Viajar en tren… Este mundo siempre fue y sigue siendo mágico para mi

VIAJAR EN TREN...
Viajar en tren

 

“Tristezas y alegrías quedan en el aire y se confundirán con otros diferentes cuando dentro de un tiempo llegue o salga otro tren… Este mundo siempre fue y sigue siendo mágico para mi”

 

 

 

Cuando era muy niña y antes de que en casa existiera el lujo de un pequeño utilitario a disposición de la familia… No había nada mas emocionante que viajar en tren… Lo recuerdo, en aquellos trenes de compartimientos cerrados al larguísimo pasillo, donde los viajantes solitarios fumaban un cigarrillo asomados a las ventanillas… Esos asientos de gutapercha con unos reposacabezas utilizados exclusivamente por las personas mayores, porque los pequeños apenas llegábamos con los pies al suelo… Con suerte los únicos viajeros que ocupábamos el compartimiento éramos nosotros, pero como era al comienzo de nuestras vacaciones, siempre existía el estudiante que volvía a casa… El viajante de comercio o la abuelita que hacía ganchillo y sonreía por encima de sus pequeñas gafas… Tras la pelea entre hermanos y el turno riguroso para ocupar el asiento cerca de la ventanilla y cuando me tocaba el turno… Me aislaba totalmente contemplando el paisaje que discurría, con bastante lentitud, si lo vemos desde el punto de vista de un moderno tren de Alta Velocidad de hoy día…. Imaginaba las vidas de los que ocupaban las casas…los campos con ganado o las extensas llanuras cultivadas, que como en una película, observaban los ojos siempre inquietos y soñadores de aquella niña excesivamente madura y reflexiva que siempre fui…

En el trayecto y en aquel compartimento… Se charlaba… Se leía un libro… Se dormitaba a ratos… Se comían bocadillos y se bebía ansiosamente, como si estuviéramos en el desierto, agua de aquella cantimplora cromada que papá conservaba desde que era joven… Se ofrecía siempre a los extraños que viajaban con nosotros que amablemente declinaban con un “muchas gracias” la generosidad de aquella familia…Era una fiesta y un acontecimiento, que disfrutábamos como un premio mucho mas interesante que cuando viajábamos en el otro medio de transporte que existía en aquel tiempo: El autocar…

Viajar en tren sigue siendo mágico para mi
Viajar en tren sigue siendo mágico para mi

Viajar en tren sigue siendo mágico para mi y no me gustaría irme sin cumplir otro de mis sueños: hacer un viaje en el Orient Express….Ir de París a Estambul e incluso recorrer la ruta de Moscú a Vladivostok con el mítico Transiberiano…

Pero si viajar en tren tiene ese gran encanto como ningún otro medio de transporte, no puedo terminar esta reflexión sin referirme a las estaciones… Ese lugar desde donde se sale con esperanza y alegría de ir hacia la felicidad o con la tristeza del abandono del lugar o de las personas amadas…Las estaciones están llenas de vida poco antes de salir el tren…Viajeros que deambulan con prisas… Que se besan emocionados… Que ocultan lágrimas de tristeza cuando despiden al que se va… Maleteros que transitan con sus carros cargados del equipaje con destino a distintos lugares…El músico que corre agarrado a su violonchelo buscando ansiosamente el vagón que se le escapa… Y luego poco a poco los trenes van partiendo y la estación va silenciándose…ya no hay gente que despide ni que espera…solo los bancos vacíos… Los andenes desiertos en los que tal vez se oiga el eco de risas y lágrimas que poco a poco irá desvaneciéndose… Y ese reloj que sigue marcando infatigablemente la hora… Sentimientos… Tristezas y alegrías quedan en el aire y se confundirán con otros diferentes cuando dentro de un tiempo llegue o salga otro tren… Este mundo siempre fue y sigue siendo mágico para mi.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Mercedes Ibáñez Huete

Mercedes Ibáñez Huete

Realizadora de TVE casi desde que nací. Capricornio nata, amo la poesía y el chocolate apasionadamente, adoro la Navidad, las charlas con amigos y la familia. Me encantan los días de otoño y las noches de invierno y aunque soy española de nacimiento y de corazón, viajaría en el tiempo hasta la Escocia de los siglos XVIII y XIX y me quedaría allí mucho tiempo. Definitivamente el Romanticismo es mi época. Esa soy yo.

6 comentarios sobre “Viajar en tren… Este mundo siempre fue y sigue siendo mágico para mi

  • Maria
    el 28 enero 2018 a las 16:50
    Permalink

    Magnífico Mercedes , está muy bien escrito . Me ha encantado .

    Respuesta
    • el 30 enero 2018 a las 17:05
      Permalink

      Muchas gracias querida Maria.Son mis recuerdos con un pequeño toque de imaginacion.Un abrazo fuerte y gracias por leer la Paseata.

      Respuesta
  • Antonio De la Torre Luque
    el 28 enero 2018 a las 20:11
    Permalink

    Un bonito recuerdo, Mercedes, para los que ya tenemos unos años y hemos pasado por esos trenes Correo que paraban en todas las estaciones con paradas eternas-o se hacían así, algunas veces si los viajes eran largos-, con esos asientos de gutapercha o de listones de madera, que también los he conocido, echando humo y que si abrías las ventanillas no había quien te librara de esa carbonilla que tiznaba piel y ropa.
    Recuerdo, ya en mi época universitaria -1967/72-, el Expreso de Algeciras, que yo tomaba en Córdoba a la 01:00 de la madrugada y me dejaba en Madrid-Atocha a las 08:00 o algo más, trasbordo a la Estación del Norte -Príncipe Pío- donde a las 15:00 tomaba el Semidirecto -que así se llamaba aquel correo- que llegaba a Salamanca no antes de las 20:30 o 21:00.
    En la última época de aquellos años, tomar alguna vez un Ter de vuelta a Madrid o el Talgo a Córdoba, era de auténtico “superlujo”.
    Ahora, AVE para todos, aunque como el de Cuenca a Toledo se tuviera que suprimir al año por falta de viajeros, pero el coste de infraestructuras estaba hecho. El café para todos de las autonomías que nos lleva a la ruina.
    Feliz domingo.

    Respuesta
    • el 30 enero 2018 a las 17:06
      Permalink

      Muchas gracias Antonio por leer la
      Paseata.Un abrazo.

      Respuesta
  • Maria Belen Lopez
    el 28 enero 2018 a las 23:26
    Permalink

    Un delicioso y evocador artículo. Gracias por recordarnos lo estupendo que es viajar con tantas ilusiones.

    Respuesta
  • el 30 enero 2018 a las 17:07
    Permalink

    Gracias querida amiga.Un abrazo fuerte.

    Respuesta

Deja un comentario