La raíz y los vientos: El teorema de la necedad y el atardecer del pensamiento. Por Rodolfo Arévalo

la investigación policial de la matanza de Orlando
la investigación policial de la matanza de Orlando

 

“Cuando se desbordan los límites ¿dónde vamos?”

Nos desbordan las atrocidades que no sirve absolutamente para nada. ¿Qué le voy a hacer?. Una de dos, o una, o dos, que las dos, y menos las tres, no pueden ser. Viva la Pampa, Viva el Ombú, Viva mi Patria Vick Vaporú.

El mas incauto escribe cosas. No hay nada peor que no poder sacar tus sentimientos, pero quién los quiere en este gran saco de inmundicias humanas que hemos creado fuera de nuestras hogares.

Quién quiere siquiera expresarlos para que caigan en las cochiqueras de los cerdos que se revuelcan en el barro. Quizás las mente racionales estén obligadas a perecer en la asquerosa estupidez de la ignorancia. 

Los dirigentes de Podemos ya no saben que inventar.
Atardecer del pensamiento. Los dirigentes de Podemos ya no saben que inventar.

 

“Seres viles y abyectos, viciados de orgullo y chulería, gritad vuestros sapos a los cuatro vientos para que pueda matarlos el desprecio”

Nada ni nadie está arriba o abajo. Vale tanto un rosal como como un exabrupto fuera de lugar. Vale igual la élite, que la bazofia. Dejad aquí toda esperanza, esto ya solo lo remedia una plaga grande, la peste, las guerras, la muerte.

Seres viles y abyectos, viciados de orgullo y chulería, gritad vuestros sapos a los cuatro vientos para que pueda matarlos el desprecio, porque solo os queda expulsar vuestras propias entraña podridas, para que se hundan en un abismo de costras purulentas viscosas.

No echéis la culpa de vuestras orgías sangrientas a vuestros dioses, esos que habéis creado de la nada. Sois vosotros los culpables únicos del lodo sanguinolento.

Cuando he visto la noticia del yihadista que ha causado una masacre en un club gay en Orlando he recordado esto
Cuando he visto la noticia del yihadista que ha causado una masacre en un club gay en Orlando he recordado esto

 

“Esta ya no es la humanidad que conocíamos, es un remedo, silueteado sobre el atardecer del pensamiento”

Y que la fuerza nos acompañe a los ángeles sufridores. La sensibilidad sublime ha de ser de alguna manera preservada. Pero yerro, no hay salvación posible en este océano de móviles berreadores, de melodías sin fondo, de personas con forma perfecta y fondo desfondado.

Sálvese quién pueda, esta ya no es la humanidad que conocíamos, es un remedo, silueteado sobre el atardecer del pensamiento.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario