(2) ¿Separatismo andaluz? Blas Infante, el visionario belicista y la élite intelectual

Blas Infante está considerado el máximo ideólogo del andalucismo político en todas sus vertientes
Blas Infante está considerado el máximo ideólogo del andalucismo político en todas sus vertientes

 

Blas Infante es el líder y creador del mal llamado andalucismo, ha pasado a la historia como pacifista pero lo que se oculta es que realmente fue un belicista que hizo campaña a favor de la entrada de España en la Primera Guerra Mundial y que dedicó un drama épico a Almanzor, el caudillo árabe famoso por su crueldad y masacres a los cristianos, además de que jamás consiguió acta de diputado y su movimiento “andalucista” fue insignificante en la práctica a lo largo del reinado de Alfonso XIII.

Blas Infante Pérez había escrito: “Yo, criado entre jornaleros e hijo de un pueblo jornalero por excelencia morisco o andaluz, había vivido la tragedia de la Andalucía secularmente martirizada, de un pueblo que soportaba con musulmana resignación y aristócrata mansedumbre”. Lo que nos viene a expresar que para Infante los andaluces son “moriscos”; entonces se nos crea la pregunta ¿Qué deben hacer los andaluces que no lo son?. La verdad sobre el imaginativo Infante era muy diferente pues era hijo de acomodados labradores, estudió y no tuvo especiales problemas económicos, pudiéndose dedicar a fantasear y recrearse en imaginar un Al-Andalus romántico e idílico. Se podría investigar sobre el pasado genealógico del ideólogo malagueño andalucista, pero lo cierto es que aunque su ascendencia hubiera sido de cristianos viejos, en el transcurso de su deriva intelectual fue acercándose al islam hasta el punto de profesarlo de forma encubierta.

 

“En la filosofía excluyente de Blas Infante se eliminó de raíz toda referencia a la secuencia histórica relativa al antiguo legado de Tartessos y la clásica Bética de los senadores romanos”

 

A pesar de todo, como consecuencia del proyecto descentralizador del estado emprendido por la II República, que no llegó a prosperar, se hacía necesaria la adopción o recreación de una bandera para cada región de España. Entonces cabe preguntarse cómo consiguieron embaucar al muy católico y españolista pueblo andaluz una bandera de corte islámico. La respuesta, cuajada de mentiras, nos aparece claramente si leemos las noticias aparecidas en la prensa de aquella época.

 

El Defensor de Córdoba, Diario Católico de Noticias,
El Defensor de Córdoba, Diario Católico de Noticias, (04/11/1932).

 

En la filosofía excluyente de Infante se eliminó de raíz toda referencia a la secuencia histórica relativa al antiguo legado de Tartessos y la clásica Bética de los senadores romanos que alcanzaba hasta el otro lado del estrecho en la Hispania Tingitania. El fundador del nacionalismo andaluz radicalizaba su postura conforme se fue concentrando en el estudio de Al-Andalus y como dice el andalucista Manuel Ruiz Romero: “La comprensión de esta etapa marginada será vía obligada en la recuperación de la conciencia del pueblo para el andaluz”.

 

Plano Geográfico de Salanova, Diario de Madrid núm. 133, del sábado 12 de mayo de 1792. http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0001539324&page=5&search&lang=es

 

Infante cultivó desde el descubrimiento y acercamiento sentimental a Al-Andalus, una febril, por no decir enfermiza, devoción por todo lo musulmán que lo llevaría a declarar públicamente su cripto-mahometanismo: “Nosotros no podemos, no queremos, no llegaremos a ser jamás europeos. Externamente en el vestido o en ciertas costumbres ecuménicamente impuestas con inexorable rigor hemos venido pareciendo aquello que nuestros dominadores exigieron de nosotros. Pero jamás hemos dejado de ser lo que somos de verdad: esto es andaluces, euro-africanos, euro-orientales, hombres universalistas, síntesis armónicas de hombres.”

 

BLAS INFANTE Padre de la Patria andaluza (1885-1936)
Blas Infante. Padre de la Patria andaluza (1885-1936)

 

 

Vemos que Sabino Arana no fue el único trastornado de las ensoñaciones, para Infante: “Los moros andaluces viven en el destierro desde hace cuatro siglos”.

Sería muy interesante abrir al debate y a la luz pública la totalidad de la obra de Infante frente a los apóstatas y neoconversos, para descubrir y desenmascarar las ensoñaciones, por no decir payasadas, de este visionario al que se pretende hacer pasar por un hombre de buenas intenciones, cuando no era otra cosa que un renegado, algo que dejó patente en el siguiente comentario:

 

“Sería muy interesante abrir al debate y a la luz pública la totalidad de la obra de Infante frente a los apóstatas y neoconversos”

 

 

“El rencor europeo o de animalidad europea que se ofreció a la historia con el nombre de fervor católico se ensañó contra esta cultura superior de Al-Andalus, no sólo por odio al nombre musulmán que la designaba sino por el temor de que su fuerza cautivante de las almas descubriese la verdadera naturaleza de la inspiración animal que rigió la conquista”.

Al parecer, para Infante no existió ni la barbarie islámica que inmoló a tantos mártires de Cristo bajo las cimitarras y la tortura, ni tampoco el esclavismo que se cebó desde el norte de África sobre las costas del sur de Europa.

 

 

Las élites intelectuales andaluzas
Las élites intelectuales andaluzas

 

Hoy día que la comunidad autónoma de Andalucía ha reconocido a Blas Infante como Padre de la Patria Andaluza, cuando como bandera andaluza flamea en los ayuntamientos democráticos de toda Andalucía el lienzo blanco y verde inventado por Blas Infante, cuando políticos de todo color cantan los versos del himno que Infante compuso, a la vez que se obliga a los niños andaluces a celebrar el día de Andalucía con que nos presenta a un ser bondadoso y estupendo en este musulmán encubierto, creo que sería de interés divulgar y desenmascarar las obras completas de este señor.

En 1918 se celebra la Asamblea Andalucista de Ronda, donde se proclama que en adelante la bandera de Andalucía consistirá en tres franjas horizontales del mismo ancho, verde, blanca y verde. Blas Infante justificó la elección de estos colores por ser los correspondientes, el verde, al Califato Omeya de Córdoba y el blanco, al Imperio Almohade, considerándolos como las dos épocas en las que un poder político centrado en Andalucía consiguió mayor esplendor. Según esta idea, a la tonalidad específica de verde, más bien oscura, se le denominó “verde omeya”, y dicha denominación ha sido reconocida oficialmente mediante el Decreto 212/1983. Junto a este significado “histórico” coexistiría un significado “simbólico”, que identifica al verde con la esperanza y al blanco con la paz, como recoge la letra del himno: “La bandera blanca y verde / viene tras siglos de guerra / a decir paz y esperanza / bajo el sol de nuestra tierra”.

Todo ello mientras se oculta la bandera española de los ayuntamientos… ¿puede llegar a mayor dimensión la cortedad de miras y la falta de visión de futuro y de perspectiva de conjunto?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

5 comentarios sobre “(2) ¿Separatismo andaluz? Blas Infante, el visionario belicista y la élite intelectual

  • el 1 marzo 2017 a las 19:40
    Permalink

    Magnífico y documentado artículo, don José. Comparto en Facebook, porque como dice usted muy bien, es urgente difundir la verdadera historia. No sé si algún día desenmascaremos a éste imbécil. Pero cuando menos, pondremos en evidencia las patrañas y la mala baba de esta castuza política que lo ha colado de rondón engañando con premeditación y alevosía a un pueblo inculto y confiado. Gracias y un saludo.

    Respuesta
  • Maria Belèn.
    el 3 marzo 2017 a las 0:19
    Permalink

    Magnifico escrito. Menudo orate estaba hecho Blas Infante. Le fue fácil colocar su averiada mercancía en una Andalucía casi totalmente analfabeta, como era aquella. Después de tantos años su correligionario heredero de su inane cerebro, Gordillo, alcalde de Marinaleda, no ha avanzado ni un milímetro.

    Respuesta
  • JA
    el 3 marzo 2017 a las 1:38
    Permalink

    Gracias. Así es el proceso de etnogénesis andaluza.

    Respuesta
  • el 3 marzo 2017 a las 12:15
    Permalink

    Si en estos dias hasta mi nativa galicia se quiere independizar,dentro de poco seremos una nacion de naciones,como pregonan a los cuatro vientos ciertos mequetrefes politicos

    Respuesta

Deja un comentario