El futuro ya está aquí y, con Black Mirror, se hace viral. (Y no molan nada los millones de LIKES sin autocrítica)

Puntuación Black Mirror
Puntuación Black Mirror

 

 

“Nos encadenamos a la dependencia de ser visionados y hacemos seguidistas de quien sea, con tal de “destacar” en algo o ante alguien”

 

 

 

Miles de “LIKES” son a las redes sociales, lo que las endogamias son a las antiguas Monarquías Europeas: degenerativas.

Solo nos relacionamos entre nuestros afines, o con de quienes, interesadamente, queremos ser “amigos” porque tienen muchos “Seguidores”, “Corazoncitos”, “Estrellitas” y “Pulgares arriba”.

Así, nos encadenamos a la dependencia de ser visionados y hacemos seguidistas de quien sea, con tal de “destacar” en algo o ante alguien. De esta manera, pasamos de ser víctimas del síndrome, al abuso profundo de las redes sociales, abuso que durante mucho tiempo ha sido considerado como un trastorno mental, pero que ahora los científicos han demostrado que es una enfermedad grave, que necesita tratamiento y que va en aumento: sólo en el mundo equipado tecnológicamente, hay unos 1.200 millones de usuarios de Facebook, por ejemplo.

“Black Mirror y el futuro de las redes sociales, que ya está aquí”

“El capítulo primero de la tercera temporada de la serie emitida por NetFlix, “Black Mirror”, titulada “Caída en picado”, contemplamos  un mundo en el que las personas pueden calificar y ser calificadas por puntuaciones de una a cinco estrellas en cada interacción social que realicen”

En el capítulo primero de la tercera temporada de la serie emitida por NetFlix, “Black Mirror”, titulada “Caída en picado”, en un mundo en el que las personas pueden calificar y ser calificadas por puntuaciones de una a cinco estrellas en cada interacción social que realicen, Lacie trabaja en una oficina y vive en un mundo aparentemente ideal donde cualquier interacción humana, se evalúa con “estrellitas”; es un mundo donde predomina la obsesión por tener una buena imagen pública en las redes sociales (¿Os suena de algo?). Su amiga del colegio, Naomi está muy bien posicionada en la élite social, y Lacie está desesperada por unirse a ella, pues las puntuaciones altas en redes sociales, son el billete de ida para abrirse camino en la escala social, laboral, sexual y hasta moral.

El mérito de este capítulo de “Black Mirror”, reside en plantearnos qué será de nuestra existencia si seguimos por este camino. Y no, no se trata de un futuro muy lejano el que se nos avecina.

Es un mundo tan cercano como el tenebroso filtro de Instagram de color pastel, donde hay mucha gente que se pasa la vida fingiendo que son felices…y no sólo en Instagram, obviamente.

Radio Futura
Radio Futura

Para nuestra desgracia, este mundo ya se va pareciendo a ese futurible otro mundo, en el que, obligatoriamente, debemos nacer o convertirnos en hipócritas y endogámicos, si queremos sobrevivir… literalmente.

Este capítulo en concreto, debería ser de obligado visionado desde los Colegios de Primaria hasta los Centros de la Tercera Edad.

Como decía el grupo de la “movida madrileña” Radio Futura en su canción “Enamorado de la moda juvenil”, ¡El futuro ya está aquí!…

(Y no mola nada).

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jose Ignacio Diaz Tejedo

Jose Ignacio Diaz Tejedo

No viajé a las estrellas como soñaba de adolescente, pero he dado la vuelta a medio mundo alentado por una pasión inagotable por el conocimiento de mis semejantes. He leído unos 9.000 libros, pero cuanto más aprendo, más preguntas me planteo. He vivido mi propia tragedia y convivo con ella como una compañera leal: siempre me enseña algo. Creo que los únicos errores son aquellos de los cuales no se aprende. Soy curioso y renacentista por naturaleza, por tanto, aprendiz de todo y maestro de nada. Mi educación académica no me ha servido para dar soluciones a los problemas reales y solo me queda alzar mi voz publicando lo que mi cabeza y mi corazón me dictan. Pero jamás tendré oficio, porque hacen falta muchos años de trabajo para ser un contador de historias. Así que, no esperéis mucho de mi.

Deja un comentario