Origen de la denominación Cataluña, Corbeil, metátesis y cerrazón ante la evidencia

Por el Tratado de Corbeil quedaron delimitadas las fronteras entre los reyes de Aragón y los de Francia
Por el Tratado de Corbeil quedaron delimitadas las fronteras entre los reyes de Aragón y los de Francia

 

 

Recientemente La Paseata reeditaba un escrito mío con el dato evidente del Tratado de Corbeil (1258) que imposibilita la teoría de una “conquista catalana” de Mallorca (1229) y menos de Valencia (1238) con objeto de aclarar las invenciones fruto de la perversa cerrazón de los separatistas.

Uno de los artículos era contestado por un imaginativo separata en estos términos de los que subrayo algunas frases: “El origen de la voz Cataluña permanece incierto aunque han sido varias las posibilidades señaladas. El topónimo como tal se encuentra por primera vez en forma escrita hacia 1117 en la forma latina que aparece en el poema pisano Liber maiolichinus de gestis pisanorum illustribus. En ese texto, en el cual se describen las gestas que los pisanos realizan con los catalanes para abordar la conquista de Mallorca, aparecen varias referencias al conde Ramón Berenguer III (Dux Catalanensis, Rector Catalanicus hostes, Catalanicus heros, Christicolas Catalanensesque) así como referencias étnicas como catalanenses o catalanensis y al territorio de estos, Catalania. Si yo he encontrado esto en la wikipedia qué no podría exponer un auténtico historiador. Déjense de tanto querer negar el sentido de otro territorio y dedíquese a estudiar el suyo. El estudio de la Historia para los verdaderos historiadores”.

Algún otro lector afirma y reproduzco al pie de la letra: “No veo en ningún plano donde estába España. ¿En esa epoca españa todavía estaba en africa o ya había invadido los reinos hispánicos?”.

Vamos por parte y en primer lugar podría expresar cientos de errores de bulto sacados de la WKpedia aparte de sus interesadas interpretaciones. Iré exponiendo una serie de certezas que desmontan los comentarios de este señor.

cruzada contra los musulmanes de Mallorca
cruzada contra los musulmanes de Mallorca

“El papa Pascual II autorizó al arzobispo Pedro de Pisa la organización de una cruzada contra los musulmanes de Mallorca”

1. El papa Pascual II autorizó al arzobispo Pedro de Pisa la organización de una cruzada contra los musulmanes de Mallorca. A la flota inicial, constituida por naves y contingentes de Pisa, Florencia, Lucca, Siena, Roma y otras ciudades, se les agregó una fuerza mandada por el conde de Barcelona Ramón Berenguer III (1096-1131) que era señor de Provenza pero en absoluto de Besalú ni Cerdaña entre otros territorios de la marca Hispánica. La expedición partió de Barcelona a finales de junio de 1114.

2. De lo que si hay certeza es de que los condes de Barcelona era españoles o spanie y así aparece en sus denominaciones y títulos, ninguna como catalán, veamos …Borrell II (954-993) de Barcelona (Gerona y Osona), se titula “Duce Citerioris Hispaniae” e “Hiberico duce atque marchiso”, además de “Ego Borrello gratia Dei hibereo duci atque marchiso” …. Ramón Berenguer I el Viejo (1018-1035) reemprende la Reconquista y aparece en el Códice de los Usatici de Barcelona como: “Comte e marches de Barchelona Apoderador Despanya” “Hispaniae subjugator”, dominador de Hispania, en la línea de recuperación de la “España perdida”….Ramón Berenguer III el Grande aparece denominado como “Barchinonensis et Hispaniarum marchio”,… En sí la Marca Hispánica es el germen de la recuperación de la España perdida mal que le pese a algunos… ¿quizás a usted también?

3. las referencias de ese documento no son ni toponímicas , geográfica y mucho menos étnicas, por tratarse simplemente de una metátesis o intercambio de fonemas vocálicos. Y me explico más detalladamente: Eurico, arcediano de Pisa, escribió en fecha imprecisa, el texto titulado “Liber Majolichinus de Gestis Pisanorum ilusribus” en el que efectivamente se narran las gestas de la expedición a Mallorca de los años 1114 y 1115; y al hablar del conde de barcelona la cita como: “Catelánicus heros” (lacetanicus), “Dux Catelanensis” (lacetanensis)…y menciona igualmente la palabra “Catalania” o “Cathelania” (Lacetania).

Este pisano lleva a cabo una transliteración de la voz Lacetania y los lacetanos aludiendo a unos hechos de 1114 y 1115 pero escritos unos años más tarde. No tienen alusión étnica o territorial pues no los empleó ni su hijo ni descendientes.

La palabra “lacetani” pasa a “catelani” no por evolución lingüística sino por error del copista. A principios del siglo XII el condado de Barcelona no incluía toda la Marca Hispánica; su núcleo central lo formaba el territorio ocupado anteriormente por la tribu íbera de los lacetanis. Un italiano culto recordó aquella denominación y así como se empleaban nombres antiguos tales como Iberia, Aquitania, Bélgica… empleó el de “lacetani” de la misma forma que en la época se empleaban los de “ibereo” e “ibericus” pero en el texto apareció la metátesis “catelani”. Esta metátesis la Compara Coromines (Joan Coromines: El que s´ha de saber de la llengua catalana. 1954) con el antecedente de Ptolomeo que al hablar de los lacetanos escribe “katelanoi” en unos manuscritos y “kastellanoi” en otros.

“Es palmario y evidente que en tiempos de Ramón Berenguer IV cuando el condado de Barcelona se añade al reino de Aragón era absolutamente desconocido el nombre de Cataluña”

Es palmario y evidente que en tiempos de Ramón Berenguer IV cuando el condado de Barcelona se añade al reino de Aragón era absolutamente desconocido el nombre de “Cataluña” y la denominación de “catalanes”.

En tiempos de Pedro II el Católico (1196-1213) se usa la palabra Cataluña de forma clara. En un documento relacionado con la proclamación de la Paz de Dios se puede leer: “Haec est pax quam dominus Petrus…constituit per totam Cataloniam, videlicet a Salsis usque ad Ilerdam”.

Con Jaime I (1213-1276) ya aparece el nombre de Cataluña; en el “Llibre de feyts del rey en Jacme” o Crónica de Jaime I la palabra Cataluña aparece varias veces.

Ferran Soldevilla (Història de Catalunya, Barcelona 1962. Cap. VIII) se refiere a las constituciones de “Paz y Tregua” de 1173 en que Alfonso II (1162-1196) manda instituir la paz y la tregua “en dicha tierra mía, de Salses hasta Tortosa y Lérida con sus términos” Y añade: “es decir, dentro de los límites de lo que más tarde será comprendido con el nombre de Cataluña” por lo que clarísimamente nos deja ver que cuando hereda el reino Alfonso II, hijo de la reina Petronila y de Ramón Berenguer IV, y en concreto en 1173 no existía Cataluña.

4. Hay otra lógica teoría que habla de Cataluña significa “tierra de castillos”, es decir con el mismo significado que Castilla, tal como se reconoce en la página de la Generalidad donde se puede leer: “El nombre de Cataluña -de etimología incierta, aunque probablemente derivado de “tierra de castillos”- se empieza a utilizar a mediados del siglo XII para designar el conjunto de condados que formaban la Marca Hispánica”.

Dentro de esa teoría el razonamiento nos sugiere que por las necesidades defensivas de la Marca Hispánica se levantaron muchas fortificaciones cuyos defensores eran llamados “castellanos” que en el bajo latín medieval tomaría el nombre de “castlanus” de cuya voz surgen las formas catalanas “castlà” y “catlà”, y de ahí por ser tierra de castillos sus pobladores comenzarían a ser conocidos como catalanes, el mismo proceso que en Castilla por lo que Cataluña vensría a significar «tierra de castillos».

Esta teoría viene reforzada por la obra de Marcelo Capdeferro “Otra historia de Cataluña” donde menciona esta teoría como una de las posibles así como en la Historia de España Ricardo de la Cierva.

los documentos de Jaca del Libro de la Cadena
los documentos de Jaca del Libro de la Cadena

5. Ramón Berenguer IV como vasallo del rey Alfonso colaboró con Castilla, Génova y Navarra en la reconquista de Almería, nido de piratas. Por el tratado de Tudillén que ratifica en de Carrión, se delimitaba la zona de reconquista y a cambio del vasallaje al rey castellano se reconocía a Ramón Berenguer el derecho de reconquista de Valencia, Denia y Murcia. Ayudó a pacificar el Mediterráneo lo que facilitó la conquista de Tortosa, un año más tarde toma Lérida, Fraga, Mequinenza y el bajo Aragón hasta el río Algás, terminando la Reconquista de lo que sería Cataluña, en la que invirtieron 436 años desde su conquista por los musulmanes, y 359 años desde la fundación de la Marca Hispánica. Cuando Ramón Berenguer IV añade Tortosa y Lérida lo hace así: “Raimondus dei gratia barchinonensis comes, princeps aragonensis, Tortosa et Ilerde Marchio”. En los documentos de Jaca del Libro de la Cadena aparece “Ego Raimondus comes Barchinonensis et princeps Aragonensis“, y en documentos relativos a su hijo Alfonso II, bautizado Ramón pero que tomó el nombre de Alfonso para seguir la secuencia de los reyes aragoneses, aparece “Ego Ildefonsus… Rex aragonensium, comes barchinonensium et Marchio provinciae” (Rey de Aragón, Conde de Barcelona y Marqués de Provenza), casado con Sancha de Castilla hija de Alfonso VII El Emperador. Los separatistas en su pirueta dialéctica dicen al hablar de Ramón Berenguer IV: …siendo el primer rey por derecho propio su hijo Ramón Berenguer V, que en honor de sus súbditos aragoneses cambió su nombre por el de Alfonso (¿?). Después de la muerte de Ramón Berenguer IV, la reina Petronila que en su testamento afirma: totum meum regnum aragonense, abdicó en Alfonso II el Reino de Aragón, con el Condado de Barcelona. Ni en el testamento de Petronila ni en documento alguno de su esposo aparece Cataluña, simplemente Cataluña no existía.

“En libros de texto actuales de Cataluña leemos la falacia catalana de que la unión de Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, con Petronila, reina de Aragón, dio origen a la confederación catalanoaragonesa”

En libros de texto actuales de Cataluña leemos la falacia catalana de que la unión de Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, con Petronila, reina de Aragón, dio origen a “la confederación catalanoaragonesa” y se habla de “condes-reyes”, pero sabemos que cuando se produjo la boda no hay documentación que justifique la existencia de Cataluña y menos el de una confederación. El conde fallece el 7 de agosto de 1162 dejando tan sólo una declaración oral de sus últimas voluntades a quienes le atendían. En su testamento se recogen los condados que ya hacía tiempos estaban integrados en el de Barcelona y nada más. A principios del siglo XII el Condado de Barcelona era bien conocido. Lo que se puede afirmar de forma categórica es que en la época de Ramón Berenguer IV ni se conocían ni se usaban las voces “Cataluña” o “catalán”, no hay ninguna prueba de ello.

 6. La terminología “condes-reyes”, es un invento nacionalistas para dar preponderancia a lo “catalán” en la Corona de Aragón. Antes del matrimonio de Petronila de Aragón con Ramón Berenguer IV, éste era feudatario del Rey de Castilla y León, Alfonso VII. El matrimonio con Petronila fue visto por el rey castellano no como una traición, sino como un acercamiento a la Corona de Aragón que le permitía reequilibrar los poderes de la península frente a la oposición de la Corona de Portugal. Paradójicamente, los condes de Barcelona fueron el instrumento ideal para diseñar la actual unidad española. La adhesión de Ramón Berenguer IV, cuñado de Alfonso VII, Armengol de Urgel, Alfonso Jordán de Tolosa, Guillermo de Montpellier, los condes de Foix o los de Pallars, que se explicitó el 25 de mayo de 1135 en la solemne coronación del castellano como Imperator totius Hispaniae, hizo de Castilla la auténtica restauradora de la unidad romana peninsular rota en 711.

la Reina Petronila I y el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV
la Reina Petronila I y el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV

“El Tratado de Corbeil, se firmó entre Luis IX de Francia y Jaime I de Aragón. Durante toda la Edad Media, lo que hoy es Cataluña era el territorio conocido como la Marca Hispánica”

7. El Tratado de Corbeil, se firmó entre Luis IX de Francia y Jaime I de Aragón. Durante toda la Edad Media, lo que hoy es Cataluña era el territorio conocido como la “Marca Hispánica”, denominación que parece molestar hoy día, tributaria de los Reyes Carolingios hasta que en el Tratado de Corbeil se acordó que los condados al sur de los Pirineos tributarían a la Corona de Aragón y los condados del norte a Francia, así Jaime I dejaba de pelear en dos frentes pudiendo centrarse en la Reconquista agrandando su reino hacia el sur en paralelo a la costa del Mediterráneo y a su familia castellana por el oeste.

Por este tratado de Corbeil el rey francés renunciaba a los derechos sobre . Según el ordenamiento político internacional y su jurisprudencia, la actual Cataluña era territorio francés y lo fue hasta el 16 de julio de 1258. Podemos consultar los mapas europeos en base a lo reflejado en el Tratado de Corbeil como el titulado “Chrétíenté d’Occident à l’an de grâce 1235” veremos como en él no consta referencia alguna a Cataluña y en cambio sí de manera clara y positiva el Reino de Aragón y Barcelona. La importancia de este tratado radica en que se firmó 29 años después de la reconquista de Mallorca y 20 años después de la del Reino de Valencia.

“Todo ello nos lleva a comprender la paranoia y el absurdo montaje entretejido de verdades a medias y tergiversaciones que llevan a reinventar un pasado y cuadrar un saco de mentiras”

De esa fecha es fácil sacar dos conclusiones clarísimas, la primera que si Cataluña no existía como tal era imposible que una entidad inexistente en aquel momento, reconquistase ni Valencia (1238) ni Mallorca (1229), tal como afirman los separatistas, y segundo que si carecía de unidad política, jurídica y geográfica… es imposible que hubiera una unidad lingüística si lo que allí se hablaba era un mosaico de dialectos procedentes del provenzal pues por ello sus documentos estaban en latín, mientras que había documentos oficiales en valenciano y mallorquín. Todo ello nos lleva a comprender la paranoia y el absurdo montaje entretejido de verdades a medias y tergiversaciones que llevan a reinventar un pasado y cuadrar un “saco de mentiras” que ahora aspira a ser calificado como “nació” pasando por encima de España y de lo que haga falta, usando la provocación permanente y el victimismo continuado. Es un documento histórico interesante y transcendente pues pone de relieve una irrefutable realidad histórica que derriba estrepitosamente la mentira estrafalaria, por no llamar ensoñación, etnogénesis o mentira inventada, de los ahora llamados “países catalanes”. Es falso que “la corona catalano-aragonesa”(¿?) conquistara Mallorca y Valencia pues Cataluña no existía en ese momento. Entonces… ¿Qué invención es esa de la “corona catalana” o el pomposo término “confederación catalano-aragonesa”?

 
En cuanto a la inexistencia de España hasta Isabel y Fernando sencillamente recordemos que el 14 de julio de 1212, el rey Alfonso VIII El Bueno de Castilla, arenga a las tropas en vísperas de la batalla celebrada dos días después, ante los vizcaínos de Diego López de Haro, Señor de Vizcaya, abanderado del ejército castellano en vanguardia, los navarros de Sancho VII el Fuerte, a la derecha del despliegue, aragoneses y catalanes de Pedro II el Católico, en el ala izquierda, castellanos en el centro, despliegue completado por las Órdenes Militares, y fuerzas de Portugal, Galicia, Álava y Guipúzcoa. Su arenga comenzó así: … “Amigos, todos somos espannoles, et entraronnos los moros en la tierra por fuerça…”.

La Marca Hispánica y los condados catalanes
La Marca Hispánica y los condados catalanes

“Mal que les pese a los separatistas, la Cataluña actual no existió como entidad administrativa y política hasta la real unificación de sus ocho condados por el emperador Carlos I”

Ah! y la historia de Cataluña es también tan mía con del resto de españoles pues es la historia de la construcción de España,. mal que les pese a los separatistas, la Cataluña actual no existió como entidad administrativa y política hasta la real unificación de sus ocho condados por el emperador Carlos I. Los ocho condados de la Marca Hispanica tuvieron plena jurisdicción hasta el siglo XV. La única excepción fue el Condado de Barcelona que, por el matrimonio del Conde Ramón Belenguer IV en 1137 con Dª Petronila de Aragón, Barcelona quedó entonces incorporado a la Corona de Aragón pero sin variar su condición de condado. Los siete restantes condados (Besalú, Vallespir, Peralada, Ausona, Ampurias, Urgel y Cerdanya) mantuvieron su independencia hasta 1521, cuando el Rey de España Carlos I nombró Virrey de Cataluña al Arzobispo de Tarragona, don Pedro Folch de Cardona. POR LO TANTO CATALUÑA NO EXISTIÓ COMO REGIÓN HASTA ESA FECHA Y, ADEMÁS, NO PUDO ACTUAR NUNCA ANTES COMO ENTIDAD HISTÓRICA NI POLÍTICA UNIFICADA.

Vayan al Libro de La Cadena de Jaca y verán como a los condes y reyes se les llama ibericus, hispaniae, etc, y desde luego el título de conde iba después del de rey de Aragón, Mallorca y Valencia… ¡menos camelos!

 

Enlaces:

https://lapaseata.net/2018/02/14/tratado-corbeil-falacia-catalana/

https://lapaseata.net/2018/02/15/ii-tratado-corbeil-la-falacia-catalana-saco-mentiras-historicas/

http://elprincipatdecatalunya.blogspot.com.es/2011/01/origen-del-nombre-de-cataluna.html

http://www.gencat.cat/catalunya/cas/historia/historia2.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Catalu%C3%B1a

 

Share on Facebook103Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

Deja un comentario