Las fosas del franquismo, la Ley de la memoria Histórica y sus cátedras universitarias

Las fosas del franquismo, la Ley de la memoria Histórica y sus cátedras universitarias

 

 

El usuario internauta teclea “Fosas del franquismo” en Google y el robot le añade la posibilidad de búsqueda con un nombre mas: “Garzón”. Esa es la desvergüenza: Que muchos españoles creen que el ex juez, y ex político, está relacionado, de obra e íntimamente, con esa noble labor de sacar a los muertos de las cunetas y enterrarlos con la dignidad que merecen. 

En realidad sí hay y ha habido por parte del ex juez muchas declaraciones políticas,  el autobombo, la publicidad mediática y el dinero público, de todos, que gastó en burda ideología sectaria, como la aventura protagonizada por Ian Gibson y también subvencionada con la fosa de Federico García Lorca en contra de la familia del poeta, y el sentido común. Un claro ejemplo de su protagonismo vacuo y estelar.

Hace unos días estuve departiendo sobre el asunto con un amigo, funcionario de prisiones y luchador pionero infatigable por devolver la honra de muchos muertos, la mayoría republicanos,  tirados e insultados en ilegales fosas comunes, escondidos de por muerte para sus familiares y la dignidad humana que supone un digno entierro. No digo su nombre por respeto a su trabajo al que dedica tiempo y dinero. Pero hoy me acuerdo de sus palabras. El lo sabe todo, quién es quién y qué supuso la Ley de Memoria histórica decretada por Zapatero para los auténticos. es decir para aquellos que descubrían las fosas antes de la Ley y lo seguirán haciendo a pesar de ella. Dinero y nada mas que dinero.

“Solo el treinta por ciento del dinero que destinó Zapatero para descubrir las fosas y vaciar las cunetas de muertos sin funeral se empleó en este loable fin”

Porque los españoles no sabemos ni queremos saber que solo el treinta por ciento del dinero que destinó Zapatero para descubrir las fosas y vaciar las cunetas de muertos sin funeral se empleó en este loable fin. El setenta por ciento de los muchos millones  de euros que el último gobierno socialista destinó, con este epígrafe se lo llevaron los afines, ideólogos y “literatos mentirosos” para decorar y alimentar sus chiringuitos sectarios. Nada de exhumaciones, todo para el mamoneo ideológico. Una tesis por aquí, unas conferencias por allá y mucho vino español y jamón de bellota para la inauguración. Ah, y también una cátedra que estos días se ha popularizado por las confusas gestiones de los gestores populistas del Ayuntamiento de Madrid.

Mi amigo me dijo, y no lo olvido, que no entendía el comportamiento del Partido Popular en esta apuesta política de no acabar  definitivamente con nuestra guerra civil, pero hoy que gracias a las noticias sobre el cambio de los nombres de las calles  y la confusión que se creó por la Cátedra de la Memoria Histórica, debemos intuir otra vez lo peor. Es decir que hay demasiados ideólogos sectarios chupando de la teta del estado.

Y  compruebo estupefacto de la miseria moral del autobombo de seres como Garzón, Zapatero  y los responsables del Ayuntamiento de Madrid, que quieren medrar, cobrar y ganar a causa de los muertos y la guerra civil que a todos asesinó.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

Deja un comentario