(II) El Valle de los Caídos y el rigor histórico. Francisco Franco y los judíos durante la II Guerra Mundial. Por José Crespo

Obras de construcción del Valle de los Caídos en 1952
Obras de construcción del Valle de los Caídos en 1952

“La idea del Valle de los Caídos fue que la guerra civil no se volviera a producirse nunca tal como apreciamos en los documentos fundacionales de 1957 y 1958”

La idea del Valle de los Caídos fue que la guerra civil no volviera a producirse nunca tal como apreciamos en los documentos fundacionales de 1957 y 1958, en los que se especifica la oración por TODOS los muertos en la guerra; la impetración para España y para el mundo de las bendiciones divinas que obtengan la paz, la prosperidad y el bienestar; la celebración del culto solemne en la Basílica; el esfuerzo de investigación y estudio que aborde los problemas del progreso y de la justicia sociales en España. Por tanto, se observa la exclusión de toda actividad de naturaleza política y, en cambio, una atención directa a los fines de carácter religioso y social, éstos en el plano de la investigación.

Si conocemos y valoramos esto, oír hablar a indocumentados como José Guirao en esperpénticas y groseras declaraciones comparando a Franco con los nazis opinando sobre convertir «el Valle de los Caídos en el Auschwitz del franquismo» es realmente lamentable pues tal como afirmó en su día Nahum Goldman, presidente del Congreso Judío Mundial (CJM), «el general Franco se portó bien con los judíos y en ningún momento optó por las leyes nazis antisemitas de Nuremberg».

Tengo pruebas de que el jefe del Estado español, Francisco Franco, salvó a más de sesenta mil judíos durante la II Guerra Mundial”

A raíz del homenaje que el Gobierno húngaro tributó a la viuda del diplomático español Ángel Sanz Briz, por haber salvado a más de 5.000 judíos durante la ocupación por las tropas alemanas de la capital magiar en 1944, los medios de comunicación “democráticos” silenciaron la directísima intervención de Franco hacia los judíos perseguidos por Hitler y que residían en Francia, Hungría, Rumania, Polonia y Bulgaria tratando de hacer ver que el diplomático español actuaba como “independiente”, sin ninguna colaboración ni mediación del Gobierno de Franco, de su ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Gómez-Jordana y de su sucesor José Félix de Lequerica, y del embajador Juan Francisco Cárdenas.
El rabino Chaim Lipschitz dejaba su testimonio en el seminario hebreo Torah Vodaath and Mesivta, de Brooklyn, publicado en la revista Newsweek en febrero de 1970: «Tengo pruebas de que el jefe del Estado español, Francisco Franco, salvó a más de sesenta mil judíos durante la II Guerra Mundial. Ya va a ser hora de que alguien dé las gracias a Franco por ello».

En el libro “La banalidad del bien: historia de Giorgio Perlasca” de Enrico Deaglio, podemos leer: «Si bien el papel de la España franquista en las operaciones de salvamento de los judíos europeos ha sido silenciado casi del todo, fue decididamente superior al de las democracias antihitlerianas. Las cifras varían entre 30.000 y 60.000 judíos liberados del holocausto».

 “Al margen de cómo le juzgará la Historia, lo que sí es seguro que en la historia judía ocupará un puesto especial”

El filósofo e historiador alemán Patrik von zur Mühlen en su libro Huída a través de España y Portugal. (J.H.W. Dieta Nachf. Bonn), afirma que: «España hizo posible que más de 50.000 disidentes y judíos escaparan de los nazis».
En The American Sephardi, con motivo del aniversario del fallecimiento de Franco, publicó el siguiente artículo: «El Generalísimo Francisco Franco, Jefe del Estado español, falleció el 20 de noviembre de 1975. Al margen de cómo le juzgará la Historia, lo que sí es seguro que en la historia judía ocupará un puesto especial. En contraste con Inglaterra, que cerró las fronteras de Palestina a los judíos que huían del nazismo y la destrucción, y en contraste con la democrática Suiza que devolvió al terror nazi a los judíos que llegaron llamando a sus puertas buscando ayuda, España abrió su frontera con la Francia ocupada, admitiendo a todos los refugiados, sin distinción de religión o raza. El profesor Haim Avni, de la Universidad Hebrea, que ha dedicado años a estudiar el tema, ha llegado a la conclusión de que se lograron salvar un total de por lo menos 40.000 judíos, vidas que se salvaron de ir a las cámaras de gas alemanas, bien directamente a través de intervenciones españolas de sus representantes diplomáticos, o gracias a haber abierto España sus fronteras».

 

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

Deja un comentario