Como desconectar de la realidad social confundiendo churras con merinas y el improcedente ataque de Juan Manuel de Prada contra @Pastrana

Juan Manuel de Prada
Juan Manuel de Prada

“Excepcional contador de historias, no comprendo cómo, don Juan Manuel de Prada, puede con este artículo titulado “Desfiguradores” hacerse el harakiri intelectual

Excepcional contador de historias, no comprendo cómo, don Juan Manuel de Prada, puede con este artículo titulado “Desfiguradores” hacerse el harakiri intelectual, más aún, cuando siendo un respetable católico, apostólico y romano y defensor de sus totalmente respetables dogmas Vaticanos (que con toda rotundidad afirmo que no son los de la iglesia del pueblo), comete con tanta indolencia el séptimo de los 7 pecados capitales, es decir, el de la SOBERBIA.

Como decía de Juan Manuel de Prada, de excepcional contador de historias, parece que el trasvase al sector de la crítica socio-ideológico, no le ha sentado nada bien.

 
Coincidiendo plenamente con él en la maldad del Nuevo Orden Mundial, discrepo profundamente en el asunto de la defensa de la causa Palestina, ya que considero que a la Familia Rothschild británica del Grupo de Bilderberg, le importa un soberano pito el bienestar de los hebreos de Israel, de EEUU o del resto del mundo. Total, son propietarios de 164 Bancos Centrales mundiales, incluyendo la Reserva Federal de EEUU y la de Nueva York… “Dadme el control del dinero y no importará quién haga sus leyes” dijo a finales del siglo XVIII el Baron Mayer Amschel de Rothschild.

Su antisemitismo recalcitrante, le ha hecho confundir Churras con Merinas y tal vez sea por eso que don Juan Manuel de Prada defienda la causa palestina, -o por una malsana visión imbuida por el Opus Dei “de que todos los judíos son pecadores”-, importándole una higa que esta causa estaba desde el principio abocada al fracaso ya que la corrupción institucionalizada desde los años 50 que ha podrido en la Autoridad Nacional Palestina, sólo ha servido para enriquecer millonariamente a la viuda del afortunadamente fallecido Yasser (o Yasir) Arafat.

 
Aun así, el postureo socio-ideológico del señor de Prada, para mí, muy confuso, y al igual que yo, don Juan Manuel de Prada sea “anti Papa Paco” (aunque en mi caso sea porque yo soy más de Benedicto XVI y Teresa de Calcuta) es totalmente respetable, pero me mantengo en mi afirmación de que don Juan Manuel de Prada cómete el pecado de la SOBERBIA, puesto que es incomprensible que con tanto ahínco proceda contra de tuitero @Pastrana sin ton ni son, cuando ni siquiera sabe ni quién es, ni lo que ha hecho ni lo que representa para todos los que estamos en las redes sociales como un “defensor del pueblo”, sobre todo, anti-podemita y talento de la ironía contra la política corrección y posverdad que oprime desde los medios a la sociedad española.

Pastrana tiene 80.000 seguidores y gobierna un pueblo de 200 personas
Pastrana tiene 80.000 seguidores y gobierna un pueblo de 200 personas

“Sin elegancia alguna, don Juan Manuel declara ufanamente su descarada ignorancia hacia quién es el gran tuitero @Pastrana y confunde hackers y suplantadores de identidad”

 
Abundando en la soberbia de don Manuel, cuando se refiere al malvado usurpador o hacker indicando que la foto que ha elegido para su falso perfil es una “efigie suya”, atónito colijo qué don Juan Manuel de Prada, tal vez por un delirio de grandeza, ya se considera a sí mismo merecedor de un busto clásico al estilo de los de algún prominente filósofo, historiador, atleta o emperador de la época greco-romana.

 
Sin elegancia alguna, don Juan Manuel declara ufanamente su descarada ignorancia hacia quién es el gran tuitero @Pastrana y confunde hackers y suplantadores de identidad de la misma manera que podría confundirse al ver actuar a UN MALVADO LADRÓN QUE VISTE DE AZUL, para concluir en consecuencia que TODOS LOS QUE VISTEN DE AZUL, SON LADRONES.

 
No don Juan Manuel. No. @Pastrana no es ni hacker ni un suplantador, sino un genuino defensor en Twitter de los ciudadanos ante las agresiones de los políticos y las amenazas de Podemos. Con el debido respeto, bájese de su pedestal y confiese en su parroquia su séptimo pecado capital, porque muy decepcionado nos va usted dejando a muchos de sus exseguidores, don Juan Manuel.

 
A mi pesar, parece ser que su estatua de ídolo tenía los pies de barro, sobre todo desde que dijo aquello de que “Hoy por hoy ser insultado por Jiménez Losantos te da una aureola positiva”, cuando L´Osservatore Romano, el diario del Vaticano, le fichó a usted.

 
Créame don Juan Manuel: Jiménez Losantos no descalifica, sino que “califica” por igual a tanto a los “Tocomochos” –que dudo mucho que le haya dado” una aureola positiva”-, como a los “Maricomplejados”.

 
Créame por última vez, don Juan Manuel, que lamento mucho donde ha llegado usted. Quién le ha visto y quién le ve.

ENLACE DE INTERÉS SOBRE OPUS DEI: http://opusdei.es/es-es/article/detras-de-una-enfermedad-hay-historias-que-deben-ser-contadas/

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jose Ignacio Diaz Tejedo

Jose Ignacio Diaz Tejedo

No viajé a las estrellas como soñaba de adolescente, pero he dado la vuelta a medio mundo alentado por una pasión inagotable por el conocimiento de mis semejantes. He leído unos 9.000 libros, pero cuanto más aprendo, más preguntas me planteo. He vivido mi propia tragedia y convivo con ella como una compañera leal: siempre me enseña algo. Creo que los únicos errores son aquellos de los cuales no se aprende. Soy curioso y renacentista por naturaleza, por tanto, aprendiz de todo y maestro de nada. Mi educación académica no me ha servido para dar soluciones a los problemas reales y solo me queda alzar mi voz publicando lo que mi cabeza y mi corazón me dictan. Pero jamás tendré oficio, porque hacen falta muchos años de trabajo para ser un contador de historias. Así que, no esperéis mucho de mi.

Deja un comentario