(Parte III) Toma de Granada el 2 de enero: La gran efeméride de la historia de España y la celebración. Por Fernando M. Gracia

Caída de Constantinopla
Caída de Constantinopla

“La toma de Constantinopla en manos otomanas, capital del imperio romano de oriente y después Bizancio, supuso un gran cataclismo en los cimientos de la sociedad occidental”

Con los turcos expandiéndose a su antojo en todas direcciones desde mediados del siglo anterior, y sin una acción militar coordinada, contundente y decisiva por parte de las potencias cristianas la ciudad fue tomada al asalto de manera sangrienta, con resultados nefastos para la población, el 29 de mayo de 1453 por el joven Mohamed II (1451-1481). La toma de Constantinopla en manos otomanas, capital del imperio romano de oriente y después Bizancio, supuso un gran cataclismo en los cimientos de la sociedad occidental. Supuso entre otras cosas, la interrupción del paso entre oriente y occidente, lo cual obligó a la búsqueda de rutas comerciales alternativas.

La toma, popular fiesta granadina, se viene conmemorando desde hace 527 años ininterrumpidamente cada 2 de enero. Y como cita Cesar Girón en su libro “Miscelánea de Granada” de Ed. Comares, se puede constatar el cambio de denominación desde Fiesta de la Rendición de Granada, como aparecía por ejemplo en tiempos de la II República española, en un texto del Patronato Nacional de Turismo, y otros de la época, hasta la actual posiblemente por cuestiones de “corrección política” dada la polémica surgida en torno a este evento de raíces históricas.

toma de Granada
Toma de Granada

“La ciudad de Granada fue rendida mediante la firma de unas capitulaciones, que todo hay que decir, eran bastante ventajosas para los nazaríes”

Esta última denominación que permanece hoy, toma de Granada, es históricamente menos exacta ya que la ciudad no fue realmente tomada mediante acción militar, aunque si fuera asediada. La ciudad de Granada fue rendida mediante la firma de unas capitulaciones, que todo hay que decir, eran bastante ventajosas para los nazaríes.

Entre las condiciones otorgadas por don Fernando y doña Isabel al acordar con los musulmanes granadinos destacaban las siguientes:

“…Los moros serán juzgados en sus leyes y causas por su derecho tradicional, con parecer de sus cadís y jueces, que permanecerán en su puesto si son respetados por el pueblo y leales.

El jurado estará compuesto de un cadí y un juez cristiano. No se permitirá, sin embargo, que las culpas y delitos pasen de padres a hijos.

Se permite a los moros llevar armas, excepto pólvora, que deben entregar a las autoridades.

…Los moros son libres de vender o arrendar sus propiedades. Los moros no estaban obligados a llevar marca distintiva alguna, al contrario que los judíos, que deberían llevarla siempre.

Los antiguos habitantes de Granada están exentos de impuestos durante tres años.

Los tributos serán los habituales según la ley nazarí. Podrán comerciar en todo el reino sin pagar ningún portazgo especial.

Todos los cautivos cristianos de la ciudad serán entregados a las autoridades y liberados, a no ser que fueran vendidos antes de la capitulación, como condición para el vasallaje.

Todos los funcionarios y empleados de la administración nazarí, desde el rey hasta los siervos, pasando por los alcaides, cadís, meftís, caudillos, alguaciles y escuderos serán bien tratados y recibirán un sueldo justo por su trabajo.

Se respetarán sus libertades y costumbres.

Los cristianos tienen prohibido entrar en las mezquitas, y los judíos no pueden ser recaudadores ni tener bajo su mando ni a cristianos ni a moros. Asimismo, se respetan las limosnas de las mezquitas, que serán administradas por los alfaquíes. Se concede una Amnistía e indulto general para todos los prisioneros de Granada…”

Desfile de moros y cristianos el Día de la Toma de Granada
Desfile de moros y cristianos el Día de la Toma de Granada

“Se escucha hablar de celebración genocida. Nada más lejos de la realidad histórica”

La doble vertiente popular e histórica hace de esta fiesta algo sumamente arraigado en el subconsciente colectivo de los granadinos, hasta el punto de hacer imposible su condena, como algunos pretenden con variopintos argumentos en el mejor de los casos. Se escucha hablar de celebración genocida. Nada más lejos de la realidad histórica. Todas estas polémicas, me pregunto ¿no estarán enfocadas como forma de destruir todo lo que a algunos les suena a unidad de España? Y lo pregunto sin dar por hecho que el enfoque de la fiesta sea ese, en absoluto. ¿Se trata de ir contra lo que representó la monarquía en las personas de Isabel y Fernando? ¿Hay algo aquí que chirría a algunos en cuanto a la fundamentación de la “patria andaluza”?…

La historia son las sucesiones de hechos y/o acontecimientos que se suceden y concatenan en el tiempo, aunque para muchos sea la sucesión de interpretaciones de aquellos con fines más o menos interesados. Lo que es indudable es que después de más de medio milenio de aquellos acontecimientos que derivaron en lo que hoy es una fiesta popular, esta sigue viva. Muchas personas recuerdan su celebración con inmenso cariño al recordarse de la mano de padres o abuelos allá en su más tierna infancia.

¿Es de recibo que se politice algo qué es tradición en la ciudad de Granada basado en su historia? ¿Es razonable pedir reparación de hechos que concitan tan irreconciliables interpretaciones en algunos casos?

Los Reyes Católicos en el acto de administrar justicia
Los Reyes Católicos en el acto de administrar justicia

“La entrada de los Reyes Católicos en Granada, fue celebrada en toda la cristiandad, en todo occidente”

Yo me siento profundamente orgulloso de mi tierra, con sus pros y sus contras, que sin duda estas últimas las tendrá, aunque yo no se las vea. Como suelen decir, el amor es ciego. Me siento honrado de vivir en Granada, de que esta sea una de las joyas que atesora España y por ello creo en conservar la memoria de aquello que fue relevante para mi tierra, para mi país y para occidente.

Para aquellos que no lo sepan que sin duda serán pocos, la entrada de los Reyes Católicos en Granada, fue celebrada en toda la cristiandad, en todo occidente. Teniendo en cuenta el contexto histórico en el que se hallaba sumida Europa. Los otomanos avanzaban imparables hacia el corazón de la misma. Su flota y los piratas berberiscos dominaban el Mediterráneo no es de extrañar. En Londres, en la abadía de Westminster, el Canciller de La Corona convocó a una multitud al toque de las campanas y anunció solemnemente la victoria. En Roma lo festejaron con una procesión que duró tres días organizada por el Papa, así como festejos profanos con diversas obras teatrales y poéticas al igual que se hizo en carnaval de Florencia de 1492. El entusiasmo recorrió el continente, inspirando celebraciones y una importante serie de obras compuestas a gloria de los monarcas que ensanchaban el mundo cristiano. El nombre de Granada, independientemente del hecho histórico tiene una proyección universal tanto en Occidente como en Oriente.

 

Share on Facebook130Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Fernando M. Gracia Climent

Fernando M. Gracia Climent

Porque pienso que la humanidad no se divide en gente de derechas y gente de izquierdas, hombres y mujeres,... se divide en buenas y malas personas, escribo desde el corazón pero siempre usando la cabeza. Músico, lector compulsivo, historiófilo, proyecto de escritor, cinéfilo impenitente y Alférez de España.

Deja un comentario