A todos mis camaradas que alguna Navidad tuvieron, como único árbol, uno coronado por la luna llena

A MIS CAMARADAS. Ferrer Dalmau
A MIS CAMARADAS. Ferrer Dalmau

“A todos los camaradas que alguna Navidad tuvieron como único árbol un oscuro abeto en la noche cerrada coronado por la luna llena”

 

 

A quienes más de una fría mañana en el campo, bajo la lluvia, empapados tras cruzar un río, ateridos por el viento invernal o sentados sobre la nieve abrazaron con fuerza sus manos sobre el jarro de la cantimplora para sentir el calor del café, el único calor en kilómetros a la redonda.

A todos aquellos que aprendieron a montar la mochila para soportar la carga durante largas jornadas de marcha sin fin y se ajustaron sus botas para que las ampollas fueran menos molestas con el único consuelo de unas tiritas y unos calcetines secos al final de la jornada guardados con celo en una bolsita estanca.

A todos aquellos que sintieron el verdadero orgullo de recibir y bautizar el uniforme militar de la Patria frente a sus compañeros y familia.

A todos aquellos que se les erizó el bello y sintieron la piel de gallina cuando gritaron con orgullo “SI JURO” escucharon el Himno Nacional y al escuchar el toque de oración supieron parar en silencio y traer a la memoria a todos los Caídos que nos precedieron.

A todos aquellos que desde el primer día al mirarse al espejo disfrutaron ese momento donde podían observar que su uniforme de trabajo no era de “trabajo” sino de un “estilo de vida” pues jamás pensaron al optar por la carreta de las armas en la remuneración económica sino en la preparación para entregar la vida cuando fuera requerido para ello.

A todos los que sabiéndose que terminarían embarrados, empapados y sudorosos, al enmascararse una noche fría y ventosa al pintarse la cara sintieron la mística de formar parte de un sagrado ritual guerrero.

A todos aquellos a los que se les hace un nudo en la garganta, se les hincha el pecho y se detienen respetuosamente al escuchar las notas del Himno Nacional y contemplar cómo la Bandera Nacional asciende a lo más alto del mástil.

A todos los que la distancia del hogar, el abrazo y roce de los suyos, el frio, calor, hambre, sueño, cansancio, les enseño a valorar y disfrutar las cosas simples de la vida sabiendo además que lo hacen por la mejor causa que es la defensa de la Nación Española.

A todos los que de su experiencia profesional aprendieron la lección y reforzaron conceptos como el respeto, integridad, lealtad, sacrificio, valor, perseverancia, disciplina y tantas Virtudes y Valores más para poder considerarse hombre de bien y un digno hijo de la Patria.

arbol con luna llena
A todos los que alguna Navidad tuvieron como único árbol un oscuro abeto en la noche cerrada coronado por la luna llena

A quienes sintieron como un “hermano” al camarada que pasó por lo mismo estando a su lado, acarreó con su mochila, le sirvió de apoyo dispuesto a no abandonarle jamás pasase lo que pasase unido bajo un sagrado juramento.

A los que ya se fueron, pero los tenemos presentes en nuestras oraciones, y que estuvieron ahí con nosotros en los mejores y peores momentos nos tendieron su mano y su sonrisa.

A todos los que alguna Navidad tuvieron como único árbol un oscuro abeto en la noche cerrada coronado por la luna llena.

A todos mis Camaradas…

Os deseo de corazón una ¡¡¡ FELIZ NAVIDAD !!!, mis mejores deseos y que todos vuestros anhelos se cumplan porque pase el tiempo que pase, sea la distancia que sea la que nos separe siempre estáis y estaréis conmigo.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

3 comentarios sobre “A todos mis camaradas que alguna Navidad tuvieron, como único árbol, uno coronado por la luna llena

Deja un comentario