Vídeo remasterizdo: El caso Cifuentes, la moción de censura y el juego de la gallina entre Rivera y Rajoy

Cifuentes y el juego de la gallina
Cifuentes y el juego de la gallina

“El juego de la gallina que hoy en el modo de metáfora perfecta de la actualidad española vuelven a dilucidar  Mariano Rajoy y Albert Rivera”

Al igual que  pasó a la historia por su película “Rebel Without a Cause”, Rebelde sin causa, porque en definitiva y además de su talento, los grandes críticos, líderes de opinión y sociólogos de masas acordaron que el épico director  consiguió con su película inventar el cine de la juventud atormentada, en la actualidad, es la sociedad española la que está verdaderamente atormentada por el devenir de la política y los comportamientos de los líderes.   

En Rebelde sin causa, del año 1955 además, una de sus secuencias pasó a la historia de los mitos urbanos, la titulada El juego de la gallina que hoy en el modo de metáfora perfecta de la actualidad española vuelven a dilucidar  Mariano Rajoy y Albert Rivera, empeñados los dos en jugárselo todo por ganar la carrera suscitada por el caso Cifuentes en la Universidad Rey Juan Carlos.

Caso Cifuentes, moción de censura. Rebelde sin causa. Dedicado a Rafael Gómez de Marcos.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jose Ignacio Diaz Tejedo

Jose Ignacio Diaz Tejedo

No viajé a las estrellas como soñaba de adolescente, pero he dado la vuelta a medio mundo alentado por una pasión inagotable por el conocimiento de mis semejantes. He leído unos 9.000 libros, pero cuanto más aprendo, más preguntas me planteo. He vivido mi propia tragedia y convivo con ella como una compañera leal: siempre me enseña algo. Creo que los únicos errores son aquellos de los cuales no se aprende. Soy curioso y renacentista por naturaleza, por tanto, aprendiz de todo y maestro de nada. Mi educación académica no me ha servido para dar soluciones a los problemas reales y solo me queda alzar mi voz publicando lo que mi cabeza y mi corazón me dictan. Pero jamás tendré oficio, porque hacen falta muchos años de trabajo para ser un contador de historias. Así que, no esperéis mucho de mi.

Deja un comentario