La lepra catalanista y la historia: ¿Existió alguna vez el idioma “catalán” antes de 1913?

Mapa francés de 1235. Cataluña no aparece reflejada como tal
Mapa francés de 1235. Cataluña no aparece reflejada como tal

“La consigna de los trogloditas del noreste venidos a más a base de montar mojones históricos sangrientos, contagiar la lepra catalanista es obtener prebendas inmerecidas”

“Es mejor robar y pedir o no perdón –dependiendo de si te pillan-, que pedir permiso para que te presten algo”. Esta debe ser la consigna de los trogloditas del noreste venidos a más a base de montar mojones históricos sangrientos, contagiar la lepra catalanista y así, obtener prebendas inmerecidas desde hace más de mil años en esta nuestra pequeña (pero muy querida) piel de toro.

Soy consciente de que esta reflexión no va a hacerme muy popular en ciertos sectores. Lo lamento, pero soy de esos tipos que creen que hay que cuestionarlo todo. Comienzo a escribir este artículo recordando una anécdota y poco a poco todo va fluyendo de mi memoria a mi teclado. Empezó cuando cierta persona de sexo opuesto, alicantina para más señas, que intentó conocerme dirigiéndose a mí constantemente en “catalán” (que no en valenciano), a sabiendas que mi idioma materno era (y es) el castellano. No dudo de su buena intención, pero vi claro que inconscientemente, subyacía en esta mujer ese insidioso sentimiento imperialista pancatalanista inyectado en vena a la fuerza a los pobladores de esta tierra valenciana desde finales del siglo XIX.

Yo vivo en el Alicante del antiguo Reino de Valencia, y no en lo que los trogloditalanes llaman “Els Països del sud”. Hablo castellano, y cuando tengo oportunidad, valenciano por cortesía. Pero valenciano. Jamás he hablado catalán ni me da la gana hacerlo.

Atlas dels Països Catalans
Atlas dels Països Catalans

“Rememorando aquellas citas del gran Vicente Blasco Ibáñez: Aquí, en esta tierra valenciana, cuidaos de las arteras intenciones de ese pueblo de borrícos del norte que se hacen llamar catalanes”

Y posesos mis dedos del rio de mi memoria, de pronto veo palabras y más palabras en la pantalla de mi PC que el teclado le va enviando a borbotones desde mis recuerdos de mi adolescencia, cuando aprendí de un compañero de clase de la Alicantina zona montañosa de Alcoy (mi amigo Monllor Alejo), rememorando aquellas citas del gran Vicente Blasco Ibáñez: “Aquí, en esta tierra valenciana, cuidaos de las arteras intenciones de ese pueblo de borrícos del norte que se hacen llamar catalanes”.

No es de extrañar. Ya decía el catedrático de Filología de la lengua Valenciana en 1933 Manuel Sanchís Guarner “La lengua de los valencianos es el valenciano, somos valencianos y nuestra lengua es la valenciana, quien reniega (renuncia) a su lengua, reniega de su Patria, quien reniega de su Patria es como quien Reniega de su madre”. Y lo decía en un contexto en el que ya hacía tiempo que se ponía en duda si alguna vez había existido el idioma “catalán” como tal, ya que siempre había sido considerado simplemente como “lemosín”.

Dicho idioma (o lengua d´Oc), desde el siglo XVI hasta principios del XIX en Cataluña, se había corrompido hasta convertirse en una jerga denominada “PATOISIN “derivada del lemosín. Hasta que llegó el hijo del alcalde de lo que actualmente es el barrio de Gracia, el Sr. Pompeu y Fabra, y decretó por cojones, que el dialecto de lemosín que se hablaba en su barrio, “era el único y verdadero catalán”. Esto ocurrió en 1.913, cuando Pompeu I “El Sabio”, editó el “Diccionari de la Llengo catalana”, diccionario que por cierto le había robado a mossen Antonio Mª Alcover y Sureda, representante de las diócesis de Baleares y también, al representante de las diócesis de Valencia, el padre jesuita Luis Fullana Mira.

 

Al respecto, César Vidal: “El dialecto catalán es una mezcla de provenzal arcaico y lengua valenciana clásica”

 

 

 

 

Roba que te roba, años antes, en tierras baleares, ya habían ocurrido dos deshonrosos hitos que marcaron el latrocinio identitario y cultural pancatalanista.

El primero ocurrió en 1830 cuando la Diputación de Barcelona, consiguió que el rey felón Fernando VII trasladara la Universidad General Luliana de la Ciutat de Mallorca a Barcelona. Desde 1296 el mallorquín ya contaba con la primera universidad de España y la segunda cátedra de medicina de Europa. Tenía ya por entonces grandes escritores como Ramón Llull, Heryl, Beatriz de Pinos, Ansel Turmeda y otros muchos. Desde 1496 el mallorquín contó con su primera gramática, la de Juan Dameto, y antes del año 1890, tenía más de 60 gramáticas y diccionarios.

El segundo latrocinio identitario y cultural pancatalanista volvió a ocurrir cuando en 1870, la Universidad de Barcelona entonces ya “rectora de la cultura Balear”, ordenó (cual robo del Archivo de la Corona de Aragón de los tiempos recientes) el traslado de la Escuela de Maestros Nacionales existente en Palma de Mallorca, a Barcelona por carecer Cataluña de escuela de maestros hasta el año 1870.

Con esta segunda deshonra y robo, los pancatalanistas completaban su jugada de obligar a los estudiantes Baleares a pasar por las Arcas Catalanas y para más INRI, estudiar los grandes embustes históricos impuestos por el yugo Imperialista Catalán. Con estas dos acciones, el pancatalanista se aseguró, la “Catalanización” de las Baleares, previo al ataque masivo del siglo XX y del definitivo en el XXI.

 

Cataluña nunca fue ni un reino, ni una corona, ni un país independiente

 

“La Generalitat reconoce que Cataluña no existió como unidad histórica independiente” –Leer artículo, pinchando aquí

¿No hubiera sido mucho más honesto por parte de la Diputación de Barcelona pedir la creación de una nueva universidad para Barcelona y Cataluña que robar la de Mallorca? ¡Buf!, qué tontería. Es sabido por todo el mundo que las palabras “honestidad” y “pancatalanismo” no se pueden poner en la misma frase.

 
Y es que ocurre que desde (y durante) la Edad Media, nadie se había referido a la lengua que se hablaba en Cataluña como “catalán”. En cambio, ya entonces, sí estaban perfectamente reconocidos como idiomas diferenciados el valenciano, el balear e incluso el menorquín. Y así estamos hasta hoy, con el agravante de que los imperialistas pancatalanistas van difundiendo falsamente por el mundo entero, que el idioma que se habla desde el Rosellón francés hasta Orihuela, pasando por todas las Baleares, es el “catalán”.

 
¿Catalán? ¿Catalán de qué, mierdecillas? Las palabras de Miguel de Cervantes tienen más valor que el de todos los estudiosos de la AVL, (Academia Valenciana de la Lengua, que por “progre” cobardía el PSOE de Joan Lerma no quiso renombrarla como debía haberse llamado desde el principio, es decir “Academia de la Lengua Valenciana”).

 

 

Cita de Miguel de Cervantes
Cita de Miguel de Cervantes

 

 

“También es muy revelador que pretendan que el catalán sea el origen del valenciano, ya que el propio valenciano contó desde los años 1300 a 1600 con decenas de gramáticas y diccionarios

 

También es muy revelador que pretendan que el catalán sea el origen del valenciano, ya que el propio valenciano contó desde los años 1300 a 1600 con decenas de gramáticas y diccionarios coincidiendo con el siglo de oro de las letras Valencianas: enormes autores tales como Juanot Martorell, Ausias March, sus hermanos y su padre, Roig de Corella, san Vicente Ferrer, su hermano Bonifacio, Jordi de san Jordi, sor Isabel de Villena, Bernardino Gómez de Miedes, Rafael Marti de Viciana, Luis Vives y otros muchos dan fe de esta verdad como un templo.

 
¡A robar a Sierra Morena, catalufos! 

Pero abundando en más muestras de esta falacia, citaré al gran profesor de Filología Románica de la Universidad de Munich Bernhard Weiss, que en 1992, publicó en el diario Alicantino El Levante: «Yo no hablo la lengua valenciana, pero en cambio conozco muy bien su historia. En todas las universidades de Alemania, no se conoce la lengua catalana, sólo se conoce la lengua valenciana ».

 
En el Instituto de estudios Románicos de Munich, leí con mis propios ojos, que afirmaban conocer muy bien la lengua d´Oc, o lemosín y sus dialectos españoles, (valenciano, catalán y balear). Y el tal Bernhard Weiss repetía que « en su país se sabe que la lengua valenciana (no la catalana) era la lengua del Papa Alejandro VI -el papa Borgia-, nacido como “Rodrigo de Borja” en Játiva-, lengua en la que escribía y que obligó aprender a sus cardenales ».

 
Para muestra, un botón es el editorial del gran Vicente Blasco Ibáñez titulado “LA LEPRA CATALANISTA” del jueves 13 de junio de 1907 en el periódico “EL PUEBLO. Diario Republicano De Valencia”.
-Leer artículo pinchando aquí.

 

La Lepra Catalanista
La Lepra Catalanista

 

Todo esto, me hace plantearme algo que ya intuía hace mucho tiempo: ¿Existió alguna vez el idioma “catalán” antes de 1913?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jose Ignacio Diaz Tejedo

Jose Ignacio Diaz Tejedo

No viajé a las estrellas como soñaba de adolescente, pero he dado la vuelta a medio mundo alentado por una pasión inagotable por el conocimiento de mis semejantes. He leído unos 9.000 libros, pero cuanto más aprendo, más preguntas me planteo. He vivido mi propia tragedia y convivo con ella como una compañera leal: siempre me enseña algo. Creo que los únicos errores son aquellos de los cuales no se aprende. Soy curioso y renacentista por naturaleza, por tanto, aprendiz de todo y maestro de nada. Mi educación académica no me ha servido para dar soluciones a los problemas reales y solo me queda alzar mi voz publicando lo que mi cabeza y mi corazón me dictan. Pero jamás tendré oficio, porque hacen falta muchos años de trabajo para ser un contador de historias. Así que, no esperéis mucho de mi.

Deja un comentario