Ora la derecha, ora la izquierda, logran un fatídico destino para España. Si no es así, lo parece

SI NO ES ASÍ, LO PARECE.
Ora la derecha, ora la izquierda. Si no es así, lo parece

 

“Pareciera, y así lo parece, que una doctrina maquiavélica imperase ante todos y ante todo hasta lograr un fatídico destino para España. Ora la derecha, ora la izquierda”

 

 

 

Señor Rajoy. Bueno verá, me dirijo a usted por materializar en una persona física, en un gerifalte político, mandamás, jefazo o cabecilla, estos modos de gobiernos que aquí, en mi caótica España, se viene ejecutando desde yo no sé cuántos años atrás. Cuando no a machamartillo por brutal, a martillazos, sin que se desprendan las puñetas de quienes los da, ni se tambalee el mástil de la democracia.

Porque usted y yo lo sabemos: importa poco a toda esta casta política, rica y acomodada, y a la que gobierne en particular, que se utilice la violencia cruel y sanguinaria como simple estrategia de ambiciosos xenófobos; interesa nada a todo ese mundo parasitario que se ha ido incrustando en la espina dorsal de nuestro sistema, la desmembración social y política de una parte de España, a manos de avaros de poder y dinero; afecta poco o nada a emires del reino de taifas, que el fraude al Erario, al Estado, a la unidad de la Patria, sea norma de uso general. Siempre habrá una alta institución, un tribunal, un poder que ampare los crímenes, que cobije el latrocinio. Que haga de la alta traición virtuosa lealtad. Siempre quedará todo limpio e impoluto, justificado, explicado, sencillamente: impune ante la ley y a la vergüenza.

Pareciera que una doctrina maquiavélica imperase ante todos y ante todo hasta lograr un fatídico destino para España. Ora la derecha, ora la izquierda, los objetivos se van alcanzando inexorablemente. Un estudiado intercambio de papeles da a cada actor un papel acorde con lo que la ciudadanía meticulosamente adiestrada entiende que ha de interpretar.

“Soterradamente, ora la derecha, ora la izquierda, esquilmarán al pueblo hasta llevarlo a niveles de pobreza calculada y calamidad mental ensayada”

Así los unos trastocarán todos los valores, intentarán que la gente olvide su historia, duden de sus ancestros, de sus victorias y sus derrotas, e incluso odien a su Dios. Soterradamente esquilmarán al pueblo hasta llevarlo a niveles de pobreza calculada y calamidad mental ensayada.

Así los otros, con el personal sometido, macerado, inseguro, debatiéndose entre la indigencia intelectual y el subsidio, entre el paro y su precario futuro, será pasado por la tolva, esa pirámide invertida, para su demolición, trituración, limpieza y clasificación.

Y como colofón, unos y otros, buscarán, como en la novela de P.D. James, (Hijos de Hombres) el año Omega en el que desaparezca de la faz de la tierra el hombre fértil; que las mujeres se olviden de parir y cambien bebés por meros muñecos; que los díscolos vivan hacinados en una isla a su suerte; que las apetencias sexuales se satisfagan con experimentados masajes en la Seguridad Social; que los ancianos o aquellos que no son útiles pidan voluntariamente el “Quietus”.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

Deja un comentario