Con el infinito vals de Chopín la pasión me frena el tiempo… La amiga Silvia desde Santander

El vals de chopín
Con el infinito vals de Chopín la pasión me frena el tiempo.

“Ahora, y muy cerca del encuentro, se me diluye por todo el cuerpo ese estribillo imaginado en el vals de Chopín: “Es inútil volver sobre lo que ha sido y ya no es”

Tú nunca me dirás “ven”, aunque yo hubiera dejado todo por ti… Lo sé, hay caminos sin retorno que nos llevan a la nada, a un lugar llamado olvido..
Allí te esperé, desesperé, me perdí, te encontré, y después de muchas lunas ansiando tu boca, tu silencio acalló mis ruidos, el frío encuentro heló mis besos. 
No, no hay retornos, “volver”.., pudo ser, pero dejó de ser, volver.., ya no es, ni siquiera un sueño del que solo recuerdo unas palabras de Anatole France: “La nada es un infinito que nos envuelve: venimos de allá, y allá nos volveremos. La nada es un absurdo y una certeza; no se puede concebir, y sin embargo, es”,  una cita que se disuelve al ritmo del piano amplificado de sensaciones con el que cada nueva nota se transforma en beso de pasión y comienzo a bailar.
Ahora, y muy cerca del encuentro, se me diluye por todo el cuerpo ese estribillo imaginado en el vals de Chopín: “Es inútil volver sobre lo que ha sido y ya no es”.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Silvia Gutiérrez Oria

Silvia Gutiérrez Oria

Profesionalmente.., arquitecto de interiores, de pasión creativa , licenciada en sentimientos y emociones. Observadora compulsiva del ser humano, sarcástica de vez en cuando, tímida pero resuelta, y muy intensa. Disidente de la igualdad, ni con el hombre ni con nadie, somos únicos e irrepetibles. Reivindico mi lado más femenino, el más sensual y creo en el derecho a ser frágil, pasional y romántica con la osadía de un gladiador Mi vocación principal es ser mujer, una mujer en búsqueda activa de sí misma y de los valores que de verdad importan. "Soy la mujer que piensa..Algún día mis ojos encenderán luciérnagas" (Gioconda Belli)

Deja un comentario