El sistema económica de los sinvergüenzas: La obsolescencia programada

Obsolescencia programada
Obsolescencia programada

 “Las empresas de bienes de consumo e incluso de trabajo profesional tienen los famosos chips de obsolescencia programada”

 El sistema liberal de Estado de Derecho, debiera serlo, y debiera serlo porque lo impusiéramos todos nosotros a golpe de demandas judiciales, como hacen los americanos del norte por un quítame allá esas pajas. Digo esto, estimado lector pensante, que supera con creces el cien raspadito de cociente intelectual, porque al parecer el montante global de la población no comprende, o lo que es peor le da igual, que nos están mensualmente esquilmando, lo que en justicia deberíamos atesorar como ingresos que aumenten tanto nuestro futuro de pensionistas, como la herencia de nuestros hijos.

Pero no, parece que los detentadores de poder y grandes empresas de este mundo, que ya en principio no tienen porque ser el señor rico con sombrero y puro, si no los consejos de administración de grandes corporaciones que nos venderán esto como que es beneficioso para muchos. Porque tienen fondos en pensiones organizaciones de investigación etc. Pero mira tu por donde, no generan bienes líquidos para los individuos que deberíamos ser los importantes, pues somos la base de la sociedad.

“Nuestras nóminas son los huevos de oro de los ogros avariciosos que nos sangran mes a mes”

Parecemos las gallinas de los huevos de oro, sí, sí como la del cuento… Nuestras nóminas son los huevos de oro de los ogros avariciosos que nos sangran mes a mes. Las compañías eléctricas, da igual de cual se trate, las del gas; lo mismo para ellas, las telefónicas; estas se llevan la palma… así como el IVA del veintiuno por ciento o los precios de los alimentos que suben día a día, o los servicios, como actividades extraescolares, cursos de formación, universidades, másteres etc, etc, etc…

No me quejo de vicio no, cualquiera puede comprobar que con un sueldo de dos mil y pico euros si tienes dos hijos la cuesta arriba perenne se hace todos los meses. No te cuento si ese mes tienes el seguro de la casa, del coche o de cualquier otra “gilipollez” que se le ocurra a usted, (que es usted un antojado vaya). Aprenda a vivir sin alarma y sea como los demás, déjese robar o que asalten su casa como a los otros tontos. (Vamos el patio de tu casa, que se moja como los demás), y no me agacho, no vaya ser que me den por detrás aprovechando la postura. Ahora ya, en el colmo de los colmos, las empresas de bienes de consumo e incluso de trabajo profesional tienen los famosos chips de obsolescencia programada. No es que no lo puedas arreglar, pero suelen estar en sitios en donde cambiarlos es más caro que comprar uno nuevo.

“Y en ese orden de cosas en un nivel menos importante pero no menos gravoso están la venta de teléfonos móviles, tablets y demás zarandajas para sacar la pasta al sufrido paganini”

Recuerdo que tengo en casa un ventilador Taurus, del año mil novecientos setenta…, tan campante, sigue haciendo su función de manera alegre y desinteresada. ¿Dónde vamos a comprar hoy uno así? En ninguna parte, lo digo alto y claro, si dura seis años, ya dura demasiado (suerte que has tenido, que cabrón dirá el fabricante no le ha fallado ya). El otro día llamé a una tienda de informática de Mac una Mac Strore como está de moda decir. El caso es que mi ordenador, un G5 Intel que costó una pasta casi cuatro mil euros, después de siete años empieza a renquear, va lento. Pregunto por el tema y la respuesta es “como espera usted que un ordenador dure tanto tiempo”. Pues sí, lo espero porque ustedes lo venden como material pro o sea profesional, para trabajar y en realidad venden una mierda con caducidad pro, para que el sufrido inversor, en este caso yo, tenga que soltar la pasta para comprar otro Pro mucho más caro al que ya no le valen los programas y periféricos que en su día fueron la bomba.

Sinvergüenzas, es la única definición aplicable. Y lo mismo pasa con las empresas que tenían software de aplicación profesional como ADOBE. Antes comprabas tu programa por mil euros o por ahí y luego cada dos o tres años actualizabas al precio de unos doscientos. Pero no, esto al parecer es una tontería, ahora se ha puesto de moda alquilar los programas que usas en red de modo que te obligas a pagar unos diez y nueve euros mensuales, para usarlo, vamos que en seis años has pagado el programa entero. Pero claro hay que ordeñar a la gallina; tú. Y en ese orden de cosas en un nivel menos importante pero no menos gravoso están la venta de teléfonos móviles, tablets y demás zarandajas para sacar la pasta al sufrido paganini.

 

Y lo malo es que mucha gente o no se da cuenta o le parece una cosa de lo más normal. Vamos que muchos viven tutelados, por la presión de no tener dinero, en el mejor de los mundos y esto no ha hecho más que empezar. A este ritmo no explotará nunca, lo haremos nosotros pero de asco, si alguien no lo remedia. Siento ser tan políticamente incorrecto, pero es que hoy se me han hinchado los cataplines, sin perdón. Basta ya, aski Da (En Vasco) o Asco da (en Madrileño) que para el caso es lo mismo. Y eso que yo creo en una sociedad libre de mercado sí, pero libre de víboras y sinvergüenzas. Estado de Derecho Liberal sí, pero con libertad y derechos para todos no solo para unos pocos.

Share on Facebook18Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario