No es de Cristina Cifuentes de quien nos tenemos que defender. Pero sí de los eternos y muy peligrosos

Rubalcaba vs Cifuentes
Rubalcaba vs Cifuentes

 

“La imputación de Ruiz Gallardón, aunque no lo parezca, es muy significativa en el caso Cifuentes, no solamente porque él era un ministro de justicia y ojito derecho de Rajoy”

La imputación de Ruiz Gallardón, aunque no lo parezca, es muy significativa no solamente porque él era un ministro de justicia y ojito derecho de Rajoy (tan quemado para don Mariano como la propia Cristina), sino porque se produce en un momento en el que hay un estrepitoso desparrame de la expresidenta Cifuentes, y que finalmente, nos guste o no, están ligadas entre si directamente a la operación Lezo del exalcalde de Madrid con las amenazas de muerte blanco sobre negro, recibidas por la expresidenta. ¡”NO PARAREMOS HASTA MATARLA”!, amenazas directas de un poderoso empresario que Cifuentes cree saber con toda certeza de dónde vienen, pues tras ampliar la denuncia del caso Lezo, según ella misma manifestó, estas no pueden venir de otro lado que de “fuego amigo”.

Las circunstancias que hemos conocido para su acoso y derribo, con métodos muy poco legales, más propios de un sistema mafioso con ese tufillo de “filtraciones” (una a Ignacio Escolar pesebrero-de-Roures y la otra, a Eduardo Inda, aspirante al título de “Ignacio Escolar”), fíjate tú, exacaparador y acaparador de las “Fake-News” de La Secta Ferreril, con célebres “dosieres” y “recortes parcheados” de la universidad sobre el “master chef” este que tan absoluta e inapropiadamente ha gestionado de forma deplorable la propia expresidenta, no nos tiene que apartar la mirada de ese otro envenenado mundo de mentiras y contradicciones que no tenía ningún sentido, además con el simultaneado respaldo y traición de la propia universidad.

Por cierto, la titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, que investiga la causa del “máster-chef” de la expresidenta madrileña, ha citado a declarar en calidad de IMPUTADO a Álvarez Conde, artesano y director del máster de la políticamente finada, catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos, exdirector del Instituto de Derecho Público y tutor de la presunta tesina de la expresidenta de la Comunidad de Madrid, quien era “dueño” de ese “chiringuito” –el Instituto-, regado de subvenciones de una y otra parte.

Pero señores y señoras, lo verdaderamente RELEVANTE de este caso y para conocimiento de los habitantes de nuestro país, es que el ciudadano medio debe de entender que sí. Que sí que existe una MAFIA que opera en paralelo a los Servicios de Seguridad del Estado. Por tanto, NADIE está seguro porque el concepto de Seguridad Jurídica en un país donde una MAFIA tiene tanto poder como el propio ESTADO, es NULO: no hay Seguridad Jurídica. Y esta es la cuestión de fondo.

El modo en que se ha ejecutado política y civilmente a Cristina Cifuentes tiene unos componentes tan mafiosos como los que tiene que un vídeo que debería haber estado destruido desde hace 7 años aparezca de pronto justo para rematar a Cristina Cifuentes. De lo lamentable de la expresidenta, hemos pasado a lo criminal del hecho de la existencia y distribución del vídeo y nadie parece percatarse de la jugada del trilero que ha focalizado a la defenestrada en vez de poner el foco en los mafiosos.

Y sin embargo, ese vídeo estaba allí, en el lugar justo y oportuno en un cajón de la redacción de O.K. diario por arte de magia, porque existe una estructura de información paralela que ha mantenido ese vídeo en un congelador de las Cloacas del Estado del ínclito Rubalcaba, para sacarlo en el momento “conveniente” y darle el tiro de gracia o la taurina puntilla culminando el “Cristinazo”. Eso pone los pelos de punta y, como he dicho antes, demuestra que sí existe una MAFIA con tanto o más poder que el propio ESTADO. Y eterna.

¿Cuántos vídeos más debe haber por ahí en ese congelador?

El propio jefe de seguridad de la compañía que hizo la grabación ha puesto de manifiesto que ese trozo sólo es “Una parte final de todo lo que se grabó antes, durante el presunto hurto y después”, es decir, que falta todo el contexto no incluido, mucho, muchísimo más de lo que con tanto orgullo y temeridad, nos ha mostrado Eduardo Inda en la Secta de Ferreras tras la “apropiación indebida” de la noticia de su currante Manuel Celdrán, Secta en la que a Ignacio Escolar ha sustituido con el fin de hacer de mercenario, soldado de fama y fortuna, para mayor gloria de su periódico a costa de delinquir calumniando según Código Penal, artículo 205 (calumnias, cuando se acusa a un tercero de haber cometido un delito sin que se haya juzgado ni condenado al presunto infractor) al llamar públicamente “LADRONA” y “ROBÓ” por parte de La Secta a quien ni siquiera fue acusada de hurto, -de ahí lo de temeridad-, y de paso, que Madrid se quede “vacante” a la espera de la próxima ocurrencia de Soraya.

Inda y Ferreras acusando de ROBO a lo que no fue ni siquiera un hurto

Muchas gracias por todo, amigo Eduardo. Has sido el “factótum”, el tonto útil de la MAFIA paralela al ESTADO y has retorcido un poco más el ESTADO DE DERECHO por treinta miserables monedas de plata o algún vídeo tuyo que tengan contra ti las Cloacas del Estado. Enhorabuena valiente.

Son la misma MAFIA de la misma Cloaca que filmó y distribuyó aquel escandaloso video transformista-transexualista, pues quien negoció con Ciudadanos el apoyo al P.S.O.E. para la jugada de la moción (que al final se frustró), fue José Enrique Serrano, que fue el jefe de Gabinete de Felipe González, adjunto a Rubalcaba, cuando lo de del vídeo de Pedro J. ¡Si son los mismos espías y policías!

Cuando llegó Rajoy al poder el 22 de diciembre de 2011, Jorge Fernández Díaz, fue nombrado ministro del Interior del Gobierno con el fin, entre otras cosas, de que durante su mandato se concluyera –y así fue-, la creación de una estructura policial destinada a obstaculizar la investigación de los escándalos de corrupción que afectaban al Partido Popular y a la persecución de adversarios políticos. ¡Si hasta viene en la Wikipedia y Fernández Díaz no los ha denunciado!

Obviamente, tuvo que mantener a las Cloacas del Estado de Rubalcaba, a esa MAFIA paralela, que había guardado los más oscuros secretos de todo y de todos para realizar su labor, pues bien es sabido que las mafias no se casan con nadie y que sólo se mueven por dinero o poder, dinero y poder que esos mismos policías y espías utilizaron para montar esas grandes empresas de seguridad que lo que cogen como policías lo pasan a lo privado, lo venden por lo público, lo adjuntan al C.N.I. y el C.N.I., como agradecimiento, les permite seguir actuando en la clandestinidad y con su respaldo extraoficial.

¿Recuerdan la O.P.A. hostil contra Endesa? Manuel Amador Miguel Pizarro Moreno (Manolo Pizarro para los amigos) que por entonces era presidente de la compañía eléctrica acompañado de su escolta, pilló a dos tíos espiando a su jefe y no solo demostró que eran del C.N.I., sino que además los llevó a juicio por coacciones y consiguió una condena contra ellos, exclusiva que Carmen Tomás obtuvo para el periódico gratuito “Negocio”.

Pizarro descubre espías junto a su casa

 

Pero… ¿Realmente estaban trabajando para el C.N.I.? ¿Trabajaban para otra empresa mafiosa paralela? Ni se sabe ni se puede saber porque interior de aquella época negó rotundamente que trabajasen para el C.N.I. ya pesar de a la protesta del PP, luego ellos volvieron a “colocar” a la misma MAFIA en el mismo sitio.

Esta muerte civil, también la habíamos vivido en la fase final del Felipismo con las famosas fotos de Luis Roldán, donde aparece en un cutre prostíbulo con la cocaína desparramada sobre las más cutres mesas y sillas del lupanar estando él en “gallumbos” a costa del dinero de los huérfanos de las víctimas del terrorismo. ¡Y no tenía ni el bachiller terminado, aunque se presentó a sí mismo como Ingeniero Industrial!

¿Creen ustedes señores lectores que tanto el C.E.S.I.D. como el P.S.O.E. no era consciente de ello? Y es que Roldán, era el rival a abatir de Rafael Vera (por entonces secretario de Estado para la Seguridad y artífice “cum laude” de la chapucera operación G.A.L. de terrorismo de Estado) para ocupar el puesto del Ministerio del Interior, puesto que al entonces titular, Antonio Asunción, salpicado por la chapuza de Vera y míster X, le quedaba un telediario para abandonar el barco Felipista, cosa que hizo tras la fuga de don Luis cuando nada menos que el “James Bond”, Francisco Paesa, “facilitó” previo pago por sus servicios la localización entre Laos y Camboya del ya por entonces, exdirector general de la Guardia Civil.

Las orgías de Roldán
Las orgías de Roldán

“Francisco Paesa, aparte de ser un sibarita, era agente del entonces C.E.S.I.D. y ya la había liado parda…”

Francisco Paesa, aparte de ser un sibarita, era agente del entonces C.E.S.I.D. y ya la había liado parda cuando meses antes había “facilitado” la contrata y adquisición de munición de 9 mm Parabellum a la empresa filipina Armscor, destinada a la Guardia Civil. Desde el primer momento se apreciaron defectos en la misma, que llevaron a tener que desecharla en su totalidad y numerosos guardias civiles resultaron heridos en ejercicios de tiro de entrenamiento rutinario.
Más aun la lio cuando en 1998 fingió su fallecimiento por paro cardíaco en Tailandia y luego reapareció en 2016 concediendo una entrevista en exclusiva a la revista Vanity Fair en París, donde pidió que no se mostrara su rostro para no interferir en las 15 o 20 operaciones que, dijo, aún tiene en marcha. “El hombre de las mil caras” fue de los primeros que se subió al tren en marcha de las Cloacas del Estado, la MAFIA paralela con tanto o más poder que el propio ESTADO, cuya última víctima ha sido Cristina Cifuentes.

Francisco Paesa
Francisco Paesa

“Y es que la MAFIA paralela al ESTADO, si sólo la compusiesen espías y policías, tendría un pase, pequeño, pero en todas las casas cuecen habas”

Antes de ayer, algunos periodistas cómo Fernando Ballestín en el diario EL PAÍS (el de la “Cuesta de las Perdices” y su teoría sobre la bomba que explotó el 6 de Noviembre del 2013 ante la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso), empiezan a recular sobre el caso Cifuentes, predicando la diferencia entre otros casos más agudos, transcendentes y de más profundo calado y el de la expresidenta, diciendo que “Con ella ha habido un juicio público y no ha pasado por un filtro judicial”, -de cualquier manera, Cristina no ha cometido ningún delito ni en lo primero ni en lo segundo-, y más o menos dice lo mismo Luis Ventoso en el ÁGORA DIGITAL, argumentando que, aunque en un principio se alegró por las desgracias de Cifuentes, se lo ha estado pensando y ha llegado a la conclusión de que “Cifuentes no ha tenido un juicio reglado, sin defensa, magistrados o jurado”.

Y es que la MAFIA paralela al ESTADO, si sólo la compusiesen espías y policías, tendría un pase, pequeño, pero en todas las casas cuecen habas. Pero la palanca que la aúpa, es la connivencia de los jueces y el griterío indignado de los periodistas y editores “editorialistas” y paniaguados, que sin analizar la jugada, gritan en caliente ¡NO HA SIDO PENALTI! (como hicieron en la COPE cuando Benatia derribó con empujón y patada en el pecho dentro del área pequeña sólo ante el portero a Lucas Vázquez en el partido de la Juve contra el R. Madrid), porque esa primera sectaria apreciación, repetida en todas las radios, generó una opinión pública que impidió a los Culés ver, por muchas veces que les repitieran, la jugada y la falta clara. Y son estos últimos, los generadores de opinión pública, los que antes de decir “Lo que hace La Secta y Eduardo Inda es un delito”, que es lo mollar, gritan “Cifuentes dimisión”. Y no ven la jugada o ya es tarde para cambiar la opinión pública.

Obviamente, un espía o policía, sin un periodista o juez amigo que les bailen el agua, no va a ninguna parte con las paparruchas de turno para ocultar o sacar a la luz mentiras, desde la historia más falsa que una moneda de euro de madera sobre el 11 M, hasta el tinglado que tuvieron que montar para cerrarle el pico al “pequeño Nicolás”. Entonces, ¿Para qué queremos jueces honestos y rectos fiscales si al final tienes que pactar en el despacho de otro “comisario” que tiene su oficina en Paraguay, donde tiene cerquita sus cuentas corrientes que Montoro no quiere ni ver? ¿Porque son estos “comisarios” los que se montan en el dólar haciendo los trabajos sucios del C.N.I. y de algunos miembros del Gobierno de turno? ¿Cómo se puede permitir que los policías, comisarios y espías honestos, que muchos de ellos apenas llegan a fin de mes, no les dejen actuar o no les hagan ni caso?

Cuando llegó Gallardón, tras el triunfo de Rajoy, lo primero que dijo fue “Vamos a acabar con el obsceno espectáculo de los políticos que nombran a los jueces que pueden juzgar a esos políticos”. Lo primero que hizo fue aumentar del 80 % la cuota al 100 % de jueces nombrados por el legislativo, unificar en el mismo cargo al C.G.P.J y el Tribunal Supremo y nombrar a su delfín Carlos Lesmes Serrano para el cargo de mayor peso jurídico que ha tenido la Justicia en toda la historia de nuestra reciente democracia, delfín que por cierto, nombró para el caso del “prucés” al juez Llarena.
No conforme con ello, permitió, junto con Interior que las Cloacas del Estado continuasen con sus servicios, y aumentó contra toda ley, ya muy sobrepasada por Zapatero, la cuota de libre designación de altos cargos policiales, es decir, a dedo. ¿De dónde creen ustedes que sacaron al comisario Juan Jesús Sánchez Manzano (Manzano para los amigos) excomisario jefe de los TEDAX, cuando no pertenecía al Cuerpo Superior de Policía pues no tenía carrera alguna (requisito indispensable) en el 11 M? Interior creo 600 nuevos puestos de libre designación en la Policía Nacional en 2008. Sumó y siguió y así, hasta ahora, que ya no sabemos ni cuántos son, eso sí, lo que sí sabemos es que no van a seguir, al igual que en la época de Zapatero, antes en la de Aznar ni cuando estaba Rubalcaba, el trámite para nombrar por libre designación a los mandos Policiales, con posesión de título universitario.

Pues como ahora. A dedo y saltándose la ley. Y los malos, a la MAFIA paralela, que hay mucha ejecución de musulmanes en Cataluña por los Mossos que ocultar y muchas “Cristinas Cifuentes” que defenestrar.

El mismo día de la dimisión de Cifuentes, pensé: “Se ha ahorrado más vídeos pues seguro que el congelador de las Cloacas del Estado, está a rebosar”. 

Y es que hay que tener cuidadín de quien nos tenemos que defender porque, ciertamente, al igual que John Edgar Hoover en el F.B.I., son eternos y muy peligrosos. Y al igual que él, nuestras Cloacas del Estado, tienen vídeos, grabaciones e informes de todo aquel que llega al poder.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jose Ignacio Diaz Tejedo

Jose Ignacio Diaz Tejedo

No viajé a las estrellas como soñaba de adolescente, pero he dado la vuelta a medio mundo alentado por una pasión inagotable por el conocimiento de mis semejantes. He leído unos 9.000 libros, pero cuanto más aprendo, más preguntas me planteo. He vivido mi propia tragedia y convivo con ella como una compañera leal: siempre me enseña algo. Creo que los únicos errores son aquellos de los cuales no se aprende. Soy curioso y renacentista por naturaleza, por tanto, aprendiz de todo y maestro de nada. Mi educación académica no me ha servido para dar soluciones a los problemas reales y solo me queda alzar mi voz publicando lo que mi cabeza y mi corazón me dictan. Pero jamás tendré oficio, porque hacen falta muchos años de trabajo para ser un contador de historias. Así que, no esperéis mucho de mi.

Deja un comentario