Homenaje a las demoras vanas del tiempo, el hogar y Paul Verlaine

EL HOGAR...
EL HOGAR…

 

 

“El recuerdo de muchas otras sensaciones de las que disfrutamos los que tenemos el enorme privilegio de tener…Un hogar…”

 

 

 

Esa sensación de que perteneces a algún lugar…Ese lugar que te espera cuando volvemos cansados después de una dura jornada…El olor especial que solo él tiene…Olor a tu gente… A las cosas que amas y que día a día, año a año hemos ido atesorando… Cosas sencillas que nos hacen felices y a las que añoramos cuando estamos lejos… Las sábanas con olor a lavanda… Los libros que lo llenan todo… ¡incluso hasta el cuarto de baño!… Nuestra taza preferida para saborear un buen té mientras intercambiamos confidencias al calor de la chimenea una tarde de invierno… El recuerdo de un día inolvidable alrededor de la mesa con un grupo de amigos… Y muchas… Muchas otras sensaciones de las que disfrutamos los que tenemos el enorme privilegio de tener…UN HOGAR…

Con las palabras de un grande os deseo…¡Un gran fin de semana también!.

 

 Poemas de Paul Verlaine
Poemas de Paul Verlaine

 

 

El hogar y la lámpara de resplandor pequeño;
La frente entre las manos en busca del ensueño;
Y los ojos perdidos en los ojos amados;
La hora del té humeante y los libros cerrados;
El dulzor de sentir fenecer la velada,
La adorable fatiga y la espera adorada
De la sombra nupcial y el ensueño amoroso.
¡Oh! ¡Todo esto, mi ensueño lo ha perseguido ansioso,
Sin descanso, a través de mil demoras vanas,
Impaciente de meses, furioso de semanas!

PAUL VERLAINE (1844-1896)
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Mercedes Ibáñez Huete

Mercedes Ibáñez Huete

Realizadora de TVE casi desde que nací. Capricornio nata, amo la poesía y el chocolate apasionadamente, adoro la Navidad, las charlas con amigos y la familia. Me encantan los días de otoño y las noches de invierno y aunque soy española de nacimiento y de corazón, viajaría en el tiempo hasta la Escocia de los siglos XVIII y XIX y me quedaría allí mucho tiempo. Definitivamente el Romanticismo es mi época. Esa soy yo.

Deja un comentario