Prisión permanente revisable: La única cadena que, para protegernos, se perpetúa envuelta en papel de fumar

La única cadena que se perpetúa se envuelve en papel de fumar
La única cadena que se perpetúa se envuelve en papel de fumar

 

 

 

Leer antes de leer:

Lo que usted va a leer no es más que una reflexión sin mayores pretensiones que la de provocar la risa sarcástica para retrasar la irrupción de una lágrima.

¿Quién desea vivir el resto de su vida entre las cuatro paredes de una celda y que esa celda forme parte de una prisión de reciente inauguración formada por varios bloques de celdas en las que residen cientos de hombres, que en una altísima proporción gritan -a quienes quieran oírles- que son inocentes?

“De qué se habla cuando usted o usted se muestran partidarios de que el Código Penal recoja la pena de prisión permanente (revisable, dicen, como si hablaran de la ITV)”

[Si ha llegado hasta aquí sin asfixiarse: Enhorabuena]

De qué se habla cuando usted o usted se muestran partidarios de que el Código Penal recoja la pena de prisión permanente (revisable, dicen, como si hablaran de la ITV) para aquellos delitos de especial crueldad, pero olvida esta perla de la Constitución.

Artículo 25:
“Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social.”

Como no pretendo hacer un recorrido exhaustivo, le invito a que nos echemos unas risas.

¿Acaso usted ignora conscientemente que vivimos atrapados —o enredados— en un estado de opinión que marca las decisiones más importantes de nuestro Estado?

Pero no sea presa fácil para el desánimo, que aún resta algún detalle constitucional. Por ejemplo, detengamos nuestra inocente mirada en el…

Artículo 14:
“Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.”

Pues resulta que la Ley Integral contra la Violencia de Género (LIVG) va a su aire constitucional.

No salgo de un susto y…

Artículo 40
1. “Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa (…)
Y en lontananza aparecen los privilegios a todas luces infumables (recogidos en la Carta Magna) del País Vasco y Navarra.

Continuemos en el club de la comedia con el siguiente chiste:

Artículo 103
1. “La Administración Pública sirve con objetividad los intereses generales y actúa de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, desconcentración y coordinación, con sometimiento pleno a la ley y al Derecho.”

No puedo (ni debo) olvidar el papel que juegan nuestros amados servidores públicos elegidos por sufragio universal, libre, directo y secreto, cuando el día de su toma de posesión se acercan a la mesa y sueltan un SÍ de proporciones cósmicas tras oír …

“¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo… con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución, como norma fundamental del Estado?”

Y ese ‘territorio’ tan al noreste.

Sí señor, son ellos –o una parte alícuota– quienes demuestran su indignación ante la prisión permanente revisable a la que serían condenadas aquellas excrecencias humanas que cometieran delitos de: terrorismo, genocidio o de lesa humanidad. Porque sus señorías están convencidas –y las redes sociales jamás se equivocan– de que esa pena no es otra cosa que una muestra de venganza; que un asesino en serie o un pederasta se curan con terapias de grupo, peregrinando a santuarios la mar de laicos, con abrazos sociales y una paguita.

Esos seres de luz que abominan de tamaña figura penal son los mismos que jamás recuerdan, legislatura tras legislatura, que la Constitución tiene otros artículos, algunos tan ‘curiosos’ como los que se reproducen en este texto, pero claro, ellos se defienden con decretos de hierro y nos ‘protegen’ con papel de fumar.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Miguel Angel Contreras Betancor

Miguel Angel Contreras Betancor

Podría afirmar que nací en Las Palmas de Gran Canaria y no me equivocaría, incluso, si fuera menester, no me importaría aseverar que en el oficio de escribidor -variantes: plumilla y creador de historias- llevo dando el coñazo varias décadas. Tanto es el cariño que siento por el arte de casar vocales y consonantes, que un día me ofrecieron dirigir la revista https://solonovelanegra.com -género negrocriminal y policial-. Y ahí estoy, con el alma llena de balazos y los ojos a rebosar de enigmas y medias verdades. Casi, como la vida misma.

Deja un comentario