Ya no hay miedo ni complejos: España ,mi país, es un gran país por Rodolfo Arévalo

Ya no hay miedo ni complejos España ,mi país es un gran país
Ya no hay miedo ni complejos España ,mi país es un gran país

“Cuando hace años empecé a ser consciente de lo que era mi país, España, no tuve la menor duda de que se trataba de un gran país”

Cuando hace años empecé a ser consciente de lo que era mi país, España, no tuve la menor duda de que se trataba de un gran país. Tenía familia por todas las partes de la geografía nacional, Un país es eso, el número de personas que viven en un territorio y comparten lazos familiares más o menos cercanos en el tiempo y que en unos momentos determinados de la historia acabaron uniéndose como un conjunto total. Ya sé que ésta no es la visión de un historiador, ni de un erudito, geógrafo, experto lingüista o vaya usted a saber que tipo de profesional. Lo que es cierto es que, para mí, es lo que es, el conjunto de personas cercanas genéticamente y que han unido sus destinos biológicos en una franja más estrecha que entre personas de otros lugares.

Me da igual que éste postulado mío sea falso o acertado, porque es imposible vivir como país en un lugar en el que tu vecino no se reconozca en ti en multitud de cualidades y defectos. La posibilidad de padecer los mismos males o parabienes del resto de los habitantes es indiscutible. Cuando nací, no estaba en España, no, ¿soy por eso menos Español si mi madre y mi padre lo eran?, creo que no, que soy igual de Español o quizás más porque no tengo patria chica, mi país es España, la grande, la que me enseñaba mi padre, hasta que pude venir a ella con once años, en un mapa político de colores variados. Ese dibujo era mi país, el mío y el de otras muchas personas. Su bandera desde muchos años antes del siglo veinte era la actual roja amarilla y roja, era su representación en el mundo. Mi patria o era Madrid, Andalucía, Cataluña, Asturias o cualquier otra entelequia política de organización del estado, que solo sirven para gestionar mejor el territorio.

“Por qué demonios he de renunciar a sentirme Catalán, Gallego, Vasco o Almeriense solo porque lo digan cuatro venados de turno que se han dedicado a sembrar el odio de unos contra otros”

Tengo familia en Galicia de padre gallego y madre Madrileña, tengo familia en Cataluña en la misma condición, en Castilla y León, en Castilla la Mancha, en Valencia, en Mallorca, en Andalucía, y probablemente en muchas más comunidades. Por qué demonios he de renunciar a sentirme Catalán, Gallego, Vasco o Almeriense solo porque lo digan cuatro venados de turno que se han dedicado a sembrar el odio de unos contra otros. Esos individuos o son imbéciles o son psicópatas peligrosos y deberían ser retirados de entre sus semejantes, por la sencilla razón de que en sus mentes no existe la paz, siempre habrá un poder, un Estado, una circunstancia que sea agresiva para ellos mismos, vamos que lo sienten así.

Son los típicos pendencieros cabezotas que no paran de provocar hasta que no inician una pelea, porque su agresividad les pide sangre. Ejemplos los tenemos en los campo de fútbol, en los bares tugurios de mala muerte y entre horteras de polígono. Se supone que los deportes de equipo competitivos se crearon sustitutos del enfrentamiento cruento entre distintas bandas humanas. Lo explica Marvin Harris en “Nuestra Especie”, un libro que nadie debería dejar de leer o también incluso “El Mono Desnudo”, porque de esta manera los que no son psicópatas, si no a lo sumo solo los que los siguen, no se dejarían arrastrar por estos individuos peligrosos para la convivencia.

Está demostrado y no sé ahora mismo que científico lo postulaba, que cada treinta años era necesario una guerra para dar salida a la agresividad acumulada en las sociedades y que hacía muy difícil la convivencia, de esta manera, los jóvenes enfrentados a la muerte y el horror bajaban sus ansias de agresividad y podían volver a convivir pacíficamente. No dudo que sea verdad dado el nivel de violencia que exhiben los primates; es impresionante. Y ahora una pregunta ¿No se le ha ocurrido a nadie volver a implantar el servicio militar obligatorio para rebajar con la disciplina el nivel de violencia caótica que hay y que se traspasa a la disgregación del país? Y por otra parte, ¿no sería conveniente mandar a los más agresivos contra movimientos fascistas como los del Daesh o el Isis para que, si vuelven, tengan rebajada ya la testosterona?

Para mí que esta es la solución o el palo y tente tieso, sin esto cada día tendremos más problemas de convivencia. Se dice que en Estados Unidos la policía dispara y después pregunta, no deja de ser muy fuerte el tema, creo que en Rusia es por un estilo, pero será que llegados a un nivel, deja de haber otra forma de respuesta y la sociedad necesita defenderse de la anarquía, para eso se crearon los organismos de represión del estado. Solo los estados constituidos por políticos acomplejados y temerosos de ser tildados de autoritarios, no ponen en marcha estas medidas de contención, con todo el peso de la ley. Pero bueno ya habrá quienes se lo demanden.

Share on Facebook97Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Un comentario sobre “Ya no hay miedo ni complejos: España ,mi país, es un gran país por Rodolfo Arévalo

  • el 12 junio 2018 a las 9:09
    Permalink

    Querido Rodolfo Arévalo, quizá tu no hayas nacido en España por una cuestión meramente coyuntural, pero eres tan español como yo. Somos dos individuos de mediana edad que desde hace años se miran al espejo de su patria, y susurran refunfuñando ¡Esta no es la España en la que nací!, mientras mueven la cabeza de un lado al o otro.

    Respuesta

Deja un comentario