Dedicado a todos los autónomos, madrugadores, empresarios, asalariados, jubilados y españoles en general. Por el doctor Mabuse

Carmen Calvo justifica el viaje en avión oficial de Pedro Sánchez al FIB: "Tuvo agenda cultural por la noche". Santi Orue
Dedicado a todos los autónomos: Carmen Calvo justifica el viaje en avión oficial de Pedro Sánchez al FIB: “Tuvo agenda cultural por la noche”. Santi Orue

 

(Dedicado a todos los autónomos, madrugadores, empresarios,
asalariados, jubilados y españoles en general que,
gracias a este narciso y otros petimetres,
ya han logrado vivir peor que sus padres y abuelos… ¡Y no queda todavía…!)

 

 

“Especialmente dedicado: Se levantó, calzó sus pantuflos con bordados de Pablo Iglesias (el fundador del partido, no el dueño de Villa Tinaja), primorosamente ejecutados por la Asociación de Mujeres Excluidas de las Partidas Machistas de Mus”

 

En esto que sonó el despertador. Haciendo un sobrehumano esfuerzo, extendió el brazo y logró acertar (al decimosexto intento, eso sí) a apagar la demoníaca alarma, que no era sino el himno del PP (“me jode tanto oírlo que con tal que no siga sonando, me levanto y lo apago”). Bostezó. Bostezó. Volvió a bostezar (“como me dé un aire ahora, se van a pensar que soy el doble de Netol. O sea, de mi añorado ZP”, dicho sea de tal modo por no meter en problemas a los LOGSE con explicaciones sobre qué demonios es el Netol).

Todo era calmo en palacio. Aún era temprano y faltaba bastante para que el piloto del Mystère aterrizase junto al aeródromo que se hallaba adosado al helipuerto cercano al muelle de atraque del “Fortunon”, cerca del cual reposaban los seis elefantes de gala que le habrían de llevar bajo palio (¿lo captan?) a sellar su boleto de euromillones aquella mañana. Cuando el piloto estuviera dispuesto para salir y poder así completar la agenda cultural del día, se lo comunicaría Pedro Duque desde la sala de satélites del Ministerio del Espacio. Perfecto.

Se levantó, calzó sus pantuflos con bordados de Pablo Iglesias (el fundador del partido, no el dueño de Villa Tinaja), primorosamente ejecutados por la “Asociación de Mujeres Excluidas de las Partidas Machistas de Mus” de Morata de Tajuña, y se enfundó de un modo absolutamente arrebatador su batín de raso, profusamente decorado con su efigie, tomada de la foto con gafas de sol a bordo del Air Sanchez Force One, mientras despachaba importantísimos asuntos de estado al más puro estilo norteamericano. Era cierto que la sastrería de Bobosidencia del Desgobierno no le había conseguido tener a tiempo la cazadora de piloto de F-18 que pidió durante la sesión de la moción de censura, como también era cierto que el presidente Trump no le había regalado una cuando se la pidió durante los 3 segundos que estuvieron cerca. Pero bueno, no se podía tener todo.

“Con paso firme, decidido, viril (pero feminista), presidencial (pero humildemente atronador) y pujante (o pujanta), entró en el cuarto de baño”

Con paso firme, decidido, viril (pero feminista), presidencial (pero humildemente atronador) y pujante (o pujanta), entró en el cuarto de baño. Volvióse hacia el nuevo espejo que su mujer había encargado a un artesano veneciano (con gran tristeza por no haber logrado hallar una empresa allí con la cuota paritaria en orden, aunque la cosa no había resultado mal del todo, porque al menos el nombre de la fábrica lo era de género: “Venecia”. ¡Salvados!)…

Como decía, volvióse hacia el espejo, empañó ligeramente la superficie con vaho bobosidencial sacro y dibujó un corazón, a través del cual podía ver el reflejo de su varonil rostro (no exento de femineidad, ojo…). Entonces y sólo entonces, hizo un esfuerzo mental (porque esto del rollo mental, en realidad, está muy sobrevalorado y cualquiera puede hacerlo) para repasar sus logros bobosidenciales de desgobierno. Así los fue enumerando (mentalmente, repito), mientras se depilaba las axilas:

1 – He logrado ser Bobosidente del Desgobierno, así que mi mujer (u hombra) está satisfecha.

2 – Ya tengo sueldo Nescafé para toda la vida, con una jubilación de oro y otras gabelas.

3 – Me abren las puertas por donde paso (menos esta del cuarto de baño, aspecto que he de solucionar).

4 – He colocado a todo Cristo Bendito (perdón por el exabrupto religioso, Don Pablo), incluyendo amigos (y amigas), amiguetes (y amiguetas) y conocidos (y conocidas).

5 – He pagado favores a mansalva.

6 – Voy a lograr ser peor que ZParo y les voy a dejar un marrón a todos estos (y estas)… ¡que ni en los mejores sueños progremierdas!

7 – El paro se disparará, pero yo me habré largado.

8 – El desastre económico ya ha comenzado, pero a mí no me va a tocar ¡ya te digo!

9 – ¿Cuál era el 9?

10 – Corrupción a mansalva en mis filas, yo mismo haciendo burradas corruptas y de malgasto como si fuese un emperador romano.

11 – He logrado reunir el grupo más inútil y absurdo de ministros (y ministras) de toda la Historia.

12 – he nombrado más asesores (y asesoras) y enchufados (y enchufadas) que todos los anteriores presidentes de gobierno juntos, ¡jajajaja…!

13 – No, 13 no, que da mal fario.

14 – Ya he logrado que me tengan que hacer el retrato, para colgarlo en el Congreso de los Diputados (y Diputadas).

15 – Soy la primera bobosidenta del desgobierno (o desgobierna) con pene (bueno, esto quizá está un poco forzado, pero todo sea por la paridad…).

 “Espejito, aquí lo dejo, que con la inclusión lingüística se me traba la lengua…” Dicho y hecho. Se puso su bañador de seda, sonrió al espejo (o sea, a sí mismo) y dio por sentado que ya podía abrir la posibilidad a un adelanto de elecciones. “Total soy como Largo Caballero, cuando lloró al ver que ya no quedaba más mundo por conquistar… porque fue Largo Caballero el que lo dijo, ¿no?. ¡Bah!, ¡es igual! Una licencia poética tampoco hace daño…”

“Y corriendo viril pero afeminadamente por los pasillos, alcanzó la zona de la piscina. Según se acercó, lanzó sus pantuflas y batín al aire fresco monclovita, tomó impulso…”

Y corriendo viril pero afeminadamente por los pasillos, alcanzó la zona de la piscina. Según se acercó, lanzó sus pantuflas y batín al aire fresco monclovita, tomó impulso, saltó con superioridad aria (no exenta de tintes gitanomusulmanes inmigrantes, por supuesto) y carpando en pleno aire, en una mezcla de Michael Jordan, Johnnie Weismuller y Torrente con Esther Williams, extendió sus majestuosos brazos en intima comunión para recibir el frescor del agua colmada en su rostro…

– “Macario”
– “Dime, Paco”
– ¿”No crees que alguien debería haberle dicho al okupa este que la piscina aún no tenía agua, por los recortes de Rajoy?”
– “Pues vas a tener razón…”
– “¡Mira, mira! Parece que todavía se mueve…”
– “No, deben ser los gases intestinales saliendo a presión por las orejas…”
– “Ah…”

 ¡Y no queda todavía…!

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
doctor Mabuse

doctor Mabuse

Criminólogo, abogado, profesor de artes marciales, experto en terapias japonesas y crítico cinematográfico en diversas publicaciones, webs, y en RNE1, donde ejerció como "el Doctor Mabuse". Su pasiión por los clásicos, Shakespeare, las Bellas Artes, la Historia, Roma y Oriente -sobre todo Japón- ocupan sus pocos ratos libres. Y entre mis pasiones debo con sinceridad añadir "Londres"

Deja un comentario