Cuatro puñales, cada seguidilla, y cada endecásilabo, una espada. Hay que romper los versos más hermosos por España

cuatro puñales, cada seguidilla, y cada endecásilabo, una espada
Cuatro puñales, cada seguidilla, y cada endecasílabo, una espada. Hay que romper los versos por España

 

 

“Cuatro puñales, cada seguidilla, y cada endecasílabo, una espada. Hay que romper los versos por España”

 

 

Hay que romper los versos más hermosos. Esos versos con flores y nostalgias; los que nos llenan de emoción el pecho, los que perfuman de tristeza el alma.

Hay que quebrar los versos favoritos, y hacer con ellos armas para España: cuatro puñales, cada seguidilla, y cada endecásilabo, una espada.

Tiempo habrá de cantar cuando amanezca, cuando vuelve el guerrero a su cabaña. Y en los jardines crezcan los rosales. Y en los cielos sonría la esperanza. Pero ahora que es noche, negra noche, y el enemigo, entre sombras, avanza, hay que cerrar las filas desunidas y renunciar a todo por la Patria.

El verso que se muera entre mis labios, otro poeta lo dirá mañana, pero no habrá perdón para nosotros si, por cobardes, se nos muere España.

 

 

“No habrá perdón para nosotros si, por cobardes, se nos muere la Patria”

( poema dedicado a José Antonio por Gonzalo Pulido Castro )
Share on Facebook78Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Belén López Delgado

Belén López Delgado

Soy una apasionada de la aviación y de la escritura. Quise ser piloto pero me faltaron medios económicos, y me tuve que conformar con ser azafata. Poco después descubrí que es mucho mas divertido y gratificante estar en una cabina de pasajeros que aburridos frente a un montón de relojitos. Encontré ante mí un mundo deslumbrante para aprender de otras gentes y otros países, que me absorbieron toda la dedicación a ese libro en ciernes que me habría encantado escribir. Valoro y defiendo, hasta donde me es posible, la Coherencia. Tengo para mí que es una de las cosas más difíciles de mantener en nuestra esencia y existencia humana. Y Max, ese personaje, que suele acompañar casi todos mis escritos, lo visualizo como un diminuto demonillo, de color rojo; un ser travieso, descarado y adorable que forma parte de mi otro yo; ese yo que, libre de pudor y diplomacia, se atreve a decir abiertamente lo que estoy pensando.

6 comentarios sobre “Cuatro puñales, cada seguidilla, y cada endecásilabo, una espada. Hay que romper los versos más hermosos por España

  • el 25 octubre 2017 a las 18:17
    Permalink

    Emocionante poema Belen.De los que ponen en pie el corazon y enamoran el alma.Gracias.Un abrazo.

    Respuesta
  • Antonio De la Torre Luque
    el 26 octubre 2017 a las 20:37
    Permalink

    Magnífico, Belén. Con tu permiso, lo comparto.

    Respuesta
  • el 29 octubre 2017 a las 11:17
    Permalink

    Impresionantes versos, muy oportunos y actuales, tan distintos a los mensajitos mediocres y argumentos fantasmas a los que nos estamos acostumbrando

    Respuesta
  • el 9 enero 2018 a las 23:09
    Permalink

    De los que llegan al alma. Emotivo y totalmente actual, lástima que ya nadie escriba así y, si lo escriben no se atrevan a publicar. Felicitaciones

    Respuesta
  • el 15 enero 2018 a las 17:13
    Permalink

    Gracias a los lúcidos y valientes que, en una España adoctrinada por los progres, hacen cosas tan hermosas que levantan la moral de los que amamos a la Patria.

    Respuesta
  • el 24 marzo 2018 a las 18:59
    Permalink

    He de suponer, doña Belén, que si no llegaste a ser piloto, no fue por demérito tuyo, sino por la discriminación que había en España contra nosotras.
    “¡Las mujeres a servir!”. Era vuestro sino.

    Fíjate, hasta 1966 nos tenian vetado el acceso a la Judicatura. Las mujeres no podiamos ser juezas porque “éramos” mentalmente “incapaces”.
    Ahora, 50 años más tarde, somos más de la mitad. Y en los años ’20 seremos el 80%.

    Si hubieras nacido ahora, no serias camarera de vuelo, serías piloto.

    Respuesta

Deja un comentario