Al final del periodismo en la estacada oiremos la pregunta: Qué se siente señor asesino

ricart-tren-calle--1002x350
Ricart esperando el tren de su libertad, encarado y embozado frente a la policía

 

 

“El guiño para periodistas es profundo y certero. Y por ello, a los del oficio, nos produce la irremediable sonrisa cómplice”

 

 

El guiño para periodistas es profundo y certero. Y por ello, a los del oficio, nos produce la irremediable sonrisa cómplice. Se trata, de una sutil referencia de la trilogía “Millenium”escrita por Stieg Larsson. La obra que durante el año 2.010 “destacó” en los escaparates de los libros mas vendidos y publicitó con el método del boca a boca,  una gran parte de la opinión pública de la sociedad industrial del primer mundo. Un gran libro, por cierto.

En su primer volumen, en España titulado “Los hombres que no amaban a las mujeres”, al principio de la historia, cuando el lector comienza a conocer al protagonista de profesión periodista, Mikael Blomkvist, éste ha acudido al Palacio de Justicia para recoger una sentencia condenatoria por difamación por un artículo que ha publicado. La ‘tribu’ se le acerca a la salida, como estamos acostumbrados a ver en todos los “informativos”, le rodea con las pértigas y las alcachofas, y un colega le pregunta:

-¿Y cómo te sientes?

A pesar de lo tenso de la situación, ni Mikael ni los periodistas más veteranos pudieron evitar sonreír por la pregunta. Mikael intercambió una mirada con la de “TV 4”. Los periodistas serios siempre habían sostenido que esa pregunta, era la única que los periodistas deportivos bobos eran capaces de hacer al deportista jadeante al otro lado de la meta. Op.Cit. Pag. 21

La pregunta maldita del periodismo, de variopinto y extendido uso, para la que no ha habido suficiente autocrítica, y que da perfecta cuenta que muchos periodistas no saben preguntar y, por ello, nos ilumina sobre la desmedida proporción del cáncer que soporta la profesión. En el principio del mal que arrastró a una mayoría de periodistas españoles tras el crimen de Alcácer al hoyo del amarallismo y la fiebre de las audiencias, resonará para la historia la maldita y bastarda pregunta por parte de una afamada plumilla cuyo nombre no quiero recordar que tras pagar a unos cuantos vigilantes jurados logró acercar al padre de una de las niñas asesinadas a su plató en directo, y cuando por el pinganillo el realizador le informó que estaba en el aire, pregunto: ¿Qué se siente?… Es decir, ¿Qué se siente señor al comprobar que su hija de dieciséis ha sido raptada, violada y asesinada?

¿Y ahora qué? Ya tenemos la foto cover de un infinito desatino. Impresionan tanto el hecho de la libertad de los asesinos como esos brazos cruzados de Ricart esperando el tren de su libertad, encarado y embozado frente a la policía. Dentro de nada parará el expreso de la noche con apeaderos en todas nuestras pesadillas. Y quizás todos nos subamos ahí en horario de “prime time”.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

Un comentario sobre “Al final del periodismo en la estacada oiremos la pregunta: Qué se siente señor asesino

  • el 30 noviembre 2017 a las 10:32
    Permalink

    Buen articulo ! El dedo metido en el ojo del periodismo mas idiota que se da en la profesion! Los mejores ya se fueron y los que estan los meten en el armario o se van !

    Respuesta

Deja un comentario