“Mátalos suavemente” porque el negocio debe continuar. Por Manuel Artero

“Mátalos suavemente” porque el negocio debe continuar

“Andrew Dominik en el guión su última película “Mátalos suavemente” y en la  secuencia final, ha encontrado la frase perfecta: Estados Unidos no es un país, es un negocio”

 

Andrew Dominik, el guionista y director de origen neozelandés ha estudiado a conciencia las claves narrativas del guión y sabe que el estilo se consigue con un buen remate para el final de la historia. Y, para ello, en su última película “Mátalos suavemente” en la  secuencia final, ha encontrado la frase perfecta: El asesino profesional que interpreta Brad Pitt se dirige cabreado a su contratador que le quiere pagar menos dinero del acordado por los tres asesinatos que ha ejecutado y le dice: “Estados Unidos no es un país, es un negocio”. Richard Jeckins el actor que interpreta a ese enlace con el poder real,  los que ponen “la pasta”, y que curiosamente  nunca vemos en la película, se calla y con su cara temerosa refleja que “el ejecutor” tiene razón y que los verdaderos problemas del hampa no se han acabado.

De esta manera la historia se completa y cierra su círculo con los rótulos de salida y el espectador, al levantarse de su butaca, pude sonreír con cara de aceptación porque intuye que los problemas de la economía real tampoco se han acabado.  Un concepto, uno solo, le ha servido al guionista para unir los dos mundos, el del hampa y el financiero: el concepto de “confianza”. Los mercados y la macro economía necesitan al igual que las leyes de la mafia del mismo betún psicológico. Confianza.

Basada en una novela del escritor George V. Higgins que cuenta una historia sencilla del mundo del hampa, la trama ideada por Andrew Dominik para su película, intercala en la acción continuas secuencias reales de la catástrofe financiera del 2008. Los personajes hablan mientras la televisión del bar, del restaurante o del salón de una casa, emite noticias sobre Ronald Reagan, el por entonces Secretario del Tesoro norteamericano Henry Paulson, ese senador que comenzaba a despuntar de nombre Obama o las decisiones políticas sobre Lehman Brothers.

Andrew Domink ha querido demostrar en su última película que las películas de género negro tratan básicamente sobre el capitalismo y sus personajes están únicamente motivados por el deseo de conseguir dinero y para ello ha utilizado todos los recursos del séptimo arte. Y su propuesta merece la pena.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

Deja un comentario