Por razones humanitarias: Los genocidas de ETA piden perdón y anuncia su disolución ¡Mentira!

Mesa ETArra
Mesa ETArra. razones humanitarias

“El objetivo del genocidio es la eliminación física y dejar un rastro de tullidos para que sufran con sus amputaciones, sus quemaduras y sus secuelas el resto de su vida”

No todo lo que aterroriza es terrorismo; unos terrores los produce una película o un libro, otros los produce Hacienda, otros las camisas pardas de Hitler…y el paso siguiente, ya no es terrorismo: es genocidio. El objetivo del terrorismo es aterrorizar. El objetivo del genocidio es la eliminación física y dejar un rastro de tullidos para que sufran con sus amputaciones, sus quemaduras y sus secuelas el resto de su vida.

Que se lo pregunten sino a Irene Villa o que alguien se dé un paseo por el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo un par de semanas. Yo he estado allí. Como paciente. Como tullido. Y convivo con mi tragedia. Para el resto de mi vida.
Lo que ha hecho ETA estos últimos 40 años, es maldad en estado puro.

Decía Federico Jimenez Losantos el otro día que la “rendición” estaba motivada porque ya habían conseguido lo que querían. Pero las situaciones no son permanentes y las coyunturas cambian. Al igual que a la FARC, que no va a conseguir colocar ni un diputado en las próximas elecciones de Colombia, a pesar de la ayuda del traidor presidente Santos; y sin el dinero fácil del político inútil, se están volviendo a las montañas, ¿Qué pasaría si Bildu perdiese su poder legal? Seguro que, al igual que la FARC, volveríamos a las andadas, las de las treguas trampa.

En 2017, veinte años después de la liberación de Ortega Lara y del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, ya fue triste ver cómo se vendió como derrota el claro triunfo de ETA, en tres fases:

1. La suelta de varios genocidas Etarras.

2. La abducción de toda la izquierda al programa político Etarra.

3. La marginación de Mariano a las víctimas que no respaldan la política sobre la ETA de ZP y asumida como propia por Rajoy.

El mismo dinero público que corrompió a la AVT de Alcaraz con el caso faisán de Rubalcaba, compró el aplauso de los palmeros de Mariano excarceladores de Bolinaga. Tras lo de Bolinaga y la suelta masiva de etarras por el defenestrado Gallardón, nada puede sorprendernos en la política de Rajoy ante el terrorismo.

Más triste es ver que este viernes pasado día 20 de abril de 2018, ETA, en otra BROMA MACABRA, otra vez anunció su disolución por enésima vez.

Recuerdo a Ortega Lara ante la falsa disolución de ETA

NO ME CREO NADA. No solo porque ya es la décimo primera vez que lo hace y no lo cumple, sino porque entre otros no exterminados físicamente, está la sangrante lluvia sobre mojado, como la del caso de Ortega Lara. Nunca olvidaremos la tragedia de este hombre, torturado hasta desear la muerte por el mero hecho de ser funcionario de prisiones.

El 17 de enero de 1996 José Antonio Ortega Lara fue secuestrado en el garaje de su casa de Burgos cuando volvía de su trabajo en el Centro Penitenciario de Logroño.

Días más tarde, ETA se hizo responsable del secuestro, el segundo que mantenía en esos momentos (José María Aldaya estaba secuestrado desde el 8 de mayo de 1995), y exigió para su liberación el traslado de los presos de la organización a cárceles vascas.

El 1 de julio de 1997 la Guardia Civil detuvo a Josu Uribetxeberria Bolinaga para que, en primer lugar, les acompañase a una nave industrial donde sospechaban que estaba encerrado Ortega Lara. En el momento de su detención Bolinaga decidió dejar morir de hambre a Ortega Lara, negándose a dar los datos del zulo subterráneo donde estaba secuestrado, aunque finalmente el zulo sería encontrado horas más tarde por agentes de la Guardia Civil en Mondragón después haber muerto minuto a minuto durante los 532 días que pasó encerrado en esa infecta prisión-ataud.

Las condiciones de su secuestro fueron criminales: el muy húmedo zulo en el que se hallaba, a pocos metros del río Deva, sin ventanas y situado bajo el suelo de una nave industrial, que tenía unas dimensiones de 2,58 metros de largo por 1,85 de ancho y 1,95 m de altura interior. Ortega Lara sólo podía dar tres pasos en él. Disponía de la luz de una pequeña bombilla y, como no podía salir del habitáculo, recibía dos cubos: uno para defecar y orinar y otra para “asearse”.
« Siempre abrían, me daban la comida que fuera, desayuno, comida o cena, y esperaban un ratito a ver si yo iniciaba la conversación. Si yo no tenía ganas de hablar, a los cinco minutos cerraban y se iban ».

Era su rutina. Mes tras mes. Semana tras semana. Día tras día. Hora tras hora. Minuto tras minuto. Ni un puto reloj para saber cuánto duraba cada uno de aquellos eternos minutos de los más de tres cuartos de millón que pasó en ese ataúd con suelo de sintasol y paredes de húmedos listones de madera, un camastro y una bombilla, apestando todos y cada uno de aquellos 766.080 minutos a heces, orines, sudor, humedad, soledad y terror, zulo cuya construcción solo pudo imaginar y realizar la enferma mente psicopática del etarra asesino de tres guardias civiles y propietario de la fábrica donde se había puesto ese ataúd: Josu Uribetxeberria Bolinaga. Bolinaga para los amigos.

En el momento de su rescate, Ortega Lara había perdido 23 kilos, de masa muscular y densidad ósea. Sufría trastornos obsesivos del sueño, estrés postraumático, ansiedad constante y profunda depresión clínica.

La reacción de la banda terrorista como venganza a la liberación de Ortega Lara, fue el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, concejal de Ermua, una semana más tarde, pero este es otro capítulo aparte de « razones humanitarias ».
El 10 de junio de 2005 comenzó el juicio a los dirigentes etarras “Pototo” e “Isuntza” por ser los organizadores del secuestro. Según la sentencia, “Pototo” ordenó a Erostegui, Javier Ugarte, Bolinaga y José Miguel Gaztelu que seleccionaran y recabaran información sobre una víctima para secuestrarla. Eligieron a Ortega Lara. Así pues, en la propiedad de Bolinaga, se construyó una prisión-ataúd de 3,5 metros cuadrados en la cooperativa Jalgi de Mondragón.

Josu Uribetxeberria Bolinaga. Pobrecito
Josu Uribetxeberria Bolinaga. Pobrecito

“Por el secuestro de Ortega Lara fue condenado a otros 32 años en 2005. Pero este “valiente”, fue tratado con extrema e inusitada cortesía por parte de nuestro tan garantista sistema penitenciario”

Bolinaga fue condenado a 178 años de cárcel por el asesinato de tres guardias civiles, a 14 años por secuestrar durante 116 días al empresario Julio Iglesias Zamora en junio de 1993 e ingresó en prisión en julio de 1997 tras la liberación de Ortega Lara.

Por el secuestro de Ortega Lara fue condenado a otros 32 años en 2005. Pero este “valiente”, fue tratado con extrema e inusitada cortesía por parte de nuestro tan garantista sistema penitenciario con ciertos presos, pero que no con otros: sólo estuvo en una cárcel de lujo 15 de los 222 años que debía cumplir antes de ser liberado.

En agosto de 2012, gobernando ya Mariano Rajoy, tras habérsele diagnosticado un cáncer, inició una huelga de hambre para reclamar su excarcelación que fue secundada por otros 254 miembros de ETA encarcelados y el Ministerio de Interior le concedió el tercer grado penitenciario, proponiendo a la Audiencia Nacional que le concediera la libertad provisional « por razones humanitarias », razones que ni de lejos tuvo con Ortega Lara.

El entonces exjuez Baltasar Garzón afirmó públicamente que « un Estado de derecho no puede permitir que una persona muera en prisión », hipócrita manifestación de un hipócrita exjuez, pues fue él mismo el que estuvo al frente del rescate de Ortega Lara.

La puesta en libertad fue considerada una traición del Gobierno del PP por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), ya que el 16 de enero de 2015 se pudo leer en la web de la AVT: “Pese a que el Partido Popular se comprometió en su programa electoral (página 185) a asegurar el derecho de las víctimas a la dignidad, a la memoria, y a la reparación a través de la justicia, en estos 3 años el Gobierno de Mariano Rajoy ha sido responsable de una serie de decisiones flagrantemente contrarias a estas promesas. El ejemplo más escandaloso es el del etarra Bolinaga, supuestamente enfermo terminal y al que el Gobierno del Partido Popular puso en libertad concediéndole el tercer grado so pretexto de que una decisión contraria sería prevaricar. Hoy, casi 900 días después se pasea impunemente por las calles de su pueblo”.

Por el secuestro de Ortega Lara, sólo cumplió 7 de 30 años. Por el exterminio de los tres guardias civiles y secuestro de Julio Iglesias Zamora, cumplió 15 años de los 192 a los que estaba condenado. Total cumplido, 15 años sobre 222.

Valientes Gudariak
Valientes Gudariak

“Durante aquel entierro fue cantado el « Himno al soldado vasco » y se corearon consignas como « ¡Viva Euskadi libre!”

No puedo ocultar mi alegría cuando el 16 de enero de 2015, falleció en Mondragón debido al cáncer. Pero eso sí, rodeado de sus seres queridos y los que apoyaban su genocida vida, los cuales convirtieron su entierro en un homenaje para el finado y para los presos de ETA. Durante aquel entierro fue cantado el « Himno al soldado vasco » y se corearon consignas como « ¡Viva Euskadi libre! ».

Varios expresos de ETA asistieron, como Enrique Letona, que intervino para denunciar la política penitenciaria del Gobierno. Entre los cientos de personas que se congregaron en el parque de Aldai, también se encontraban Jesús María Zabarte (« El carnicero de Mondragón ») y el antiguo recluso Jon Agirre Agiriano (quien se encontraba entre aquellos que portaban el féretro), el histórico dirigente de la izquierda abertzale Tasio Erkizia, la portavoz de la Diputación de Gipuzkoa, Larraitz Ugarte, y el alcalde de Arrasate, Inaxio Azkarragaurizar, de Bildu.

Por razones humanitarias. Y digo que NO ME CREO NADA porque, por parte de ETA, en las dos últimas treguas, disoluciones o desarmes, (antes de la actual), fueron en septiembre de 2010 y enero de 2011, pero la banda terrorista ETA ya entonces había anunciado más de dos decenas de treguas, totales o parciales, desde su nacimiento en 1959. La penúltima, antes de anunciar el “cese definitivo de su actividad armada” el 20 de octubre, fue en enero de 2011, cuando anunció un alto el fuego “permanente”, de “carácter general” y “verificable internacionalmente”.

Mientras, Arnaldo Otegi, extasiado, ha celebrado el último comunicado de ETA publicado el pasado viernes en el panfleto de Gara como una contribución definitiva a la paz, la convivencia, la reconciliación, “un hecho sin precedentes en la historia reciente”. Se equivoca Otegui: la FARC, con los que se entrenaban sus chicos, después de firmar una paz contra un referéndum apoyado por un presidente al que le dieron el premio Nobel de la Paz por traicionar a su país, no ha tardado ni cinco minutos en volver a las andadas.

Miembro del grupo armado Oliver Sinisterra de la FARC
Miembro del grupo armado Oliver Sinisterra de la FARC

“La reciente ola de secuestros de ciudadanos ecuatorianos que se viene registrando en la frontera compartida con Colombia forma parte de las acciones llevadas a cabo por el Frente Oliver Sinisterra, un grupo de la FARC”

La reciente ola de secuestros de ciudadanos ecuatorianos que se viene registrando en la frontera compartida con Colombia forma parte de las acciones llevadas a cabo por el Frente Oliver Sinisterra, un grupo de la FARC liderado por ‘El Guacho’. Recientemente, la FARC, han asesinado a dos indígenas Nasa y tres periodista mientras Ecuador vive en estado de shock. Las dantescas fotografías de los cadáveres de los periodistas -asesinados en cautividad, encadenados y rematados con tiros de gracia-, aún estremecen a sus compatriotas ecuatorianos. Todos vuelven sus ojos hacia un Gobierno igual de conmocionado, que reconoce no estar preparado para afrontar el desafío terrorista del Frente Oliver Sinisterra de las FARC, que ha lanzado una campaña de atentados contra la policía y el ejército desde enero pasado, mientras que al mismo tiempo continuaban sus “negociaciones de paz” en Colombia. El Ejecutivo del traidor presidente Colombiano Juan Manuel Santos ha aceptado resignado la decisión y anunciado que buscarán un nuevo destino para sus “diálogos de paz”, que permanecen en punto muerto. No sólo no han logrado un alto el fuego, sino que las últimas acciones de la FARC demuestran que la cabra tira al monte, que nunca habrá entrega de armas por parte de ETA, que sí que hay precedentes y que, mire usted, señor Otegi, que me importan una mierda usted, sus amigos y sus colegas allende de los mares porque ETA va a seguir asesinando de una manera u otra, a las personas, a la democracia o a ambas, en cuanto deje el votante de auparlos al poder ayudados por podemos, pierdan cargos, sueldos y subvenciones al igual que ha pasado con la FARC, por mucho premio Nobel de la Paz que haya negociado nada.

Y vuelvo a decir que NO ME CREO NADA porque, por parte de los Gobiernos españoles anteriores y del actual, andamos muy desorientados, o más bien, engañados entre reuniones secretas de Montoro con la cúpula del PNV, que nos niega el ínclito ministro de Hacienda, al igual que niega la malversación de fondos públicos de Puigdemont.

El 4 de mayo de 2017, el Gobierno de don Mariano ya había pagado 4.245 millones por el apoyo del PNV a los Presupuestos a cuenta del mal llamado “Cupo Vasco”, una cifra cercana a la mitad de todo el gasto de la Xunta de Galicia en el 2017.

Concierto Vasco. Chiste de © Ortifus
Concierto Vasco. Chiste de © Ortifus

“El Cupo Vasco, en realidad se llama el “Concierto Económico”, anacrónico instrumento que regula las relaciones tributarias y financieras entre la Administración General del Estado de España y la comunidad autónoma del País Vasco”

El “Cupo Vasco”, en realidad se llama el “Concierto Económico”, anacrónico instrumento que regula las relaciones tributarias y financieras entre la Administración General del Estado de España y la comunidad autónoma del País Vasco, amparada por unos “fueros históricos” que jamás han tenido y que se impusieron para acabar con la III Guerra Carlista en un acuerdo transitorio provisional, que hubiera debido de terminar EL 1 DE MARZO DE 1886, pero que gracias a la Constitución de 1978, en su disposición adicional 1ª, se reconocieron y ampararon los “Derechos Históricos de los Territorios Forales”, uno de los cuales era precisamente el “Concierto Económico”, que se ha ido renovando hasta la actualidad, que en principio tenía unas atribuciones injustas para el resto de los españoles, pero menores, hasta que el Gobierno Vasco y el Gobierno central firmaron en enero de 2014 la reforma del “Concierto Económico”, por la que las Haciendas Forales pasaban a recaudar siete nuevas figuras impositivas aprobadas en los últimos años por el Estado español. (Pinchar aquí si quiere el documento).

Continuando con los Presupuestos Generales Del Estado, el 26 de marzo de este año, el Gobierno daba por hecho que sacaría el proyecto de Presupuestos Generales del Estado adelante al margen de lo que ocurriera en Cataluña con la vigencia del artículo 0,155 de la Constitución, porque el PNV solo pide “normalidad” institucional en su aplicación (que no se note, y esperando que la detención de Puigdemont no altere el escenario actual) mientras los regionalistas canarios querían protagonizar una segunda edición de lluvia de subvenciones para las islas. El Ejecutivo había preparado un Consejo de Ministros extraordinario para el pasado Martes Santo 27 de marzo donde se aprobarían las cuentas del Estado para este año en conversaciones previas o ‘detalles’ con o hacia los mismos partidos que le ayudaron a sacar adelante las de 2017: sus socios regionalistas de Foro Asturias y Unión del Pueblo Navarro, Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y Nueva Canarias. Los cinco diputados del PNV son la clave para aceptar los PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO y el proyecto para hacer efectivo el acuerdo de 2017 sobre inversiones en infraestructuras, etc., etc., peroooo… EL CASO ES QUE ESE CONSEJO DE MINISTROS, NUNCA TUVO LUGAR.

Concierto Vasco. Viñeta © Asier & Javier
Concierto Vasco. Viñeta © Asier & Javier

Por favor, no. Por razones humanitarias, no podemos creer que ETA pide perdón en España y anuncia su disolución.

Y en el Consejo de Ministros del viernes pasado, no se tocó el tema de los Presupuestos Generales Del Estado, entre otras cosas porque el PNV dice que aún no ha llegado a ningún acuerdo con el Gobierno. ¿Tendrá algo que ver con la eterna petición que inició el verano de 2016 el lehendakari Urkullu exigiendo el acercamiento de presos de ETA y el cambio de la política penitenciaria para que se la transfiera a Euskadi y que el Gobierno asumiera el acercamiento de los presos como condición para que el PNV apoyase a Rajoy?

¿Por qué el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha comunicado al líder popular que van a “cumplir a rajatabla” su decisión de no sumar los votos peneuvistas para aprobar las Cuentas y les anima a pactarlos con la “mayoría política del 155: Ciudadanos y PSOE”?

¿Por qué hoy mismo el PSOE rechaza “indulgencia” con ETA y vincular el acercamiento de presos a los Presupuestos tras esta imaginaria “disolución de ETA”? ¿Qué pide el PSOE a cambio? ¿Qué pide el PNV a cambio? ¿Qué está ocurriendo de verdad?

¿De dónde y por qué ahora esta “rendición incondicional” de ETA? Mientras tanto, víctimas y verdugos están viviendo puerta con puerta. Desgraciadamente, un reciente estudio del Instituto de Derechos Humanos Pedro Arrupe de la Universidad de Deusto para el área de Convivencia del Gobierno vasco ha concluido tras formular encuestas sobre terrorismo en Euskadi a un millar de universitarios vascos que existe un significativo nivel de “desconocimiento” entre los jóvenes en relación al medio siglo de violencia protagonizada por ETA y su entorno.

Por tanto, es imperativo recordarnos lo que pasó en aquellos años e informar a las nuevas generaciones de que de aquellos polvos, los orígenes de Bildu (heredera de Herri Batasuna y de la propia ETA), se han hecho estos barros envenenados con una huella indeleble en la sociedad vasca y española de hoy en día. Sobre todo a los que siendo vascos, no han comulgado con sus ruedas de molinos, ruedas que sólo puedo comparar a esa sociedad de los pueblos colombianos azotados por la FARC y comulgando a la fuerza con un fallido y sangriento “plan de paz” que en referéndum, ellos mismos rechazaron. Y es que el terror, al igual que en las zonas rurales del País Vasco, ya es una mueca permanente en las caras de los habitantes de aquí y de allí. ¿Es esto lo que queremos?

Por favor, no. Por razones humanitarias, no podemos creer que ETA pide perdón en España y anuncia su disolución.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jose Ignacio Diaz Tejedo

Jose Ignacio Diaz Tejedo

No viajé a las estrellas como soñaba de adolescente, pero he dado la vuelta a medio mundo alentado por una pasión inagotable por el conocimiento de mis semejantes. He leído unos 9.000 libros, pero cuanto más aprendo, más preguntas me planteo. He vivido mi propia tragedia y convivo con ella como una compañera leal: siempre me enseña algo. Creo que los únicos errores son aquellos de los cuales no se aprende. Soy curioso y renacentista por naturaleza, por tanto, aprendiz de todo y maestro de nada. Mi educación académica no me ha servido para dar soluciones a los problemas reales y solo me queda alzar mi voz publicando lo que mi cabeza y mi corazón me dictan. Pero jamás tendré oficio, porque hacen falta muchos años de trabajo para ser un contador de historias. Así que, no esperéis mucho de mi.

2 comentarios sobre “Por razones humanitarias: Los genocidas de ETA piden perdón y anuncia su disolución ¡Mentira!

  • el 25 abril 2018 a las 9:14
    Permalink

    Gora Euskadi askatuta!
    Todos sabíamos aquella primavera del 59, cuando aparecieron las primeras pintadas E.T.A. en la carretera Oñate al monasterio de Aránzazu, que ese grito nunca sería realidad.
    La lucha armada genera dependencia, odio, miedo y sometimiento, nunca libera.
    No se puede expresar la libertad que no se lleva dentro, ni los seres libres necesitan luchar por la libertad.
    Dejar sin su justa represalia 40 años de sufrimiento y sus secuelas sería un error de consecuencias lamentables.
    La prueba palpable para los idiotas que aún no lo quieren ver, es la mejor democratización conseguida por las demás regiones españolas sin necesidas de gudaris encapuchados.
    Salud.

    Respuesta

Deja un comentario