¿Por qué hay que votar en Cataluña el 21-D en las urnas españolas?

Urna abanderada española
Urna abanderada española en la que mañana 21-D hay que votar

 

 

 

Quizá, mi modesto entender, pueda aportar algo de luz a esta cuestión, amigos lectores. Pero como este no es mi campo, ruego que me corrija algún alma caritativa si observa que estoy equivocado.

EFECTO DEL VOTO EN BLANCO

Mientras la Ley Electoral no se modifique, los votos en blanco SÍ afectan al resultado final en perjuicio de los partidos minoritarios. Incrementan en el total de sufragios sobre el que se calcula, LA DISTRIBUCIÓN DE ESCAÑOS y, en consecuencia, elevan el listón electoral mínimo para que un partido pueda tener un representante.

En las elecciones generales, un partido necesita el 3% del total de votos válido para obtener un diputado POR CIRCUNSCRIPCIÓN ELECTORAL. En los comicios locales, este ‘listón’ sube hasta el 5% POR CIRCUNSCRIPCIÓN ELECTORAL. Por ejemplo, para que un partido esté en las Cortes Valencianas, si han acudido a las urnas dos millones de personas, necesita 100.000 votos válidos para cada diputado. Pero si además hay 150.000 sufragios en blanco, precisa 7.500 más. Por eso se suele decir que el voto en blanco favorece a los partidos mayoritarios.

Simulación elecciones con circunscripcion unica
Simulación elecciones con circunscripcion unica

“Pero en ocasiones, a la hora de votar, se producen distorsiones que afecta a los partidos que tienen a sus electores concentrados en muy pocas circunscripciones”

Caso de que una candidatura no llegase a ese 3 o 5 % POR CIRCUNSCRIPCIÓN ELECTORAL, los votos no pasarían a engordar las candidaturas de la misma candidatura -en otras circunscripciones electorales-, sino que se repartirían desproporcionadamente según una complicada formula del Sistema d’Hondt, favoreciendo a los partidos más votados. El voto no se “pierde”, sino que va a parar a engordar la candidatura que el elector no ha elegido.

Pero en ocasiones, se producen distorsiones que afecta a los partidos que tienen a sus electores concentrados en muy pocas circunscripciones. Con escasas papeletas en el conjunto nacional pueden acceder a la Cámara Baja, mientras que otros con sus votantes repartidos de manera más uniforme obtienen menos diputados.

Eso es, por ejemplo, lo que ocurrió en 2.011 con UPyD y PNV. La formación de Rosa Díez, se presentó en TODAS LAS CIRCUNSCRIPCIONES y reunió 1.140.242 votos (el 4,69% del total); los nacionalistas tuvieron listas en las tres provincias vascas y sumaron 323.517 sufragios (1,33%). Los dos consiguieron los mismos escaños: cinco.

Recuento de votos
Recuento de votos

EFECTO ABSTENCIÓN

 

 

La abstención o la no participación a la hora de votar es lo mismo. Es decir, supone no introducir ninguna papeleta en una de las dos urnas -la autonómica o la local- o no ir al colegio electoral. Aunque las cifras de abstención suponen a veces la mitad del electorado, incluso si están avalados sólo por un 30% de los votantes, la ley considera los resultados legítimos. No está claro a quién beneficia o perjudica la abstención, si bien los estudios detectan que suele afectar más a los partidos cuyos votantes menos se hayan movilizado.

La solución rápida que yo propongo, amigos lectores es que sin modificar la Ley Electoral, (que conllevaría un referéndum engorroso, pues habría que tocar la Constitución), si modificar la cantidad de CIRCUNSCRIPCIÓN ELECTORALES en España. EN LAS ELECCIONES GENERALES, España se divide en 52 circunscripciones: una por provincia más Ceuta y Melilla. A partir de cada una de ellas se procede a la conversión de votos en los 350 escaños del Congreso.

Pero ¿Qué ocurriría si con el mismo Sistema d’Hondt hubiese una ÚNICA CIRCUNSCRIPCIÓN para votar? Pues … Mañana lo veremos

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jose Ignacio Diaz Tejedo

Jose Ignacio Diaz Tejedo

No viajé a las estrellas como soñaba de adolescente, pero he dado la vuelta a medio mundo alentado por una pasión inagotable por el conocimiento de mis semejantes. He leído unos 9.000 libros, pero cuanto más aprendo, más preguntas me planteo. He vivido mi propia tragedia y convivo con ella como una compañera leal: siempre me enseña algo. Creo que los únicos errores son aquellos de los cuales no se aprende. Soy curioso y renacentista por naturaleza, por tanto, aprendiz de todo y maestro de nada. Mi educación académica no me ha servido para dar soluciones a los problemas reales y solo me queda alzar mi voz publicando lo que mi cabeza y mi corazón me dictan. Pero jamás tendré oficio, porque hacen falta muchos años de trabajo para ser un contador de historias. Así que, no esperéis mucho de mi.

Deja un comentario