Rajoy… Aquí vive un notario. Sinopsis de Rey Viñas

rajoy-notario-o-registrador-dela-propiedad
Rajoy. Notario o registrador de la propiedad

 

 

“¿Tendrá Mariano Rajoy, como Registrador de la Propiedad o Notario otro azulejo parecido en el vestíbulo de su casa?”

 

 

 

Hace algún tiempo hube de ir a un Notario. En la salita de espera que estuve mientras llegaba mi turno, vi uno de esos azulejos con greca y leyenda, decía así: AQUÍ VIVE UN NOTARIO, categórico, arrogante, ennoblecedor, teológico, exultante relucía colgado en un lugar prominente de la pared, resultaba obligado verlo.

Este hombre –-me dije—está noblemente orgulloso de su profesión y de la rectitud con que ha de conducir su vida para ejercerla. Nos avisa que su condición de Notario es garantía de honradez y lealtad, de hombre y señor. ¿Tendrá Mariano Rajoy, como Registrador de la Propiedad o Notario otro azulejo parecido en el vestíbulo de su casa?, me pregunté.

Ni en el vestíbulo, ni en lugar alguno de su casa. Creo que saco las oposiciones muy joven y no ha ejercido como tal nunca. La que ejerce de siempre, es la profesión de político en España, y ésta no engrandece el espíritu, no motiva para andar presumiendo de virtudes reservadas para hombres y señores. A las pruebas me remito. Ahí le tenemos. De Presidente del Gobierno. ¿Y qué…? pues nada, que ahora toda esta casta de políticos, mandamases y vividores, siguen y seguirán disfrutando de sus holgadísimos sueldos, de sus tarjetas de todos los colores, de sus gratis total, de sus innumerables ventajas y prerrogativas, entre lisonjas y parabienes, mientras el pueblo sencillo y trabajador camina engañado y traicionado, como oveja al esquileo y al matadero.

Como siempre. Me he hecho mayor de crisis en crisis; se me han pasado los años entre De la Rosas, Albertos, Bárcenas y Chaves & Chaves, ERE’s y un largo etcétera. ¿Y qué? Tú a trabajar, a pagar y a callar. Sin pasarte, sin equivocarte, sin descanso; en paz con la “olla grande”, con la hipoteca y con el padre de Aido que trabaja en la Diputación. No hay forma. Parece que para integrarse en la vida política, es preciso confundir verbo y predicado; valor y precio; amor y sexo; mandarín y mandatario; público y privado; tuyo y mío; patria y patricios, etc. etc., se trata de reconvertir e invertir valores y principios en un batiburrillo y además, hacer bandera de ello. Es una cuestión de genes, creo yo. Aquella persona decente, honrada y cabal que algún desdichado día decidió entrar en política, puso su vida en el pretil de una profunda y pestilente zahúrda. Y el que no resbaló está a punto.

Aclaración: “en cualquier esfera social cuecen habas y en algunos calderadas” A mi particularmente el gremio de Notarios y Registradores de la propiedad, mi infunde un gran respeto y una profunda admiración. Ruego pues, que ningún profesional de este colectivo se sienta agraviado. Que el Sr. Rajoy ejerza como político y Registrador de la Propiedad es mera coincidencia, avatar del destino. Gracias.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

Deja un comentario