(XXXVI) La insoportable vecindad de los podemitas: En el día que muchos celebran el aniversario de la República recuerdo la frontera española en Melilla

14 de abril de 1934
14 de abril de 1934. Aniversario de la República

 

 

“Camino del mercado sabatino recuerdo que mas allá  de la nostalgia por la arcadia feliz que para muchos representa el aniversario de la República”

 

 

 

Camino del mercado sabatino recuerdo que mas allá  de la nostalgia por la arcadia feliz que para muchos representa la tercera República, y ese apacible mundo de los sueños que cada uno merece y necesita, la historia reciente de España nos dice, y sin ninguna duda,  que el proceso republicano que comenzó el 14 de abril de 1931 cuando, por la tarde, en una atestada Puerta del Sol,  Niceto Alcalá-Zamora proclamó oficialmente la Segunda República desde el balcón del Ministerio de la Gobernación, nos llevó en tan solo cinco años a la guerra Civil.

No pasan desapercibidas tampoco en los anaqueles iluminados de la Memoria Histórica las estadísticas de ejecutados bajo acusación de sabotajes y actividades contrarrevolucionarias entre anarquistas, socialistas, comunistas, el POUM, el PCE y la ERC hoy tan de la moda progresista de los publicistas del “Derecho a decidir”.

Y así se lo recuerdo esta mañana a mi vecino el funcionario de educación y sindicalista que a la salida de la sucursal de Bankia luce, como casi todos los días, su camiseta verde repleta de lemas por la enseñanza pública, pero en la que hoy se ha  pinchado una banderita republicana. Me contesta que esta tarde asistirá a la manifestación y que la culpa ahora como entonces la tiene la derecha fascista.

Claro, le digo y le despido. No tengo ganas de entrar en el debate ideológico, además que mi tiempo  comienza a estar pillado ante la posibilidad de encontrar cuatro pimientos rojos para asarlos en el horno y aderezarlos con ajito y un buen vinagre.

Pero está visto que hoy los republicanos y podemitas son mayoría en el mercado. Tres euros con ochenta me dice el verdulero: Han pesado un kilo cuatrocientos. Y nada que me doy la vuelta tras llevarme la mano al bolsillo y me saluda alegre mi estimado Guzmán, el perfecto revolucionario. Todos sabemos en el barrio que camino de convertirse en un solterón, Guzmán viajo a  Cuba mas o menos hace tres años y allí casó con una linda mujer. Hoy luce en la solapa el lazo amarillo de los golpistas catalanes además de como el sindicalista la bandera republicana, y lo juro, nada mas darle los buenos días, me habla del fascismo del gobierno del PP que impide la libertad de un pueblo y mata a los emigrantes en la frontera de Melilla. Le pregunto que si condena la violencia y me responde con excusas. Igualito que muchos rectores universitarios, los políticos de IU y el montón de okupas que alargan sus ojeras para oír nuestra conversación. Una de ellas, con medias deshilachadas trata de darme un papelito mientras apela a mi “solidaridad”.

– Qué gran concepto. Le interpelo. ¿Solidaridad con qué?

 

imagen asalto frontera de Melilla
imagen asalto frontera de Melilla

“Y me acuerdo de mi amigo Rodolfo que hace unos días me dijo sentirse indignado por la pose solidaria, y de salón, de muchos de nuestros compañeros y vecinos sobre la polémica de la frontera Sur de Europa”

 

 

 

Y me acuerdo de mi amigo Rodolfo que hace unos días me dijo sentirse indignado por la pose solidaria, y de salón, de muchos de nuestros compañeros y vecinos sobre la polémica de la frontera Sur de Europa. recuerdo al pie de la letra sus palabras:

– “No sé que hacen pidiendo que haya un responsable por lo acaecido en Melilla pero en aguas marroquíes. El Gobierno y las Guardia Civil, están para entre otras cosas garantizar la inviolabilidad de las fronteras Españolas de la Unión Europea. De acuerdo que cada muerte es una tragedia, pero los únicos culpables son las personas que quisieron llegar por mar sin saber nadar. Por otra parte a los españoles nos correspondería pedir responsabilidades al Gobierno en lo que está pasando ahora, que por no tomar las medidas necesarias, tengamos 100 emigrantes saltando la frontera cada día. ¿Pero en que país vivimos?. ¿En un patio de la ESO?. Ya sé que esto es políticamente incorrecto, pero estoy hablando de un tema importante como es la garantía de la seguridad de las fronteras y no un tema, que al parecer muchos toman a pitorreo. Pues habrá que demandarles las responsabilidades a los que se la cogen con papel de fumar”.

Y ahora resulta que la realidad y los números comienzan a atragantar las conciencias de muchos progres de salón que en la intimidad se preocupan porque España construya seis fragatas para Arabia Saudí, pero aceptan las muertes provocadas por la ideología de su bando.

El sábado, ya se sabe : Un mal día para ir a comprar pimientos morrones.

 

 

Share on Facebook14Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

4 comentarios sobre “(XXXVI) La insoportable vecindad de los podemitas: En el día que muchos celebran el aniversario de la República recuerdo la frontera española en Melilla

  • Antonio de la Torre Luque
    el 15 abril 2014 a las 0:55
    Permalink

    Magnífico artículo, amigo don Manuel. Verdades como puños. Un abrazo desde Fuengirola.

    Antonio de la Torre Enviado desde mi iPhone

    Respuesta
  • el 15 abril 2014 a las 1:00
    Permalink

    Es probable que lo único no tumbable por anacrónico sean esa maravilla de pimientos asados, perfectos!!!! con su ajo y buen vinagre. Solo podría colaborar en sugerirte que unas pocas alcaparras sobre ellos son tan buenas como el agua del río cuando se junta con mar.
    Es también notable eso de tener cuenta en Bankia y continuar con escarapelas. Digo, escarapelas a las que hay que respetar con conducta coherente.
    Gracias siempre, Don Manuel.
    P.D. Es una pena muy grande lo de los problemas de frontera.

    Respuesta
  • el 14 abril 2018 a las 14:20
    Permalink

    De verdad que tiene mérito, D. Manuel, el que habite y trate con esos vecinos pesados como moscas tontas en un día de frío.
    En mi patria carabanchelera, los de la enseña rojigualda nos miramos distantes con los de la tricolor, y es que la marea inmigrante diluye rencillas, pues chinos y ecuatorianos nada objetan.Y a las sempiternas enseñas de la Armada, -normalizadas y oficializadas por Carlos III para no errar fatalmente en los cañoneos con los albiones-, si acaso en estos 14 abrileños se opone la de algún desinformado republicano, pues nostálgicos apenas quedan, y los remanentes habitan las residencias de mayores.
    Luego tras la abochornante inferioridad flameada al bris que viene este año frío, desaparecen como llegaron, con el mayor anonimato. Si bien que seguro se hace recuento de donde habitamos los de cada bando.

    Respuesta
  • el 14 abril 2018 a las 14:40
    Permalink

    Pena de historia arrinconada por insulsos manijeros sociales acomplejados por estúpidas pretensiones de un pais de nuncajamás.
    Tampoco deja de ser un sueño el proyecto europeo. Empezaré a creérmelo cuando las fronteras europeas estén protegidas por fuerzas de seguridad netamente europeas.
    De momento la guardia civil vela por el sur, habiendo encima malnacidos que se permiten el lujo de criticarles.
    En fin, es lo que hay.
    Salud.

    Respuesta

Deja un comentario