Chúpate esa Wikipedia: Ignacio Escolar no es periodista

Ignacio Escolar
Ignacio Escolar

 

 

“Enciendo la tele y veo que presentan en La Sexta a Ignacio Escolar como periodista. Yo sé que no está titulado, pero por si acaso lo miré en la Wikipedia donde varias veces afirman que lo es”

 

 

 

 

Enciendo la tele y veo que presentan en LaSexta a Nacho Escolar como periodista. Yo sé que no está titulado, pero por si acaso lo miré en la Wikipedia donde varias veces afirman que lo es y ninguna mención hacen a su titulación.

Mi hijo un día no hace mucho me preguntó: Papá, ¿Se puede salir adelante sin estudios? Recordé a gente con talento como Bill Gates y le dije que sí.

Pero es que Nacho Escolar no es que no tenga titulación alguna, es que ni siquiera es periodista. Aun así, se da por supuesto que lo es y de los buenos por casi la mitad de la población mayor de 18 años en España. ¡Y es presentado como tal, incluso por la Wikipedia!

“Habrá gente que le parecerá bien, mal o regular, pero digo yo, sin ser un defensor de la titulitis, que para ser director de un medio, aunque sea de un periódico digital”

Habrá gente que le parecerá bien, mal o regular, pero digo yo, sin ser un defensor de la titulitis, que para ser director de un medio, aunque sea de un periódico digital, ¿No sería necesaria dicha titulación? Y me vuelvo a preguntar que si para ser capitán general de la cruzada contra los que pueden tener o no terminado un mastercillo, ¿No sería necesario tener alguna titulación, aunque sea la de esteticen? (con perdón d las esteticistas).

Y es que en España se puede llegar incluso a ser director de un medio importante sin titulación y sin talento. Aunque claro está, hay que echarle morro, tener un padre que se dedique al gremio, acercarse al Ferreras de turno, ¡Y Voià!

Mucho, malo, sesgado, innecesario, improcedente corto, falaz, equivocado, falso, y sobre todo, enormemente hipócrita, se ha dicho sobre si Cifuentes tenía o no terminado del todo un absurdo master con todos los pelos y señales, todos los puntos y las comas en su sitio, todas las tildes (y hasta las diéresis), correctamente colocadas, o acerca de si el ¡Barato, oiga!, título de marras tenía o no una manchita de aceite de un bocata de anchoas que algún funcionario de la universidad cierto día se comió, de esas que regala Ángel Revilla, y que por ende el título “ya no se vale”.

Ergo Cifuentes había mentido, ergo Cifuentes merecía como mínimo la guillotina mediática que tanto mucho y bien defiende el camarada de Nachete, don Pablo Iglesias para sus enemigos.

Así pues, el Ministerio orwelliano de La Verdad auspiciado por Roures, ha decidido enviarnos a este mesías de Prescolar, telepredicador con ínfulas del Arcángel Gabriel y a su espada de fuego para vengar la “afrenta” de Cifuentes.

Todo mínimo sentido común ubicado en cualquier segmento de población, independientemente de sus raíces sociales, culturales y económicas más su actual situación en su entorno, conoce, sabe, entiende y comprende que se necesita un mínimo de formación para ejercer cualquier oficio, profesión, trabajo, ocupación o arte. Hasta los ladrones tienen que aprender a robar (y con buena nota), a menos que quieran pasarse la vida entrando y saliendo de la cárcel.

Obviamente, excepto a una única especie de ladrones: me refiero a la categoría taxionómica de la subespecie de político-ladrones a los que les protege la impunidad, impunidad que enarbolan con desmedida desvergüenza y sin ningún pudor.

Esta especie aparte, es la única que pueden apropiarse de lo ajeno sin título oficial ni estudios de “Filolatrocinia” que se convalida por el mero hecho de ser “elegido” como cargo público, o mejor, por el ¡Que corra la lista! y que en el 95% de los casos, te libra de la cárcel (o de la chequista guillotina) sobre todo si tu padrino suele llevar el “morao” como color principal o acostumbra a ponerse un capullo de una rosa roja en el bolsillo superior izquierdo de una hipotética chaqueta que nunca van a llevar.

Después de esta ecléctica ensalada de palabras y conceptos, decir únicamente de don Ignacio Prescolar, que la Wikipedia no ceja de señalar en su entrada oficial que Prescolar es un “periodista” sin decir nunca donde estudió ni cuál es su “alma mater”. Sí, esa sección lateral derecha que la Wiki les pone a todos los personajes donde sitúan cual es el título universitario que han obtenido y donde lo realizaron, que hasta a su compadre “morao” Pablo Iglesias Turrión, la Wiki le puso: “Universidad Complutense de Madrid, Universidad de Bolonia, Universidad Carlos III de Madrid y European Graduate School”.

Como ejemplo entre miles, mal o bien que les caiga a ciertos lectores, Federico Jiménez Losantos, jamás ha dicho que fuese periodista y mucho menos que tuviese tal título. Solo tiene uno y se precia de este: filólogo. De ser escritor, periodista o intelectual, siempre lo han dicho otros.

 

 

Currículo de Ignacio escolar en Redes
Currículo de Ignacio escolar en Redes

 

“Cual un Michael Moore cualquiera, mi tocayo Prescolar y sus acólitos, se han “jartao” de hacer de Joseph McCarthy cazando brujas y buscando petróleo donde solo había arenas movedizas”

 

 

 

No obstante, cual un Michael Moore cualquiera, mi tocayo Prescolar y sus acólitos, se han “jartao” de hacer de Joseph McCarthy cazando brujas y buscando petróleo donde solo había arenas movedizas, pero como si caminase tres palmos por encima del suelo, como si fuesen un Indiana Jones del periodismo de “de raza” o un de un Jesus Cacho o Casimiro García Abadillo del periodismo de investigación, creyéndose que él tenía aquello que decía Larra en un artículo, “sin necesidad de otra aristocracia que la del talento”, -talento que Nachete no tiene ni tendrá-, y que le acreditaba con creces para buscarle a Cifuentes la paja en el ojo ajeno, cuando a pesar de la Wikipedia, él tenía una enorme viga en el suyo: jamás acabó (por no decir que ni empezó, excepto en la cantina) la carrera de periodismo, que más y mejor periodismo hace el conde Lecquio en el programa de Ana Rosa Quintana, don Ignacio.

“Me considero periodista porque llevo ya unos cuantos años cobrando por mi trabajo periodístico, y tan mal no lo haré si me pagan” publicaste en un blog un miércoles 29 de septiembre de 2010 a las 11:16”.

Ya, Nachete, pero entiende que uno no puede considerarse a sí mismo como ilustre abogado en ejercicio sin haber estudiado y aprobado la carrera de derecho, realizadas las prácticas y haberse colegiado, por mucho que le hayan pagado como “asesor”, tontorrón.
Esto es algo que nadie le ha mirado con o sin lupa al ilustre inquisidor “Torpe-quemado”, a pesar de que él propio Nacho, Nachito Nachete, reconocía en un artículo que jamás ha podido borrar de las redes.

Chúpate esa Wikipedia. Ignacio Escolar no es periodista.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jose Ignacio Diaz Tejedo

Jose Ignacio Diaz Tejedo

No viajé a las estrellas como soñaba de adolescente, pero he dado la vuelta a medio mundo alentado por una pasión inagotable por el conocimiento de mis semejantes. He leído unos 9.000 libros, pero cuanto más aprendo, más preguntas me planteo. He vivido mi propia tragedia y convivo con ella como una compañera leal: siempre me enseña algo. Creo que los únicos errores son aquellos de los cuales no se aprende. Soy curioso y renacentista por naturaleza, por tanto, aprendiz de todo y maestro de nada. Mi educación académica no me ha servido para dar soluciones a los problemas reales y solo me queda alzar mi voz publicando lo que mi cabeza y mi corazón me dictan. Pero jamás tendré oficio, porque hacen falta muchos años de trabajo para ser un contador de historias. Así que, no esperéis mucho de mi.

2 comentarios sobre “Chúpate esa Wikipedia: Ignacio Escolar no es periodista

  • el 10 abril 2018 a las 10:24
    Permalink

    Como decía Cela: “Periodista es el que escribe en un periódico”. De todas formas, si no fuese porque él mismo en su perfil reconoce que no terminó la carrera, tendría coña que se vendiese como titulado despues de semejante cacería a la Cifuentes. En cuanto a la Cifu, qué forma de cagarla recordando “perfectamente” aquella tarde de verano en el Campus de Vicálvaro, donde hizo una defensa “no muy larga” unos 15 minutos, de su trabajo de fin de carrera jajajajajajaja.

    Respuesta
  • el 12 abril 2018 a las 2:06
    Permalink

    Pues claro que es periodista, el periodismo es una profesión y no se requiere ninguna titulación para ejercerla. A ver si va a resultar que Kapuczynski o Montanelli tampoco eran periodistas por no tener la carrera.

    Respuesta

Deja un comentario