Para las nuevas causas que quedan por venir: Más colores, por favor

lazos solidarios de colores
lazos solidarios de colores

 

 

Me empieza a preocupar que nos quedemos sin colores. A ver, que ya sé que la variación en cuanto a tonalidades es prácticamente infinita, pero, (y hablo por mí) mi capacidad para distinguir los diferentes tonos es limitada, y exceptuando los básicos y añadiendo un par de tonalidades por encima y otro par por debajo, ya me cuesta diferenciarlos.

“Es bien conocida la moda, relativamente reciente, de portar lazos como muestra de solidaridad con una causa”

Y ¿Por qué digo esto? ¿A qué viene mi repentino interés por los colores? Me explicaré; Es bien conocida la moda, relativamente reciente, de portar lazos como muestra de solidaridad con una causa. Empecé a interesarme por el tema y a buscar por internet el significado de los diferentes colores. El resultado me dejó absolutamente perplejo. Literalmente existen decenas de lazos de colores con distintos significados. Algunos incluso comparten un mismo color para diferentes causas. Por ejemplo, El lazo amarillo es utilizado por los independentistas para reclamar la libertad de los que ellos consideran presos políticos. Sin embargo, el color amarillo se empezó a usar para representar la lucha contra el suicidio.

No sé, lo mismo es que han elegido ese color por miedo a que los “presos políticos” opten por esa salida antes que renunciar a la independencia. También se ha usado ese color para reivindicar la eliminación de las barreras arquitectónicas, y hasta para protestar por la pena de muerte. En el caso de los indepes, la cárcel, representa una verdadera barrera arquitectónica, pero en cuanto a la pena de muerte, afortunadamente es algo que no debe preocuparles.

“Hace poco pudimos ver una oleada de lazos morados, o violetas, en favor de los derechos de la mujer”

Hace poco pudimos ver una oleada de lazos morados, o violetas, en favor de los derechos de la mujer. A alguna tendencia política le vino muy bien, pues oscureciéndolo sensiblemente coincidía con el color que les identifica a ellos. Y claro, alguien podía pensar, erróneamente, que trataban de apoderarse de la causa feminista. Nada más lejos de sus nobles intenciones. Pero, ojo, porque el color violeta también se ha usado para representar la lucha contra el cáncer, (contra todos los tipos de cáncer, que luego cada uno tiene su color específico) el violeta ha llegado a usarse para protestar contra la violencia hacia los animales y la intolerancia religiosa.

De ahí que cuando vi a Mariano Rajoy portando un lazo, y habida cuenta de, mi ya mencionada dificultad para distinguir los tonos, no supe exactamente qué significaba, y más teniendo en cuenta lo despistado y proclive a la confusión que es nuestro presidente. Después recordé el día que era y ya desaparecieron mis dudas. O eso creo. El caso es que, al paso que vamos, la paleta de colores se nos acaba, y elegir un diseño original para los lazos de las nuevas causas que quedan por venir, va a representar un verdadero desafío al ingenio y la creatividad.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jorge R. Rueda

Jorge R. Rueda

Nací al principio de mi vida, pero no me di cuenta de ello hasta que cumplí los treinta. Entonces descubrí que el mundo es un lugar hostil y que a través de la literatura tenía la oportunidad de rediseñarlo a mi manera, aunque no sirviera realmente para nada. De lector me convertí en escritor. Soy autor de cuatro libros; El don de olvidar y otras historias, La conciencia dormida, Diario de un presunto suicida y Gente corriente y ahora me estoy replanteando volver a ser lector, lo que se me da mucho mejor. Me encanta Nueva York, aunque vivo en Murcia por razones prácticas. Antes crecí y viví en Granada. Suscribo la frase de que uno no es de donde nace, sino de donde pace. Me gusta Mahler, el vino tinto, la cerveza y las bandas sonoras. Los cómics de Batman y la gente corriente. Vivo y dejo vivir.

Deja un comentario