El respeto don Pablo Llarena se gana, no se exige, y el procesado Jordi Turull se ríe de todos los españoles en su cara

Respeto a Pablo LLanera
Respeto a Pablo LLarena. Ilustración de Nacho Díaz

 

 

“Recordemos que el juez Pablo Llarena acordó dejar en libertad a Jordi Turull de Junts per Catalunya (JxCat) el pasado lunes 4 de diciembre, bajo fianza de 100.000 euros en la causa investigada por rebelión”

 

Recordemos que el juez Pablo Llarena acordó dejar en libertad a Jordi Turull de Junts per Catalunya (JxCat) el pasado lunes 4 de diciembre, bajo fianza de 100.000 euros en la causa investigada por rebelión, con prohibición de abandonar España y retirada de pasaporte. El incumplimiento de cualquiera de estas obligaciones conllevaría su inmediato ingreso en prisión.

Aun así, en su auto de libertad, el juez apreció que “NO VEÍA EN ÉL RIESGO DE FUGA” pero recalcó que el riesgo de reiteración de su conducta (la de Jordi Turull) “IMPONE A ESTE INSTRUCTOR, UN MAYOR GRADO DE RIGOR Y CAUTELA”.

“Rigor y cautela”. Con todo respeto a la decisión judicial, me rio yo del “rigor y cautela” del juez Pablo Llarena. Si este hombre, hubiese visto el debate de TVE1 que acabó ayer jueves 7 de diciembre, sobre las 02 horas, bajo mi modesto punto de vista, ya tendría que haber enviado a la Policía Judicial para que devolviera a Jordi Turull a Prisión de una oreja.

Debate en RTVE1
Debate en RTVE1. Ilustración de Nacho Díaz

“Además en el debate el tal Torrent denunció que “no hay normalidad democrática porque Oriol Junqueras está encarcelado. Y está en la prisión porque (la democracia), da miedo al bloque del 155”

Sobre el debate en TVE1, resumo y destaco únicamente la parte afecta al “rigor y cautela” del Juez Pablo Llarena. Lo que dijeron los demás candidatos, no es relevante para mí en este artículo, y quien quiera más información política sobre el mismo, lo tiene a su disposición en todos los medios.

Veamos:

En el debate de TVE1, Roger Torrent, -de Esquerra Republicana de Cataluña y sustituto de Junqueras por estar encarcelado-, lo dejó muy claro: “SEGUIREMOS IMPLEMENTANDO LA INDEPENDENCIA. NO IREMOS TAN RÁPIDO COMO QUERÍAMOS PERO LO HAREMOS”.

Además denunció que “no hay normalidad democrática porque Oriol Junqueras está encarcelado. Y está en la prisión porque (la democracia), da miedo al bloque del 155. El que se encuentre en la cárcel es una MANERA ILEGÍTIMA de intentar ilegalizar Esquerra Republicana de Cataluña”.

¡Toma ya!

Que “Rogelio Torrente” diga esto, deseo dejar meridianamente claro que NO AFECTA A LA DECISIÓN DEL JUEZ PABLO LLANERA, pues este señor, no estaba siendo investigado.

LO QUE SI AFECTA al presunto “RIGOR Y CAUTELA” del juez Pablo Llarena, es que, en el debate de TVE1, no tardó mucho Jordi Turull EN RESPALDAR ESTA POSICIÓN de Roger Torrent, aunque el susodicho, se centró más en el regreso de Carles Puigdemont como presidente -¡COMO PRESIDENTE!- y en recuperar las instituciones catalanas, pero no dio detalles sobre cómo se iba a hacer esto con un presidente catalán -¡DE NUEVO «PRESIDENTE»!-, huido en Bruselas y que no puede volver a España sin ser detenido. Su discurso, absolutamente demagógico y emocional, se resume perfectamente en su alegato final: “O GANA EL 155 O GANA CATALUÑA. Y SI GANA EL 155 ARRASARÁN EL PAÍS” (Supongo que se refiere a Cataluña, porque si es al contrario, ¡Madre mía!).

Justicia de Puigdemont
Justicia de Puigdemont. Ilustración de Nacho Díaz

 

 

“Este discurso incendiario llamando «PRESIDENTE» a un fugado de la justicia y re-que-te-cesado en sus funciones como tal-, se realiza en un medio de comunicación audiovisual en una cadena pública”

 

Este discurso incendiario llamando «PRESIDENTE» a un fugado de la justicia y re-que-te-cesado en sus funciones como tal-, en un medio de comunicación audiovisual en una cadena pública nacional en un “prime time”, haría que se le revolvieran las tripas al legislador que creó la doctrina de “in vigilando”.

Pero parece que al Juez Pablo Llarena, no le ha parecido suficientemente perjudicado “el riesgo de reiteración de su conducta” como para perturbar su “rigor y cautela in vigilando” al recién puesto por él mismo en libertad, Don Jordi Turull.

Pero es que además, Jordi Turull, apenas tres días después de que Pablo Llarena le decretara la libertad condicional, ha sido sorprendido en una comisaría de Policía Nacional de Barcelona cuando intentaba renovar su pasaporte. Aun así, al Juez Pablo Llarena, tampoco le ha parecido que se haya perturbado el “rigor y cautela in vigilando” de este incumplimiento de condena de Jordi Turull.

Jordi Turull con Pasaporte. Ilustracón de Nacho Díaz
Jordi Turull con Pasaporte. Ilustracón de Nacho Díaz

“Hay que destacar, en honor a la verdad, que ante la «tropelía» del golpista Turull solo VOX ha pedido prisión”

Es más, Pablo Llarena se ha permitido el desahogo de manifestar, nada más conocer el hecho, que “No procede a la expedición del pasaporte a Turull Negre, al haberse acordado por auto la retirada del mismo”, pero el susodicho, no ha tomado medida alguna, es decir, enviar, -como antes he mencionado-, a la Policía Judicial para que devolviera a Jordi Turull a Prisión de una oreja. ¡Coño! ¡Pero si en el auto de medidas cautelares fechado el pasado 4 de diciembre, que permitió la salida de prisión de Turull, se imponía la obligación de entregar su pasaporte, no salir de España y presentarse de forma periódica en el juzgado más cercano! (Hay que destacar, en honor a la verdad, que ante esta «tropelía», solo VOX ha pedido prisión).

Grande, Don Pablo Llarena, es usted grande. Y si a los españolitos que somos capaces de observar esta sin razón, nos tratan como si fuésemos gilipollas, no importa, porque ya hay “mentes brillantes” que admiran y aplauden con las orejas sus magníficas “jugadas maestras” plumas asentadas en las fábricas de opinión pública seguidistas de Don Mariano.

Porque señores palmeros de Don Pablo, que lo sepan, fue Don Mariano el que hizo “la jugada maestra” al “sustraerle” el caso a la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela a favor de su “protegido” del Tribunal Supremo. Y no vengamos con milongas y solemnes declaraciones del tipo “Dejemos que la Justicia siga su curso” o “Hay una clara separación de los poderes del Estado”, que me meo de risa.

Los que tengan memoria, que recuerden que desde 1985, no existe en España separación de Poderes, cuando el Partido Socialista aprovechó la mayoría parlamentaria que poseía para reformar la Ley del Poder Judicial y se cargó la independencia de la Justicia, mientras Alfonso Guerra se jactaba de ello gritándolo a los cuatro vientos. Y a ningún Gobierno posterior, ni se le ha pasado por la cabeza arreglar esta injusta situación de la Justicia.

Jordi Turull pasó de la cárcel al plató para sustituir a Puigdemont en el primer debate televisivo del 21-D en TVE1. Y si usted, Don Pablo Llarena, no lo vio, presuntamente peca de incompetente: usted es el garante de que se cumplan las medidas cautelares que usted mismo impuso, practicando la doctrina del “in vigilando”.

Sinceramente, espero que esté usted pensando en devolver a Jordi Turull a Prisión, y que el hecho de que aún no lo haya ordenado, sea una cuestión técnica y no política, porque como afirmaba en el titular, EL RESPETO DON PABLO, SE GANA, NO SE EXIGE.

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jose Ignacio Diaz Tejedo

Jose Ignacio Diaz Tejedo

No viajé a las estrellas como soñaba de adolescente, pero he dado la vuelta a medio mundo alentado por una pasión inagotable por el conocimiento de mis semejantes. He leído unos 9.000 libros, pero cuanto más aprendo, más preguntas me planteo. He vivido mi propia tragedia y convivo con ella como una compañera leal: siempre me enseña algo. Creo que los únicos errores son aquellos de los cuales no se aprende. Soy curioso y renacentista por naturaleza, por tanto, aprendiz de todo y maestro de nada. Mi educación académica no me ha servido para dar soluciones a los problemas reales y solo me queda alzar mi voz publicando lo que mi cabeza y mi corazón me dictan. Pero jamás tendré oficio, porque hacen falta muchos años de trabajo para ser un contador de historias. Así que, no esperéis mucho de mi.

Deja un comentario