De los humanos individuales, el origen de las especies, la supervivencia de los mas aptos y la protección de los débiles

Origen de las especies
Origen de las especies

 

“A la luz del conocimiento y la sensibilidad propia de nuestra humanidad y el origen de las especies, salvo psicopatías, estemos inclinados a proteger a los desvalidos”

¿Por qué no funcionan los comunismos? La respuesta es muy sencilla. Como todo el mundo sabe, o si no debiera saberlo, los seres humanos al igual que todos los animales, son también animales evolucionados, que erróneamente piensan que son superiores a los demás seres vivos que habitan la Tierra. Pero aunque sea así, no podemos liberarnos de nuestras miserias animales por mucho que nos vistamos de seda como la mona. Una cosa es que a la luz del conocimiento y la sensibilidad propia de nuestra humanidad y el origen de las especies, salvo psicopatías, estemos inclinados a proteger a los desvalidos y menos afortunados; eso mismo nos hace seres humanos, no hubiéramos llegado hasta aquí sin ello; que afirmar que la historia tiene un sentido.

A esto va un mundo. Ni la historia lo tiene, ni la evolución, ni acaso tampoco la inteligencia que depende de muchos factores, y por lo menos más de la mitad, de nuestra propio carga de particularidades genéticas. Pero volvamos al tema. Los seres humanos han llegado hasta aquí, no porque todos fueran genios, si no porque algunos los fueron en grado sumo y arrastraron a los demás. Pero pocos, muy pocos, si comparamos con la gran masa animal humana, son los que tiraron del carro en una dirección que producía beneficios Intelectuales, comerciales, riqueza, sabiduría y aplicación del conocimiento en tareas útiles para la generalidad.

Está claro que la gran mayoría recogió el testigo que señalaba la dirección, porque en parte a todos beneficiaba. Y así llegamos hasta que alguien pone en tela de juicio las normas de la naturaleza humana, que es providencialmente primate, con su jerarquía, producida por diferencias de motivación, empuje, inteligencia y otras cualidades o taras que serían muy largas para enumerar y definir. Por esto los postulados comunistas no funcionan ni funcionarán nunca por muchos millones de muertos que algunos torpes se encarguen de añadir ya a la extensa lista, porque va en contra de la evolución, que no es de especies, como se solía decir, si no de individuos. Los seres vivos están sujetos a un solo interés, la supervivencia propia y la de sus genes y para ello necesitan poder pasar estos a la siguiente generación. No necesita pasárselos al vecino, ni al extranjero, ni a su cuñado, no, necesita pasárselos a sus descendientes y ha de procurarles el mayor beneficio de manera casi obligatoria, su cuerpo y mente se lo exigirán, bajo pena de gran sufrimiento moral si no lo hace.

“De ahí que el nepotismo esté tan cotizado entre nosotros. Todas esas practicas, que moralmente consideramos como abyectas, tienen su base en la fuerza de los genes por perpetuarse”

De ahí que el nepotismo esté tan cotizado entre nosotros. Todas esas practicas, que moralmente consideramos como abyectas, tienen su base en la fuerza de los genes por perpetuarse. Las violaciones y el acoso, que no por esto dejan de estar fuera de lugar y han de ser perseguidos, son impulsos primarios de los machos de todas las especies, para conseguir tener prole. Si la hembra es la que elige, su única arma es la insistencia. Esto visto desde un punto de vista aséptico, no es malo ni bueno, simplemente es.

Afortunadamente, los seres humanos, hemos creado una serie de reglas de comportamiento para poder convivir en sociedad sin matarnos y debemos aceptarlas para no volver a la ley de la selva, que por otra parte es la natural, que corresponde a una especie que en su devenir debe buscar evolucionar a otros estados mejorados, en naturaleza el débil es eliminado. El comunismo va en contra de estos impulsos humanos, porque anula al individuo como tal y hace hincapié en el beneficio de los grupos, relegando al individuo a un mero comparsa de las situaciones. Si solo hay una fabrica de pantalones y no tiene competencia, la gente estará obligada a comprarlos, con lo que a la larga, por desidia de los costureros, la calidad degenerará hasta niveles irrisorios, si esto lo expandimos a todas las áreas del saber humano, conseguimos la desidia total y el fracaso y hundimiento del sistema, como varias veces se ha visto.

Los animales humanos no ven la utilidad de trabajar en pro de grupos, si no la de trabajar en beneficio de sus propia descendencia, a lo sumo de sus allegados y esto con reparos. Esto es así, aunque la generalidad de las personas no sea consciente de que lo es. No hay que añadir más argumentos aunque se podría, dado que este es el básico y del que surgen todos los demás. Deberían reflexionar los políticos de izquierda, en cómo se puede conseguir sostener al menos válido por otros métodos que no vayan en contra de nuestra ineludible tendencia a primar nuestros genes por encima de los de otros y dejando siempre la libertad individual que hace falta para que se siga avanzando la evolución humana de los más aptos sin dejar de lado a los menos. Al menos es lo que yo creo. Alguno dirá, “el que no se valga por si mismo que muera, como en estado de naturaleza”, pero la contestación a eso es fácil, es un ser vivo de tu propia especie, la humana, la que razona y siente empatía hacia otros seres humanos, por el mero hecho de serlo, salvo enfermedad mental. Debemos ayudarles, pero de ahí a anular la fuerza arrasadora del individuo como tal, metiéndolo en un ambiente hostil que le niega la propia iniciativa hay un mundo, mucho camino que desandar desde el buenismo bobalicón de algunos, que debieran pensar más.

Por cierto esto no lo digo yo, que no soy tan listo como para sacar todo ese conocimiento de mi chistera, lo dicen científicos reconocidos internacionalmente como Richard Dawkin, T. Edgar O. Wilson y Sociobiólogos en general. Recomiendo la lectura de “Le club de l´horloge”, “El relojero ciego”, El gen Egoísta”, “El origen de las especies” y otros sobre el tema. Aclaran mucho las ideas.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario