Tarantela autonómica y con malicia dedicada a la mierda de los fueros que consagran la injusticia

El Congreso aprueba el Cupo vasco y Rivera se queda solo ante el peligro
El Congreso aprueba el Cupo vasco y Rivera se queda solo ante el peligro

 

“Tarantela autonómica y con malicia dedicada a la mierda de los fueros que consagran la injusticia y defienden los mamporreros de todos los partidos”

Vaya mierda son los fueros
que consagran la injusticia
revividos con malicia
para dejarnos en cueros.
Los defienden mamporreros
de toditos los partidos,
pues todos roban unidos
y sólo Alberto Rivera
hace que se queda fuera
pa pescar votos perdidos.

***

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Curro De Utrilla Grollo

Curro De Utrilla Grollo

Español patriota, ateo católico, liberal y republicano. Abogado, profesor de geografía e historia y empresario. Peón Negro transcriptor de las sesiones del juicio-farsa del 11-M(entira). Fundador de La Llanura de Palmaria. Hago míos los siguientes adagios de Marco Aurelio: Para que triunfe el mal, tan sólo es necesario que los buenos no hagan nada. La verdadera forma de vencer a un enemigo es no parecérsele. Resulta extraña la ligereza con que los malvados creen que todo les saldrá bien.

5 comentarios sobre “Tarantela autonómica y con malicia dedicada a la mierda de los fueros que consagran la injusticia

  • el 25 noviembre 2017 a las 7:01
    Permalink

    Publicado en el semanario local La Voz de Medina, el 5 de Julio de 1999.

    Separatismo y País Vasco
    En la actualidad, estamos asistiendo a una serie de sucesos en una de las denominadas Comunidades Autónomas que, de acuerdo con la actual redacción de la Constitución vigente, conformanEspaña. Estos sucesos se resumen brevemente en dos:

    -Acoso a los potenciales componentes de las listas electorales de los partidos considerados como no separatistas.
    -Creación de una asamblea sustitutiva del Parlamento Autonómico, asamblea compuesta exclusivamente por ediles.
    Estos sucesos, por lo menos para los que están al tanto de la situación en dicha Comunidad, parecen estar encaminados a que, en las próximas elecciones municipales, los únicos ediles electos sean separatistas, que así podrían arrogarse la representación de toda la población, aunque en realidad sus electores sean minoritarios en la Comunidad a la que nos referimos. Esto podría llevar a una situación de remate de la balcanización que sufre este país.
    ¿Quiénes son los causantes de esta situación?. La historia nos lo dice, aunque sea una historia poco conocida, ocultada e, incluso, desvirtuada por los que siempre aducen sus *derechos históricos”.
    Sus antepasados, beréberes de las actuales Túnez y Argelia, vinieron como mercenarios con los ejércitos cartagineses hace ahora 2.300 años, descendiendo los actuales de los restos de las guarniciones que Aníbal dejóvigilar los puentes y pasos entre el Ebro y los Pirineos.
    Más tarde, al ser derrotado Aníbal, simplemente se pasaron al bando romano, permaneciendo, ellos y sus descendientes, durante los siglos de dominación romana enrolados en su ejército, con un gran endogamismo, cosa normal en los ejércitos profesionales.
    No es de extrañar por lo tanto que su idioma sea la lengua no romance que incorpora más latinismos. Precisamente, los excedentes demográficos de esa casta dieron origen a las turbas de bagaudas que se dedicaron a perturbar el orden entre los siglos IV y XIII en ambas vertientes de los Pirineos (en Francia no han perdido la memoria sobre esas gentes). El mantenimiento del orden, perturbado por estos bagaudas, fue el motivo por el quelos visigodos pactaron con los romanos su establecimiento en España.
    Más tarde, se produce la invasión musulmana, en la que intervinieron muy activamente sus primos africanos, aliados de los árabes. Me pregunto que es lo que pasó en Guadalete, donde el ReyD.Rodrigo fue abandonado por parte de sus tropas (¿mercenarios bagaudas?) y en la escaramuza de Roncesvalles, cuando Carlomagno volvía de luchar contra el rey moro de Zaragoza. De este último hecho oíamos dos versiones, en una nos decían que habían sido los moros y en otra quelos vascones. ¿No serían ambos primos, bagaudas y moros unidos, los intervenientes en la escaramuza, con lo que las dos versiones convergerían?.
    Estas turbas de bagaudas, a las que los cronicones españoles, que no los franceses, denominan como vascones, siguieron con la actividad, perturbadora desde sus refugios pirenaicos durante la Alta Edad Media, época en la que empezaron a ocupar las actuales Provincias Vascongadas (es decir, vasconizadas que no vascas).
    ¿Quiénes quemaron, en la Edad Media, por tres Veces Durango? (ya entonces se entrenaban para el futuro).
    ¿Quiénes sitiaron a Bilbao la Vieja, a mediados del s. XIII?. Precisamente en esos años comienza su asentamiento en la orilla derecha del Nervión, que no a la izquierda, Las Encartaciones, en donde tenían la pena de muerte, así como en las proximidades de Bilbao, en especial la zona de Abando, zona de la que se adueñaron aplicando una política que ahora se denomina “terrorismo de baja intensidad”, aunque con alguna que otra cuchillada.
    Como dato curioso tenemos el caso del frustrado Marqués de Abando, que lo hubiera sido si los carlistas hubiesen entrado en Bilbao. Este era el principal propietario de lo que hoy en día se conoce como el Ensanche de Bilbao, que hoy es el centro de esa villa. Por cierto el hijodel que no llegó a ser marqués se llamaba Sabino Arana Goiri.
    Llegamos a la Edad Moderna y nos encontramos con las Comunidades en Castilla, así como con otros movimientos de carácter anti- señorial en los otros reinos de la corona. ¿Quién formaba parte principal de las tropas señoriales que acabaron con nuestros Fueros?. Yo no lo se, pero tengo una pista para contestar a esta pregunta. El Señor de los territorios en los que esos bagaudas se habían asentado era a su vez el Rey de Castilla, entonces Carlos I de Castilla y, posteriormente, V del Sacro Imperio Romano-Germánico.
    Como a partir de aquí, la Historia ya es más conocida, aunque con tergiversaciones, dejamos para mejor ocasión el seguir con las aclaraciones sobre los “derechos históricos”.

    Respuesta
  • el 25 noviembre 2017 a las 7:08
    Permalink

    Mi amigo Fernando Terradillos, q.e.p.d., al leer el artículo anterior dijo lo que sigue.

    Conclusión;
    El abuelo de Arzallus vino en patera para sacar brillo a las uñas del elefante de Aníbal.

    Respuesta
  • el 25 noviembre 2017 a las 8:16
    Permalink

    Fueros sí, pero para todos
    La Voz de Medina
    5 de Marzo de 2005
    El Sr. Pérez Díaz, más conocido como Carod Rovira, así como sus conmilitones, está diciendo las consabidas mendacidades sobre lo mucho que ha contribuido y contribuye Cataluña a la recaudación de la Hacienda Española, lo que le sirve para reclamar una Hacienda propia y, a partir de ahí, hacer un “donativo” a los españoles, al igual que hacían y hacen las Provincias Vascongadas. ¿Por qué ocurre esto? Acudamos a la memoria histórica.
    No hace aún 200 años que fueron abolidos los fueros o privilegios, es decir, las leyes particulares, al proclamarse nuestra primera constitución, la de Cádiz o de 1812; entre los que participaron en las deliberaciones estaban precisamente los representantes de las provincias Vascongadas, de Navarra y del Principado y que se sumaron a esa abolición. Entre esos privilegios, uno de los más denostados por los Diputados de las Cortes de Cádiz era el de los privilegios tributarios, no ya entre las personas por su origen de clase, noble, clérigo o pechero, sino también por el de su origen o vecindad geográfica, lo que daba lugar a una gran diferencia en las cargas tributarias, desde la pesada carga de los pecheros de la corona de Castilla, pasando por la del Principado que, encabezada desde el Decreto de Nueva Planta de Felipe V les permitía pagar por habitante menos de la mitad que los anteriores, hasta la prácticamente nula carga de los nobles y clérigos, Vascongadas y Navarra. Y eso que la situación había mejorado, si la comparamos con la existente en los siglos XVI y XVII, con los Austrias.
    Hace algún tiempo, rebuscando en una librería de viejo, me topé con un librito titulado “Fueros sí, pero para todos”. El título atrajo inmediatamente mi atención y, tras echar una ojeada a su índice y a su contenido, lo adquirí, aunque el precio me pareció que aumentó al darse cuenta el librero de mi interés. Ya tenía conocimiento del autor, D. Gonzalo Martínez Díez, Catedrático de Historia del Derecho, pues había leído varios libros suyos sobre temas medievales, como sus excelentes libros sobre El Cid, los Templarios en Castilla y Fernando III. Me sorprendió el tema que trataba, ya que parece un “tabú” de los que nadie quiere hincarles el diente, por lo menos a nivel de divulgación, como es la finalidad de la obra que menciono.
    De esa obra entresaco los siguientes datos hacia 1600 (los datos de Cataluña incluyen los del Reino de Mallorca del que dependía el Rosellón):
    a) Población. Castilla, 6.550.000; Valencia, 450.000; Aragón, 400.000; Cataluña, 585.000.
    b) Recaudación (miles de maravedís): Castilla, 739.112; Valencia, 32.941; Aragón, 98.823; Cataluña, 65.882.
    c) Contribución por habitante (maravedís): Castilla, 113; Valencia, 16,5; Aragón, 49,4: Cataluña, 22,5; Corona de Aragón, 27,5.
    Vemos que la desproporcionada contribución por habitante en la Corona de Castilla, y en esas cantidades no han sido incluidas las aportaciones de plata y oro de las Indias, puede explicar el que su población pechera acabase por emigrar o dedicarse a cualquier cosa menos a algo que le obligase a pagar impuestos, pues ahí tendríamos que descontar las familias y dependientes de los nobles e hidalgos y al clero, por lo que esos pechos al final recaían sobre una pequeña parte de la población, básicamente sobre un millón de pequeños comerciantes, artesanos, pequeños propietarios cultivadores y labradores arrendatarios. Esto hacía que el pequeño propietario tuviese que pasar primero a arrendatario, al tener que vender sus tierras a los hidalgos y nobles, para pasar al final a la clase de jornalero o, lo que era bastante frecuente, a mendigo o vagabundo. Con el final de la Guerra de Sucesión, la situación mejoró desde el punto de vista distributivo, ya que esa desproporción del 500 % vino a quedarse en que la carga en Castilla sólo era ya como el 200 % de la que soportaba el Principado. Y no vamos a incluir aquí las ventajas que para el Principado supuso, desde el punto de vista comercial, el quedarse con un mercado cautivo consistente en toda la Corona de Castilla incluidas aquí las Indias, a cuyo descubrimiento no quiso contribuir económicamente. Claro, que esa táctica de no contribuir la tenían muy bien aprendida desde que el hijo de su rey Juan II, el Príncipe Fernando, pegó lo que ahora denominaríamos como “braguetazo”, al casase con Isabel, heredera de la Corona de Castilla. De hecho, enseguida comenzaron las cargas catalanas sobre Castilla, pues la recuperación del Rosellón de manos del Rey de Francia se hizo a cargo de la fortuna de su mujer, incluido el suministro y mantenimiento de tropas, que tuvieron que ir desde Castilla, pues la Diputación catalana no quiso contribuir a ello. Y lo mismo pasó cuando Femando levantó la imponente fortaleza de Salses, modelo de fortificación de la época, que también fue hecha con el dinero de Castilla. Y podemos seguir diciendo lo mismo sobre Nápoles y Sicilia, territorios de la corona aragonesa, en los que los catalanes manejaban el comercio, que también pasaron a ser mantenidas, frente a las apetencias francesas, con el presupuesto y las tropas de la esposa de su Rey, es decir, con los dineros castellanos, y así siguieron durante los dos siguientes siglos.
    Aquí cabe introducir dos anécdotas de carácter tributario. La primera referente al Principado. cuando a mediados del S. XVII se rebelan contra Felipe IV, piden ponerse bajo la protección de Luis XIII, al que le ofrecen el título de Conde de Barcelona, y se encuentran con la desagradable sorpresa de que los franceses lo primero que hacen es ponerles impuestos como a los demás, lo que, claro, no era de su agrado. Lo que recordaron cuando fue elegido el Borbón como Rey de España. Hay que tener en cuenta que la sublevación comenzó por los segadores, que recordaban cómo su rey Fernando, cuando se sublevaron contra los nobles que les oprimían, había apoyado a estos últimos con tropas de su esposa, de la reclamación de los comerciantes barceloneses por no poder participar en el monopolio de Indias de Sevilla. La segunda es la actuación de la Provincia de Guipúzcoa durante la Guerra de la Convención en 1975, la cual, al ser ocupada por el ejército francés, solicitó ser incluida en la República Francesa, y claro, el gabacho, malvado él, les puso impuestos como a todo hijo de vecino, lo que provocó un nuevo cambio de opinión de los guipuzcoanos, Y aquí debo presentar mis disculpas al Sr. Martínez Díez y a los lectores, ya que confieso que he cometido la tropelía de copiar del libro del Sr. Martínez, pero también pido, a quien corresponda que reedite el libro, y que lo haga con la dignidad que la obra merece, es decir, mayor formato y mayor tipo de letra, ya que es una obra merecedora de mejor trato por su significado y contenido. Término plagiando un párrafo de sus “Conclusiones” referente a los Conciertos económicos:
    “Hemos prescindido de su justificación o no justificación histórica; no porque admitamos los mitos y leyendas con que algunos de sus patrocinadores tratan de defenderlos, sino por una razón más simple: creemos que ningún antecedente histórico puede servir de justificación a la injusticia fiscal, ni el que ésta haya existido en el pasado es razón para perpetuarla eternamente.
    Gerardo García García
    Medinés

    Respuesta
  • curropeo
    el 25 noviembre 2017 a las 18:34
    Permalink

    Nuestro veteroabuelo Quevedo lo expresó muy bien:

    «En Navarra y Aragón
    no hay quien tribute un real;
    Cataluña y Portugal
    son de la misma opinión;
    sólo Castilla y León
    y el noble pueblo andaluz
    llevan a cuesta la cruz.

    Católica Majestad
    ten de nosotros piedad

    pues no te sirven los otros
    así como nosotros».

    Respuesta

Deja un comentario