(1) La gran Verdad del Comunismo: La Mentira. Por Nacho Rodríguez Márquez

La gran Verdad del Comunismo. La Mentira
La gran Verdad del Comunismo. La Mentira

“Extrañamente, cuando lo que se exhibe son las parafernalias  del comunismo, casi nadie se rasga las vestiduras. Muy al contrario, la ciudadanía sintoniza alborozado”

Desde siempre un enigma me atenaza, es el variable comportamiento de una mayoría de ciudadanos respecto del comunismo y otras izquierdas en comparación a las que se adaptan cuando los signos, himnos y parafernalias son derechistas. Cuando uno de estos grupos exterioriza sus emblemas y gestos, gran parte de la población se revuelve en contra, e incluso la ataca. Y con razón pues esa parafernalia nazi es contraria a la libertad y la paz. Extrañamente, cuando lo que se exhibe son las propias del social-comunismo, casi nadie se rasga las vestiduras. Muy al contrario, la ciudadanía sintoniza alborozado.Todo eso se puede extrapolar a las artes escénicas con multitud de ejemplos.
Insisto es un enigma que no alcanzo a digerir  y entender pues ambas ideologías son similares, incluso el nazísmo es una copia del comunismo de 1917. Eso si, para distinguirse su presentación es distinta. Son hermanas de la desigualdad, son tiranas, déspotas y genocídas. Ambas llevan al extremo la máxima de ” el partido se fortalece depurándose”. Ambas buscan el exterminio, primero moral y luego físico de los enemigos, que son el resto de los que no asumen sus estrictos postulados. 
Según su propia experiencia, Jiménez Losantos asegura en su libro Memoria del Comunismo, que el comunismo proviene del cristianismo, de aquellos que perdieron la fe en los Evangelios y ante el vacío. apostaron por un sustituto, en principio, moral . Es la sustitución de la fe cristiana por la  fe comunista, también monoteísta donde no se admite otra creencia, pero con una sustancial diferencia, no existe el arrepentimiento por las atrocidades cometidas ni individuales ni colectivas. Todo se hace por la causa,pues el comunismo no cree en la moralidad eterna. Dicen : ” Nos reímos de los cuentos de hadas sobre la moralidad”. 
 A pesar del paso del tiempo y de las evidencias, los comunistas y adláteres de extrema izquierda siguen fieles a su doctrina carcelaria y genocida. Ellos son siempre el BIEN que lucha por destruir al resto , el MAL. Una hipócrita ideología que, sorprendentemente, es respetada y aceptada por millones de personas, sin percatarse que es la más perversa y cruel. como atestiguan los irrefutables hechos, a lo largo y ancho del mundo. Por eso me sorprende que mientras el saludo brazo en alto está condenado, saludar con el puño cerrado sea bienvenido. 
 Y todo debido a un genio soviético de la propaganda, Willi Münzenberg, que tiene en España a otro Willi, pero el nacional más chusco y barriobajero intelectual. Pues bien, el auténtico Willi fue el creador del Imperio de la Mentira que junto a Lenin y Stalin, su continuador, forjadores el Imperio del Miedo y el Terror, afianzaron  su régimen perverso y demoledor: el comunismo. Y sigue vigente de la mano de Podemos, aupado, insensatamente, por los ineptos del Partido Popular. Se basa esta estrategia en hacer creer a sus seguidores que aunque se mienta y se cometan todo tipo de tropelías, todo está bien empleado,pues al final llega el BIEN SUPREMO. Buscar un enemigo es su táctica. Para los soviets era el fascismo y ahora para Podemos es el franquismo.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Ignacio Rodríguez Márquez

Ignacio Rodríguez Márquez

Un todo terreno en la televisión : Productor,realizador, director ,guionista y comentarista deportivo durante 35 años en TVE siendo el que más transmisiones ha comentado y mas disciplinas deportivas ha narrado . Licenciado en Ciencias de la Información y Técnico Superior en producción y programación. Ex entrenador y jugador profesional de baloncesto. Premio Talento de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Television. Medalla de oro en 12 Campeonatos de España de esgrima veteranos y Tesoro Vivo de la Televisión por la UNESCO

Deja un comentario