento la cerca de los lindes de la honradez y hasta nuestros bebés mas prometedores. Que cerdo tan hermoso y grande.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

2 comentarios sobre “El tercer acto del drama catalán acaba de comenzar y nadie espera un final feliz: Qué cerdo tan hermoso y grande

  • el 3 febrero 2013 a las 17:51
    Permalink

    Parece que la corrupción está tan generalizada en los gobiernos que noticia es que existiera un país donde no la haya. Los extremistas de izquierda y los de derecha lo son. Se ha comprobado que por más sistema ideológico, a la hora de repartirse los bienes de un estado que no les pertenece, sino que les crea una obligación como servidores públicos, la corrupción queda de lado o más bien, muy lejos. Así ocurrió en la fenecida Unión Soviética el estado más corrupto de todos, y cuya secuela queda hasta ahora en la figura de Putín, ex KGB, y mientras los de izquierda en España se tiran de los cabellos por tanta corruptela, no creo que alguien pueda tirar la primera piedra, en todo caso, no saben en qué dirección: derecha izquierda o el centro.

    Respuesta
  • el 26 octubre 2017 a las 16:39
    Permalink

    Ese cerdo gigante y amenazante que se apodera del espacio ejemplifica muy bien, amigo Manuel, un hecho constatable: los partidos políticos están colonizados por criaturas, que como eese animal, corren en pos de las bellotas más gordas.

    Respuesta

Deja un comentario