Podemos esperar que no pase por la máxima autoridad de mi España un desquiciado traidor. (Sinopsis)

 

estatua-de-don-pelayo-en-covadonga
Estatua de don Pelayo en Covadonga. Podemos esperar que no pase por la máxima autoridad de mi España un desquiciado traidor

 

 

“Por la máxima autoridad, de esta mí España han pasados todo tipos de personajes: héroes y villanos, grandes patriotas, y desquiciados traidores”

 

 

 

 

Hace ya algún tiempo andaba servidor por Toledo, y sobre la cabecera de la cama del hotel, colgaba un cuadro en el que aparecían las egregias cabezas de todos nuestros Jefes de Estado, desde Don Pelayo, hasta Don Juan Carlos I. En este ligero repaso a nuestra historia, se puede uno percatar que por la máxima autoridad, de esta mí España han pasados todo tipos de personajes: héroes y villanos, grandes patriotas, y desquiciados traidores, grandes hombres y mujeres, promiscuos varones y también homosexuales.

” ¿Admitiría, esta vieja nación en la actualidad demócrata, nada xenófoba, y todo eso…, a un “sudaca” como presidente de Gobierno?…, ¿Y a un “moro”? ¿Y a un convicto terrorista? ¿A un traidor?

Pero, nunca de otra raza, de otra cultura, de otra religión (¿?) Extranjeros sí, pero europeos y por imposición o intereses comunes y de otras lindezas. Y, mira, vine en preguntarme: ¿admitiría, esta vieja nación en la actualidad demócrata, nada xenófoba, y todo eso…, a un “sudaca” como presidente de Gobierno?…, ¿Y a un “moro”?…, ¿Y a un convicto terrorista? Tengo para mí, que necesitaríamos otros más o menos 1300 años para esa posibilidad. Aunque al paso que llevamos ya tenemos asimilados, en espíritu, pensamiento e intenciones. En el Parlamento y fuera de él. ¡Quizás no haya que esperar tantos años! Por desgracia.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

2 comentarios sobre “Podemos esperar que no pase por la máxima autoridad de mi España un desquiciado traidor. (Sinopsis)

  • Maria Belén
    el 27 noviembre 2017 a las 2:16
    Permalink

    Excelente reflexión, que nos lleva a considerarlo. “Cosas veredes, Sancho”

    Respuesta
  • el 27 noviembre 2017 a las 11:11
    Permalink

    Churras, merinas, galgos y podencos.
    Poco, o ningun respeto vamos teniendo a la lengua castellana con sus muy variados matices, todos ellos concisos y concretos si se saben colocar.
    Se está haciendo necesaro definir lo indefinible por falta de fronteras.
    España es una porque no hay más, es grande porque cabemos todos, y es libre porque no tiene puertas ni quien se las imponga.
    Vayas a donde vayas está presente España en forma de muñeira, sardana, zortziko, sevillana…
    Si a un bilbaino le da por nacer en Zambia y se lo propone, por qué no vamos a tener un lendakari más negro que un tizón?
    Para ser etranjero en españa hay que ser apátrida o un lerdo anglosajón.
    Salud.
    P.D.
    Conste que Zapatero es un extraterrestre repudiado por la Galaxia, y sólo cabía en España.

    Respuesta

Deja un comentario