Les importa una higa la unidad de su patria, siempre en construcción, pero tenemos que votar… De momento en Cataluña

En qué año finalizará la construcción de la 'Sagrada Familia
En qué año finalizará la construcción de la Sagrada Familia

 

 

“¡Cuántos panegíricos! ¡Cuánto boato alrededor del, “Café para todos”! ¡Cuántas banderas e himnos! ¡Cuántos patriotas comarcales hubo que inventar! ¡Cuántas historias hubo que tergiversar! ¡Cuántas lenguas hubo que promocionar!”

 

 

¡Cuántos panegíricos! ¡Cuánto boato alrededor del, “Café para todos”! ¡Cuántas banderas e himnos! ¡Cuántos patriotas comarcales hubo que inventar! ¡Cuántas historias hubo que tergiversar! ¡Cuántas lenguas hubo que promocionar! ¡Cuánto hubo que esquilmar al Erario para mantener sátrapas y adlátere en estas taifas de una España parcelada y subastada!

Si D. Fernando Vizcaino Casas, con su genial “Las AUTONOSUYAS” describió en clave de humor la realidad que había en el momento y profetizó lo que se nos avecinaba cual triste parodia, puede que la mejor síntesis de cómo iban a actuar, todos estos sacamantecas, la hace en estos cuatros reglones, D. Federico Jiménez Losantos en su libro “La Ciudad que fue”:

[…]”la marginación en la vida pública de la media Cataluña castellanohablante, la feroz persecución de todo lo que se opusiera al nacionalismo y la izquierda, el victimismo antiespañol como técnica, el franquismo como coartada y el separatismo como estrategia de futuro para Cataluña” […]

Cuatro acciones perfectamente entramadas, con un solo objetivo final: la independencia. Y ellos lo saben perfectamente, una sin la otra no dará el resultado deseado.

Así, cuarenta años de una administración de filibusteros esquilmando el Erario; emborronando el BOE con leyes para el papel couché y la prensa rosa; jugando entre bambalinas con los sicarios de ETA; dándoles lo que no es suyo a secesionistas, entregándoles patria y hacienda como botín de su triunfo.

 

 

 

“Han pervertido la historia; dejan perseguir con saña a su lengua; les importa una higa la unidad de su patria, siempre en construcción, pero tenemos que votar… De momento en Cataluña “

 

 

 

 

Han pervertido la historia; dejan perseguir con saña a su lengua; les importa una higa la unidad de su patria; dudan del país que construyeron sus ancestros… Etecé, Etecé…

Pero, ¡ah!, mientras… viven en un fatuo continuo, él, ellos, todos los pronombres, y todas sus castas. Todo suculento: sus sueldos, sus lujos, sus fondos de armarios, todos sus langostinos de Vinarós o Sanlúcar y todos sus jamones de Jabugo, suculentos. Para nosotros los cuentos, los sinsabores e ir corriendo a hacienda para pagar la cuenta. Todas las cuentas.

Desmantelemos este antro. Fumiguemos esta podrida sentina de políticos crápulas de vicio y deshonestidad. Ahora o nunca. Pero hay que acabar con tanto abuso del poder que en su día le fue prestado; con tanto abuso de la paciencia que Dios nos ha dado; con tanto abuso de la buena voluntad de la que todavía gozamos. Tenemos que arrancarles las manos de nuestras carteras. Tenemos que impedir que vuelvan a escribir un solo renglón en el BOE. Tenemos que extirpar de nuestras vidas esta plaga de parásitos.

Tenemos que votar… De momento en Cataluña.

Y luego, colguemos un cartel en las puertas del Congreso que rece de esta guisa:

Internet ha detectado un problema y debe cerrarse “Haga clic aquí” ¡Error fatal!. La Democracia ha detectado un problema grave, márchese a casa “vamos a resetear y empezar de nuevo”.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

Deja un comentario