Entendido doña Manuela: Nerón se ha convertido en Nerona. Contiene vídeo

Sigue así, Manuela. Llegarás a Nerona. Ilustración de Nacho Dáz
Sigue así, Manuela. Llegarás a Nerona. Ilustración de Nacho Dáz

 

 

A ver si me aclaro doña Manuela, si asesinan a varios niños menores tenemos que mantener la calma, pero si muere un senegalés de un infarto, hay que pegarle fuego a Madrid. Entendido doña Manuela. Nerón se ha convertido en Nerona.

 

 

Nerón tocaba la lira y cantaba: él mismo había provocado el incendio. Sigue así, doña Manuela. Llegarás a Nerona”

 

 

“… Y comenzó el fuego más terrible y destructivo que Roma había experimentado nunca. Se inició en el circo, donde colindan el Palatino y el Celio. Estalló en las tiendas que venden productos inflamables, y avivado por el viento, el incendio al instante barrió toda la longitud del Circo. No hubo mansiones amuralladas o templos, o cualquier otra construcción que pudiera frenarlo.”. – Tácito.

Mientras tanto, Nerón tocaba la lira y cantaba: él mismo había provocado el incendio. Sigue así, Manuela. Llegarás a Nerona.

 

Carmena Nerón y Madrid Ardiendo

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jose Ignacio Diaz Tejedo

Jose Ignacio Diaz Tejedo

No viajé a las estrellas como soñaba de adolescente, pero he dado la vuelta a medio mundo alentado por una pasión inagotable por el conocimiento de mis semejantes. He leído unos 9.000 libros, pero cuanto más aprendo, más preguntas me planteo. He vivido mi propia tragedia y convivo con ella como una compañera leal: siempre me enseña algo. Creo que los únicos errores son aquellos de los cuales no se aprende. Soy curioso y renacentista por naturaleza, por tanto, aprendiz de todo y maestro de nada. Mi educación académica no me ha servido para dar soluciones a los problemas reales y solo me queda alzar mi voz publicando lo que mi cabeza y mi corazón me dictan. Pero jamás tendré oficio, porque hacen falta muchos años de trabajo para ser un contador de historias. Así que, no esperéis mucho de mi.

Deja un comentario