(Parte I) La Toma de Granada. Por Fernando M. Gracia

La Toma de Granada fue celebrada en toda Europa, sonando las campanas de las catedrales.
La Toma de Granada fue celebrada en toda Europa, sonando las campanas de las catedrales.

“La crónica del último capítulo, la Toma de Granada, de la reconquista en la península ibérica, a la postre Europa, se inicia con la sangrienta toma de la fortaleza de Zahara donde toda su población es asesinada”

La crónica del último capítulo de la reconquista en la península ibérica, a la postre Europa, se inicia con la sangrienta toma de la fortaleza de Zahara donde toda su población es asesinada. Este luctuoso y terrible suceso acontece en el año 1481 cuando el Sultán Muley Hacen y Ahmad al-Zagrí, gobernador de Ronda, con sus huestes, deciden masacrar a toda la población cristiana de la plaza citada, sin dejar superviviente según algunas crónicas. Consecuencia de la traición perpetrada por los nazaríes, ya que seguía vigente un tratado de paz entre las partes en el momento del infausto ataque, los cristianos comienzan la conocida como guerra de Granada. Los cristianos toman Alhama, punto estratégico a tan solo 55 km de Granada. Los musulmanes la intentaron recuperar en varias ocasiones.

En la batalla de la Axarquía (1482) las tropas conducidas por el marqués de Cádiz sufren un ataque feroz por parte de los hombres del Zagal, hermano del sultán Muley Hazen. Los castellanos fracasan en su asalto a Loja. Después de esto se produciría la vuelta de Zahara a manos cristianas. Se produce en 1483 a manos de Rodrigo Ponce de León y Núñez, marqués de Cádiz, que pasaría a titular marqués de Zahara. En este momento cuando el hijo de Muley Hacen, Boabdil, se reveló contra su padre, apoyado por los Abencerrajes. El sultán Muley había repudiado a la madre de Boabdil para casarse con una esclava cristiana.

En ese mismo año un ejército castellano fue derrotado por los granadinos. Las bajas castellanas fueron muy numerosas y más de un millar de soldados cayeron en manos musulmanas y convertidos en esclavos. Confiado por la anterior victoria, Boabdil intentó conquistar Lucena. Los musulmanes cayeron estrepitosamente derrotados y Boabdil fue hecho prisionero.

Es en 1483 cuando se produce un hecho largamente debatido en cuanto a sus interpretaciones sobre intenciones reales, aunque este tipo de hechos eran bastante comunes en la época, y es que el hijo del sultán de Granada es llevado como rehén ante los reyes Isabel y Fernando. Este, que sería llamado “el infantico “, o por tradición popular conocido como “el chico”, en referencia a su juventud con toda probabilidad, no es otro que Boabdil. Esta situación debemos pensar serviría para hacer que el futuro rey de Granada conociera la corte cristiana de los Reyes Católicos. De ahí la controversia en lo referente a esta etapa y su posible influencia posterior en los hechos y tomas de decisiones. Recobrada la libertad, Boabdil reanudó la guerra contra su padre.

El hermano de Muley Hazen, El Zagal asumió el mando del bando de su hermano e hizo frente al bando de Boabdil, aliado de los Reyes Católicos. Boabdil no pudo derrotar a su tio y perdió la plaza de Guadix.

Se levanta un campamento militar provisional, en la Vega de Granada, cercano al río Genil, y se le da el nombre de Santa Fe. Al año siguiente la Corte de los Reyes Católicos se fija en Córdoba.

En 1485 Muley Hazen muere en el castillo de Mondújar. Le sucede su hermano el Zagal. Este consigue expulsar a Boabdil de Granada.

La salida de la familia de Boabdil de La Alhambra
La salida de la familia de Boabdil de La Alhambra

“Todo ello en un contexto de fuerte resistencia musulmana, que les impidió avanzar más hacia Málaga dado el gran coste de vidas”

Llegados a este punto se inicia lo que se ha dado en llamar la segunda fase de la guerra de Granada. Los cristianos consiguen tomar Ronda y su serranía. Poco más tarde los castellanos lograron la conquista de Marbella y su puerto, que se convirtió en la base de la flota cristiana. Todo ello en un contexto de fuerte resistencia musulmana, que les impidió avanzar más hacia Málaga dado el gran coste de vidas. Al año siguiente se consuma la conquista castellana de Moclín y poco después también de Loja.

La hábil política de división de Fernando e Isabel, llevó a Boabdil otra vez a Granada donde vuelve a sublevarse apoyado por los Reyes Católicos. El Zagal huye y se refugia en Almería

Un levantamiento del barrio del Albaicín de Granada hizo cambiar de opinión a Boabdil y este se unió otra vez a su tío, El Zagal, para luchar contra los cristianos. “El chico” reconoció a su tío el título de emir del Reino de Granada mientras que se reservaba para sí mismo el dominio del resto del territorio. Los Reyes Católicos consideran roto el acuerdo con Boabdil y desencadenan nuevamente las disputas. En la toma de Loja Boabdil, que había sido encomendado por El Zagal para su defensa, cayó otra vez prisionero.

Inocencio VIII, viudo con 8 hijos, fue llamado 'El padre de Roma'
Inocencio VIII fue llamado ‘El padre de Roma’

“En 1487 el Papa Inocencio VIII concede a la guerra de Granada el carácter de Cruzada”

En 1487 el Papa Inocencio VIII concede a la guerra de Granada el carácter de Cruzada. Esto será fundamental en la visión que se desprende para el resto de occidente y es de máxima importancia para entender todas las consecuencias que la toma de Granada, al final de la guerra tendría en toda la cristiandad y en la influencia de la corona de España en los siglos siguientes.

Poco antes de la primavera de 1487 el ejército castellano, ayudado por naves de la Corona de Aragón, doblega Vélez Málaga, que se incorpora a la Corona de Castilla. Málaga está al alcance de los, ya denominados por la concesión y renovación de cruzada papal, cruzados.

 

Share on Facebook170Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Fernando M. Gracia Climent

Fernando M. Gracia Climent

Porque pienso que la humanidad no se divide en gente de derechas y gente de izquierdas, hombres y mujeres,... se divide en buenas y malas personas, escribo desde el corazón pero siempre usando la cabeza. Músico, lector compulsivo, historiófilo, proyecto de escritor, cinéfilo impenitente y Alférez de España.

Deja un comentario