La peligrosa justificación de la violencia y terrorismo en Cataluña: Con capucha, sin ella, y salpimentada de demagogia comunista

 

El Monumento a Eugenio D'Ors en el Paseo del Prado
El Monumento a Eugenio D’Ors en el Paseo del Prado

 

 

“Cerca ya de las tres semanas de los cortes en autopistas catalanas y sus ecos atruenan en las opiniones de los políticos comunistas que justifican la violencia con el tan prostituido lema de Libertad de Expresión”

 

 

Sirva de metáfora este documento gráfico de la última huelga general, iluminado con pintura roja en el monumento mas enigmático de Madrid, el dedicado al barcelonés Eugenio D’Ors, escritor, crítico de Arte y gran filósofo. Un subrayado y una interrogación propia de la intolerancia, tan capaz del vandalismo como de la violencia ímplicita y el sectarismo totalitario.

Cerca ya de las tres semanas de los cortes en autopistas catalanas y sus ecos atruenan en las opiniones de los políticos comunistas que justifican la violencia y la kale borroka con el tan prostituido lema de Libertad de Expresión. Conservamos además los españoles, en la memoria, las violentas manifestaciones tras la detención del golpista Puigdemont, sembradas de simbología guerracivilista y asumimos, con un fatigado hastío, las ocultaciones del gobierno de Rajoy de las imágenes de la violencia ejercida en el último ejercicio totalitario de las falsas urnas golpistas. Un paso más de esa loca decisión de arrastrarnos al caos, que en el transcurso de los días no ha hecho mas que agitar la polémica interesada de podemitas, separatistas y, ¿como no? también de esa vieja ya tristemente famosa para la historia de España,  La Pesoe, que no sabe dónde está, ni donde quier ir y ha decidido perderse para siempre de los anaqueles de la decencia en nuestro país. A falta de muertos, todavía, a los comunistas les queda la guerra fría que supone la insistencia de sus opiniones para justificar la violencia callejera del terrorismo de estado con el disfraz de kale borroka. Sus ataques a los católicos, a nuestra bandera y en definitiva a nuestra historia y la unidad de España.

 

 

Vandalismo en el monumento a Eugenio D'Ors
Vandalismo en el monumento a Eugenio D’Ors

 

 

“El texto esculpido en la piedra es una transcripción del pensamiento filosófico de Eugenio D’Ors que incluye una de sus máximas mas famosas: Lo que no es tradición es plagio”

 

 

 

Muy pocos madrileños saben que el monumento erigido en 1963 está dedicado al catalán universal. Casi nadie que las dos figuras de bronce enfrentadas representan a la cultura con el brazo extendido y la ignorancia en forma de basilisco. Y que el texto esculpido en la piedra es una transcripción del pensamiento filosófico de Eugenio D’Ors que incluye una de sus máximas mas famosas: “Lo que no es tradición es plagio”

 

 

 

Detalle
Detalle de la peligrosa justificación de la violencia
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

0 comentarios sobre “La peligrosa justificación de la violencia y terrorismo en Cataluña: Con capucha, sin ella, y salpimentada de demagogia comunista

  • el 4 abril 2014 a las 21:42
    Permalink

    ¡Qué gran artículo! La traición y cobardía de los políticos nacidas de consensos e incapaces de alzar la voz ante el vandalismo y la brutalidad simbolizado por un basilisco. Verdaderos reaccionarios hooligans del linchamiento. La España triste que añora guerras que perdieron no solo ellos sino todos los españoles, aunque se apunten como garrapatas al victimismo del vencido. Una de esas dos Españas que te hiela el corazón, parafraseando a Machado.

    Respuesta
  • Antonio de la Torre
    el 11 abril 2014 a las 0:55
    Permalink

    No tiene desperdicio, amigo don Manuel. Muy buenas noches

    Respuesta

Deja un comentario