Para vivir en el Mundo Feliz, al que obligan los podemitas de Carmena, es necesario leer esta paseata insecticida

Crece la indignación por las últimas carmenadas en Madrid
Crece la indignación por las últimas carmenadas del Mundo Feliz podemita en Madrid: los peatones en fila y en sentido único en determinadas calles comerciales. Ilustración de Linda Galmor

 “Cuando el proyecto de cerrar al tráfico la Gran Vía sea una realidad del mundo feliz de los comunistas de Carmena, se lo envolveré en papel de regalo envenenado a los empresarios de la zona, que pobrecitos míos, no tienen la culpa de ser viejos o jóvenes”

Al parecer, los comunistas, populistas o totalmentelistos “jovencillos” en su propuesta comunista de Un Mundo Feliz para todos, te lo creas o no,  han llegado a una avanzada forma de acabar con las personas mayores de 50 años que, al parecer, son las culpables de que ellos nunca lleguen a gobernar. Eso lo ha dicho, si no textualmente, si de manera sobreentendida, Pablo Iglesias.
Para poner su Mundo Feliz  en practica se están valiendo del ayuntamiento de Madrid. Ser joven no es solo una actitud bobalicona y desinformada en general ante los ataques a tu libertad, no. También es tener la posibilidad física de asumir las astracanadas que te pueda plantear Carmena en tu ruta diaria si has de trasladarte a Madrid. A mi me parece genial, que haya viejos “pellejos” que traten de ligar con jovencitas subidos a impresionantes motos, o bicicletas (¡mira que joven soy!) o que la misma alcaldesa con su pila de años no esté aquejada de impedimento para por lo menos aguantar un paseíto en bicicleta con cámaras delante.
Pero mira tú, yo con cámara, o sin cámara, no puedo caminar bien y no soy el único, los hay bastante peor que yo, más de un pequeño trecho. Una operación de rodilla mal acabada me causa un dolor insoportable si he de estar caminando cuestas abajo o escaleras abajo. Llevo mejor lo de subir, me duele mucho menos. Pero parece que se ha puesto de moda joder al que no te vota. Esos son en gran medida las gentes que vivieron el final de la dictadura y que consiguieron la democracia que tanto parece molestar a los comunistas, adalides ellos, del Gulag y la represión carcelaria y social. Por eso y después de leer cómo los policías municipales hicieron dar toda un vuelta “gratuita” a una anciana impedida, hace unos días cerca de la Puerta del Sol, he decidido que al centro de Madrid, va a ir Rita la Cantaora, por supuesto acompañada por Carmena, pero no yo.
He acabado, en Navidad con Madrid totalmente, que se lo coman, los cabeza hueca, con patatas. Es más, cuando el proyecto de cerrar al tráfico la Gran Vía sea una realidad, se lo envolveré en papel de regalo envenenado a los empresarios de la zona, que “pobrecitos míos”, no tienen la culpa de ser viejos o jóvenes; les van a joder igual, y no tendré la dicha de disfrutar de sus ventas, cines, teatros, espectáculos y demás actividades, porque ya entonces me será absolutamente imposible hacerlo. No creo que las medidas de restricción del tráfico sean puramente normas para controlar la saturación de gases perniciosos en la capital, si no más bien un arma arrojadiza contra los que el Municipio cree los burgueses (hijos de mala madre), que han decidido vivir en lujosas urbanizaciones fuera de Madrid, como En Móstoles, Leganés o Fuenlabrada, lugares para ricos asquerosos (Jajajajajaja) permitidme que me carcajee.
Puedo afirmar, casi sin temor a equivocarme que antes de que todo tenga que ser negativo, Carmena podría impulsar la compra de vehículos de propulsión eléctrica, suministrando a los “putos millonarios” recursos para comprar dichos medios de transporte, y poner en funcionamiento, en vez de parquímetros una serie de Electrolineras en las cuales el personal pueda repostar por un módico precio, adecuado a sus abultadas carteras. Pero no, no será así porque ese no es el objetivo. “Andemos nosotros con el culo bien reposado en los sillones recién adquiridos y muérase la gente”, sobre todo los viejos, “¡Joder que ya han jodido suficiente!”. Si los comerciantes y la publicidad nos habían impuesto un mundo enfocado a la juventud, “suficientemente preparada” para hacer caer la bolsa de todo el mundo etc, etc… ahora se trata de que se mueran los viejos, como dice la canción que no quede ni uno. Pues toma nota Carmena que tu estas en edad de dejar de hacer gilitonteces frente a la parca, ¿No te parece?.

 

 
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de la novela “El Bosque de Euxido” publicado en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Un comentario sobre “Para vivir en el Mundo Feliz, al que obligan los podemitas de Carmena, es necesario leer esta paseata insecticida

  • el 5 diciembre 2017 a las 22:14
    Permalink

    “No creo que las medidas de restricción del tráfico sean puramente normas para controlar la saturación de gases perniciosos en la capital, si no más bien un arma arrojadiza contra los que el Municipio cree los burgueses (hijos de mala madre), que han decidido vivir en lujosas urbanizaciones fuera de Madrid, como En Móstoles, Leganés o Fuenlabrada, lugares para ricos asquerosos (Jajajajajaja) permitidme que me carcajee.”

    No nos olvidemos que el papá legal de la señá Carmena era uno de esos “hijos de mala madre”.

    Respuesta

Deja un comentario