Definición y verso de la Infantería española que siempre se crece cuando vienen mal dadas

Álbum de la Infantería Española
Álbum de la Infantería Española

 

 

“Para buscar un definición rebusco entre mis viejos papeles y encuentro un antiguo Memorial de Infantería, el número 25 de abril 1993”

 

 

 

Para buscar un definición rebusco entre mis viejos papeles y encuentro un antiguo Memorial de Infantería, el núm. 25 de abril 1993. También encuentro un viejo poema que una vez leí escrito en un póster.
Me siento tranquilamente y leo:

¿Qué es la Infantería española?

Nuestro estilo es el Soldado febril que exige un puesto de primera línea, le pegan tres tiros, pierde una mano y aún le quedan ganas de escribir El Quijote. Se llama Miguel de Cervantes, pero también podría contestar a lista como Alonso de Ercilla, Félix Lope de Vega o Pedro Calderón de la Barca.

Es también el Cabo que grita en la alambrada que tiren sobre él porque está rodeado; o el que se queda ciego de una explosión, y ciego y todo, destruye unos carros y rechaza al enemigo.

Es el Sargento Legionario que muere en el asalto, y viene a saberse por sus papeles que era grande de España.

O el Brigada que toma el mando de la Compañía batida y aplastada y la saca adelante.

El Alférez que pierde los dos brazos, y sostiene la Bandera con los codos; o el Teniente que entra pistola en mano en una cueva a desalojar a un puñado de enemigos armados.

Infantería es el Capitán que le han dejado cojo de un cañonazo y prepara su Compañía para empresas divinas; el Comandante que acompaña a su General al destierro, aunque ni está obligado ni comparte sus ideas; o el que cuando recibe orden de retirarse se queda con los Oficiales a cubrir la retirada de los Soldados y al final solicita “Fuego sobre nosotros”.

La Infantería es, perdonen la insistencia, el Coronel que no se rinde aunque le fusilen al hijo, el General que planta cara al amo de Europa, o el que replica la consigna terrible “que la retirada al cementerio”.

Pero todo esto sería la Infantería excepcional, o mejor aún, la Infantería que se crece cuando vienen mal dadas.

Porque la vida cotidiana de la Infantería no es heroica, solamente cansada, a veces aburrida y casi nunca triste.

Lo normal, es la fatiga, el frío, la mojadura, el sudor. Lo corriente, lo que marca el programa, es que te duele todo, tener la garganta seca y el pulso disparándose en las sienes, un chorro entrecortado de fuego en los pulmones, surcos morados en los hombros. Dormir en la nieve o salir del fragor del avión al oscuro silencio del salto nocturno. Trepar interminablemente para volver a bajar, hasta que tiemblen las rodillas. Tirarse al suelo sin resuello, para volver a saltar cada 20 metros.

Acarrear una mochila inmensa y una ametralladora, una radio o el tubo o la placa del mortero. Nunca se sabe que es peor, si la placa o el tubo, hay opiniones.

Lo ordinario, son las horas de guardia, esperando que no pase nada, que es lo mejor que puede pasar.

La sed, el hambre. Quedarse aterido o abrasarse, o ambas cosas a diferentes horas, y todo ello procurando sonreír y cantar.

Pero con todo, todo eso no agota lo que es la Infantería.

Infantería es tratar de hacer bien lo que hay que hacer, aceptando de entrada que puede salir mal, y asombrarse gozoso cuando sale bien.

Es esforzarse sin pedir nada a cambio, si acaso un rato de vidilla, porque la Infantería es humilde hasta para pedir, por no darse importancia. Como aquel que desde Filipinas pedía razonablemente una Compañía de Infantería española para conquistar China, y no se la dieron porque no la había, que si no, quien sabe cuál sería hoy la mayor nación de habla hispana.

Infantería humilde y necesaria como el pan, que moja en todas las salsas y por Dios que no falte.

Infantería machacada y estrujada, como uvas que se hacen vino alegre y suben a la garganta en palabras sencillas: “esto no es nada”, “eso está hecho”, “no importa” o “todavía aguanto”.

Naturalmente, no nos engañemos, la Infantería también raja y reniega, pero solo lo justo y para que quede claro que es estrictamente humana.

La Infantería es mayormente andar, dormir en el suelo y compartirlo todo.

Es haber entendido que se vive para los demás, y que la vida es una larga marcha hasta llegar al salto decisivo de la vida y la muerte, y verlo bien y no darse importancia y no tomarlo a la tremenda.

Y es que hasta cierto punto, solo hasta cierto punto, porque somos barro y Ella es Inmaculada, la Infantería es como su Patrona.

 

Infantería de España
Infantería de España

 

 

 

 

Y para terminar este hermoso poema que lo dice todo:

 

Roto, descalzo, dócil a la suerte,
cuerpo cenceño y ágil, tez morena,
a la espalda el morral, camina y llena
el certero fusil su mano fuerte.

Sin pan, sin techo, en su mirar se advierte
vívida luz que el ánimo serena,
la limpia claridad de un alma buena
y el augusto reflejo de la muerte.

No hay su duro pie risco vedado;
sueño no ha menester, treguas no quiere;
donde le llevan va; jamás cansado
ni el bien le asombra ni el desdén le hiere:

sumiso, valeroso, resignado
obedece, pela, triunfa y muere.

Share on Facebook72Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

Deja un comentario